Reanimación

La mujer del finado avanzó lentamente dispuesta a todo, luciendo el picardías rojo que tantas veces le había reanimado. Intentaron disuadirla pero era muy persistente cuando quería meterse algo entre ceja y ceja. Cuatro horas después, entre aplausos y vítores, abandonó el velatorio con una mezcla de satisfacción y fracaso.
Escrito por Luis San José - Web

24 comentarios :

  1. Me queda la curiosidad de saber qué sucedió durante las cuatro horas de reanimación. Y algo me dice que la mujer no tendrá mayores problemas para superar el fracaso. Y el duelo.
    Impecable narración, Luis.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco lo creo, porque cuando se le mete algo entre ceja y ceja...
      Gracias y un abrazo, Georges.

      Eliminar
  2. Pues me queda el gusanillo, como a Georges, de saber qué sucedió durante las cuatro horas. Muy original, Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Georges y tú creo que queréis demasiados detalles, picarones.
      Gracias, Maite y un beso.

      Eliminar
  3. Eduardo Martín Zurita24/1/18 19:11

    Hola, Luis.
    El éxito y el fracaso, esos dos impostores. Caras de la misma moneda. Tras intentarlo con el finado y fracasar, parece que lo intentó con algún vivo o varios y en vivo y en directo. De ahí los aplausos encendidos. Un gran texto que, lógicamente, me ha gustado mucho. Un abrazo bien grande, eximio declamador. Fue un placer departir contigo en la quedada. Eres un tipo estupendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eduardo. Me gusta pasear por los "límites" (pero no colgando de una cuerda, claro).Te digo lo mismo. Buenísimo tu relato de este mes.

      Eliminar
  4. Empeño vano de una mujer cabezota. Me la imagino saliendo del velatorio despotricando del público asistente y de la crítica...

    Por más que se esforzó, no hubo manera...jeje

    Un saludo Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En vano fue en esta ocasión, pero a veces la mantequilla hace milagros. Gracias y un abrazo, Rafael-

      Eliminar
  5. Por intentar, que no quede. El resultado no fue el buscado, pero obtuvo otro: nunca un velatorio fue tan entretenido.
    Esto si que es humor negro.
    Un abrazo, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ángel. Para humor negro también tu "obediencia debida. Un gran relato, por cierto.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. un magnifico micro, me gusta precisamente por lo extraño y lo paradójico de la historia, es volver posible lo imposible con una excelente narrativa. Abrazo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre busco que ocurra algo y al ser posible, inusual aunque fantasioso. Gracias, tocayo. Bueno, creo que coincidimos también negociando con muertos. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Entiendo el final como un amarga victoria del deber cumplido, "hizo todo lo que pudo" aunque no fue suficiente. Complicado es levantar a un muerto, por mucha pericia y ganas que le pongamos. Me gusta el micro. Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual había que haberle ofrecido la bella "canción de un cisne", que también dicen que puede conseguir milagros en las horas póstumas. Gracias, Macarena y un abrazo.

      Eliminar
  8. Probablemente resulte más inolvidable ese velatorio con espectáculo que el fallecido que lo originó. Y es que debemos vigilar hasta dónde llegamos con nuestras buenas intenciones.
    Buen relato, Luis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Caramba Luis... si lo intentó cuatro horas, tenía muchas ganas de reanimarlo o bien recibió ayuda del "público" en forma de participación esporádica, vaya usted a saber.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay que intentarlo en un paso de cebra, también se puede intentar, aunque tenga que esperar el autobús.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Menuda escena nos has dejado, Luis. Original como pocas. Y con tu maestría de costumbre. Gran propuesta sin duda.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué situación tan rocambolesca y divertida! Humor negro (¿o debería decir rojo?) del bueno. Muy imaginativo y bien contado, Luis.
    Nos encantó volver a verte y conocer a Esther. Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo daré de tu parte. Un abrazo también para vosotros.

      Eliminar
  12. Huy, lo que me imagino. Dejar las cosas a la interpretación del lector tiene sus riesgos, Luis. :) Muy visual toda la escena. Felicidades y un beso.

    ResponderEliminar
  13. Con el temperamento de la viuda el velatorio fue más animado que la mejor de las fiestas, porque me temo que los presentes no solo ejercieron de espectadores.
    Imaginación y humor, Luis. Encantada de volver a verte. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!