Viajar es un placer

Contagiado por la algarabía, Bruno comenzó a dar volantazos mientras todos desafinaban una canción a grito pelado.

Al anochecer finalizaron su viaje, pues el coche, además de no tener cristales ni ruedas, tampoco tenía faros. Así celebraba la pandilla el décimo cumpleaños de Bruno.

Mañana elegirían un autobús del desguace.
Escrito por Isidro Moreno Carrascosa - Web

36 comentarios :

  1. ¡Isidro! Despertar al día siguiente de nuestro encuentro y comenzarlo con este relatazo no tiene precio. Me voy a pasar todo el domingo en el desguace cantando con tus niños.
    Un abrazaco virtual, de la misma intensidad que el real de ayer, pa ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber sido el relato despertador, espero no estropearte el resto del día.
      Muchas gracias por tu comentario, lectura y tu presencia de ayer en quedada.
      Un fuerte abrazo virtual. No es lo mismo que en directo, pero bueno.

      Eliminar
  2. Isidro, Bruno y sus amigos no han podido elegir mejor medio de transporte para su viaje, la imaginación.
    Muy buen micro. Enhorabuena.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además ese sistema de viaje resulta muy económico. Yo tb lo practico.
      Muchas gracias, Pilar. Os echamos de menos ayer a tí y a Javier.
      Un abrazaco.

      Eliminar
  3. Isidro, al leerte me has hecho recordar mi niñez. En el pueblo donde veraneaba había un descampado con un coche abandonado, y ese era nuestro centro de juego durante las vacaciones y como tus protagonistas realizábamos mil y un viajes.
    Un relato excelente, Isidro, lleno de imaginación.
    Como dirías tú: "ma encantao"
    Un abrazo, Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno!, ¿tú no serás Bruno?, jejeje.
      ¿Qué sería de los humanos sin la imaginación?, creo que una cárcel perenne.
      Y ¿Qué sería una vida sin infancia? Creo que como una tortilla de patata, sin sal, sin huevos y sin patatas.
      Muchas gracias, Javier. Espero que nos veamos en la próxima quedada.
      Un abrazaco.

      Eliminar
  4. Eduardo Martín Zurita14/1/18 12:54

    Hola, Isidro.
    El viaje a la infancia, la patria más verdadera de todos nosotros. Y personificada en una cosa, de las que dejan huella indeleble en nuestra memoria. Me encantaría viajar a bordo de ese coche maltrecho y luego en el autobús del desguace. !Menudo lujo tener diez años! Quién los pillara. Me gusta mucho tu micro. Viajar es un placer que alegra el paladar. Tu texto me sabe a dulce. Mi máxima enhorabuena y un abrazo como el de ayer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he dicho a Javier, ¡qué sería de nosotros sin imaginación o sin infancia! ¡One shit!
      Muchas gracias por leer y comentar, amigo Edu. Me alegró volverte a ver ayer.
      Seguiremos leyéndonos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Como le he dicho a Javier, ¡qué sería de nosotros sin la imaginación y sin las viviencias de infancia! ¡One shit!
      Me alegro mucho de habernos visto en la quedada. Espero repetir y que nos sigamos leyendo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Divertido cumpleaños, con tu permiso me voy a montar uno igual...sí, a pesar de ser mayor. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, nunca se es mayor para hacer funcionar la imaginación. ¡Ánimo!
      Muchas gracias y un abrazo, Maite.

      Eliminar
  6. No sé quién me cae mejor, si ese chófer capaz de llegar a cualquier sitio con cualquier vehículo, aunque no se mueva, o esa pandilla que le homenajea y acompaña de esa manera. El autor también me cae muy bien y ha escrito un relato tierno, positivo, que dibuja una sonrisa. Además, he tenido la suerte de darle un abrazo no virtual ayer. Este otro abrazo que te mando ahora no es menos sincero y grande, como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ángel por tus siempre animosas palabras.
      Fue un verdadero placer, como siempre, compartir quedada contigo.
      Dos abrazacos.

      Eliminar
  7. Precioso y nostálgico micro. Quién pudiera volver a esa edad donde todo era posible. Me encantó poder charlar contigo aunque sólo fuera un instante. Enhorabuena, maestro. Un fuerte abrazo. Gloria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Gloria, apenas pudimos charlar. Sigo pensando que se me hacen cortas las quedadas.
      Muchas gracias por leer y comentar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Maria Galerna14/1/18 23:17

    Quien no ha "viajado" en un coche así, no ha tenido infancia. Yo realicé mi viaje de novios (5 años mi novio y 4 yo) en un coche así. Es algo que no se olvida.
    Un micro genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, qué precoces!
      Recomendable el desarrollo de la imaginación desde pequeños y así sin parar hasta que la parca lo prohiba.
      Encantado de haberte conocido en Madrid. Espero que nos sigamos viendo y leyendo por mucho tiempo.
      Un beso.

