Resumen del abandonado

Nació un día. La calle era su vida. Inundado en libertinajes la noche le alimentaba, luego hurtaba. Sabía varias formas de volar, a los quince vendía substancias y acosaba frontalmente. Nunca leyó un libro completo. Todos le vieron marginal y callaron. A los veinte, solo Caronte le ofreció su barca.
Escrito por Edwin Antonio Gaona Salinas - Web

7 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita29/1/18 11:35

    Hola, Edwin.
    Qué maravillosamente(valga la ironía)resumes la vida de un pandillero de la banda tal. Nació un día, casi solo por nacer, como el que no quiere la cosa, como nace un cardo (sin
    animo por mi parte de despreciar al cardo, gran defatigante hepático) Se especializó en vuelos tu protagonista, pero no precisamente poéticos. Jamás leyó un libro: todo en la vida existe y termina convirtiéndose en libro. Nunca leyó un libro entero este macarra de altos vuelos delictivos. Su final estaba cantado, y no deja de estremecer, de doler. Caronte le ofreció su barca para cruzar la laguna Estigia. Murió, vaya, y todos le habían visto marginal, sin hacer nada, claro, cruzándose de brazos, amparados por la nefanda costumbre de la indiferencia hacia los demás. De aquí te llevarás lo que hayas dado. A veces, fíjate, una sola palabra dicha con emoción, con cariño, es capaz de cambiarlo todo. Muy buen texto. Un abrazo fuerte, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amigo tu comentario es completo, me has leído hasta lo no dicho, que es lo que me mueve más. Creo que la existencia social de un escritor, debe tener cordon umbilical con todo lo que el humano común deja de ver, debe apuntar a preocuparse por lo que muchos descuidan en sus miradas, en sus acciones y en sus creaciones, si no lo hace así, entonces también es aquel marginal que tiene la mirada perdida de la tierra. Con mucho aprecio mis Saludos cordiales, Eduardo Martín Zurita.

    ResponderEliminar
  3. Maria Galerna29/1/18 15:36

    Un relato breve para una vida igual. Firmes pinceladas paea describirla, sin adornos. Y un final que se intuye.
    Muy bueno. Un saludo Edwin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, con una vida así, sin ningún adorno, donde nadie tiende la mano, donde lo malo es el pan de cada día, donde cada segundo, es segundo de pura supervivencia, así es mejor cruzar la estigia. Saludos cordiales amiga.

      Eliminar
  4. Que buen relato, resume una vida de una forma muy poética y convierte en materia literaria esta realidad de muchas personas en las grandes ciudades que tienen muy pocas opciones.Saludo

    ResponderEliminar
  5. Abandonado desde la infancia, viviendo en la calle, aprendiendo a sobrevivir con pequeños delitos, Caronte se lo lleva bien pronto en su barca. Nadie hizo nada por él. Entre todos lo hemos empujado a la ignorancia, al robo y a la drogadicción.
    Un micro de denuncia social escrito con prosa cuidada y elegante. Felicidades, estimado Edwin. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Te digo lo mismo que Carmen, has sabido decir mucho con pocas palabras. Muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!