      Eliminar
  9. "...en el auto de papá/ nos iremos a pasear... vamos de paseo..." Con Isidro Moreno... subirse a sus letras... es placer inmenso...
    Leerte y conocerte, porque me alegró saludarte en persona y recibir la buena energía que desprendes.
    El relato es una gozada, un guiño a la imaginación (que no necesita ni ruedas ni vehículo para viajar) y al espíritu jovial, que tampoco necesita más que el presente para disfrutar.
    Me has hecho niño de nuevo por un ratito, Isidro. Un abrazote.

    ResponderEliminar
  10. El placer es mío por leerme por comentar y principalmente por conocerte.
    Un fuerte abrazo hasta Irún.

    ResponderEliminar
  11. Viajar es un placer, y la vida una gozada cuando se comparte la imaginación y la amistad. Muy bueno, Isidro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Maravilloso el encanto un poco gamberrete que transmite tu relato. Cuando tenía 7 u 8 años yo también viajé así con mis primas; en mi caso íbamos en un 127 amarillo que mi madre tenía aparcado en la puerta de la casa de la playa, durante aquellas siestas sagradas, en las que no se podía hacer ruido dentro... Me acabas de desenterrar un recuerdo precioso. Gracias por tu relato.
    Me encantó conocerte el otro día, en efecto se hizo corta la cita. Un abrazo, Au.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será gamberrete como tú dices, pero casi todos comentáis similares historias de la infancia, "ergo... gamberretes sumus"
      También me encantó conocerte. Muchas gracias por leer y comentar.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Felicidad infantil en estado puro. Imaginar, cantar, reír juntos, soñar con lugares lejanos... También me has hecho recordar un viejo coche que alguien dejó aparcado en mi calle cuando era niña y en el que viajábamos felices. Tiene tu relato un cierto sabor a "Amarcord", a las entrañables pandillas de otros tiempos.
    "M'ancantao", como te gusta decir. Y me encantó compartir contigo el encuentro en Madrid. Un besazo, Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hasta ahora que lo comentas, no había recordado Amarcord (¡qué buena película, por cierto!), jajaja, pero ahí la escena era más gamberra y ya los protagonistas eran adolescentes que -como su nombre indican- adolecían de "una donna"
      Es verdad que el relato tiene sabor de Amarcord "Yo recuerdo" (en dialecto italiano), al menos a la vista de todos vuestros comentarios.
      Dos besazos para tí, amiga Carmen.

      Eliminar
  14. Tu micro lo tiene todo Isidro: Desparpajo, calidad narrativa, imaginación y un cierre perfecto por lo sorprendente.
    Es ingenioso, entrañable, emocionante. Puedes estar muy orgulloso de haber escrito esta maravilla.
    Yo, alguna vez, cuando sea pequeño, quiero escribir un relato como ese.
    Me alegró verte de nuevo el sábado. Espero repetir y de que tengamos ocasión de charlar más rato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan gentil comentario, Antonio. Me alegra que lo hayas visto así.
      Aprovecho para reiterarte mis felicitaciones por haber sido el ganador de 2017 de 50 palabras.
      Un fuerte abrazo y yo tb espero charlar más tiempo contigo en próxima quedada.

      Eliminar
  15. Gracias por llevarnos de paseo en este coche tan feo, Isidro. Además de parecerme un relato tierno y divertido, me has hecho recordar lo fácil que resultaba antes divertirse con muy poco. En cualquier caso espero que cuando Bruno sea mayor se esmere algo más conduciendo.
    Un abrazo, amigo. Y enhorabuena por este mágico relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando Bruno fue mayor, tuvo un coche de verdad, siguió con esos amigos y otros pero para divertirse, bebían cerveza y recordaban los viejos tiempos cuando se subían a un coche del desguace y viajaban around the world con la imaginación.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, amigo Quique por leer y comentar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Leer este micro ha sido toda una regresión a la infancia, la camaradería y el no poner límites a la imaginación era nuestro mayor tesoro, y un "¡A casa!" era el mayor de nuestros problemas. Muy buen micro, narrado de una forma tan visual que toca lo sentimental. Enhorabuena, Isidro. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencido que si de mayores hiciéramos juegos de estos aunque fuese en plan experimento, lo pasaríamos genial quitando las telarañas de las puertas de la imaginación.
      Muchas gracias Matrioska por leer y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Preciosa manera de viajar arrancando sonoramente el motor de la imaginación. ¡Ojalá te quede muchísima gasolina para hacer muchísimos viajes! Fue un placer poder saludarte, Isidro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juana, por tu gentil comentario.
      El placer de saludarte fue mío. Espero que nos veamos en muchas más ocasiones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. ¡Genial! Imaginación a raudales la de esta pandilla. Me ha encantado, Isidro.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María José. Me alegro que te haya gustado.
      Besos

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!