Migración

Observando el cielo descubrió al grupo y, tras admirar la belleza de sus movimientos, intentó emularlos. Probó con alas de palo, incluso usando plumas de gallina, obteniendo nulos resultados.

Reacio a renunciar, osó valerse únicamente de sus brazos, consiguiendo elevarse.

Un invierno cálido se aproxima, mañana eliminará las capas sobrantes.
Escrito por Malu

21 comentarios :

  1. Muchas veces nos empeñamos en hacer las cosas más difíciles de lo que son. ¡Si resulta que con los brazos bastaba!

    Lo importante es perseguir el sueño, ¿verdad?

    Estas son las reflexiones que me suscita este relato, amiga.

    Como siempre, un abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
  2. Con tus relatos, Malu, uno se abraza a la cola de su magia y se deja arrastrar por ellos. Siempre nos llevan al mejor lugar, al que soñamos, que no está demasiado lejos de nosotros, sino en nuestro interior, en el mismo nido que las palabras, adosado a la casa de las emociones: el mismísimo corazón.
    Lo único que nos impide volar son los miedos, los lastres, que como capas sucesivas van creando una corteza impermeable que nos aisla de nuestros propios deseos y nos ancla a tierra, a la tierra baldía de renunciar a lo que verdaderamente queremos.
    Nos das la clave. No hay otro secreto que desnudarse y confiar. Hasta el invierno es cálido cuando nuestro ser despliega las alas y no teme volar.
    Qué bien me lo paso el ratito que vuelo colgado de las alas de tus palabras. Que nadie me busque. Hoy que me quedo allí, adonde me han llevado.
    Un besazo, Malu, reina de la magia.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Martín Zurita23/2/18 11:37

    Hola, Malu.
    Volar como las aves, como lo pájaros, he ahí esa lejana aspiración del hombre, envidiando a los volátiles. Volar con la mente, que tampoco es nada fácil, apegados como solemos estar a la rutina. Tu protagonista es valiente y confía en sus brazos, tras intentos más peregrinos. Nos dejas con la duda de si conseguirá volar o no. Para mí que sí, que esta mujer o este hombre va a conseguir unirse a la bandada, abriéndose y abriéndonos el vuelo de la mente con su viaje a vista de pájaro. Un texto positivo, que anima a superarse, que espolea para volar. Me ha encantado mucho. Un beso grande y feliz todo para ti siempre, guapísima.

    ResponderEliminar
  4. ¡Eso, eso! ¡A volar! Pero... cuidado, vigila antes de lanzarte, no vayas a tropezar con algo o con alguien... Que hay mucho pajarraco suelto.
    Precioso micro, de renovación y superación. O sea, migración para avanzar y no parar.
    Aplausos a puñados.

    ResponderEliminar
  5. Carmelo Carrascal23/2/18 13:42

    Malu, qué bonito y sugerente. Me ha gustado mucho.

    No ser menos que los pájaros impulsó la aviación, pero sobre todo estimuló el despliegue en los humanos de la imaginación. Las alas sin las que no hay forma de desplegar de lo rastrero... Nada se diga para quienes escriben. Escribir es volar. Es más, Malu, te veo con alas blancas.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Siempre es bueno migrar para encontrar la libertad; escapar de las ataduras; soltar lastre; quitar capas; tomar aire y seguir el camino.
    Siempre es bueno volver a los clásicos para aprender cómo dibujar los sentimientos, mostrarlos a flor de piel, dejarse conmover por las palabras y si aquí en esta página hay una clásica (en el mejor sentido de la palabra), eres tú.
    Siempre logras conmoverme. No sé cómo lo haces, pero una vez tras otra lo consigues. Y que suspire. Y cierre los ojos. Y vuele. Y sepa que la vida, a pesar de todos los pesares, merece vivirla.
    Nunca faltes de esta página porque, como bien sabes, eres su alma.

    Besazos.

    P.D. Si ves que he cambiado de foto de perfil es porque hay cierta persona que me ha desenmascarado y, con lo guapo que soy, ya no merece la pena esconderse. 😁


    ResponderEliminar
  7. A menudo, lo que nos impide avanzar no es tanto las dificultades externas, sino las propias limitaciones que nos ponemos a nosotros mismos. Para volar como nos gustaría, como otros hacen, primero hemos de creer que somos capaces, con eso ya está más de la mitad hecho.
    Un canto a la superación y a las ganas de vivir, dibujado con gran sensibilidad.
    Un abrazo grande, como tú, Malu

    ResponderEliminar
  8. Malu, esta "Migración", como dice Ángel, es un canto a la superación. El intentar siempre lo que queremos conseguir y por muchas dificultades e impedimento que haya creer en uno mismo y saber que al final se puede lograr.
    Lo has contado con mucha dulzura y belleza, enhorabuena.
    Besos, Malu.

    ResponderEliminar
  9. El poder del pensamiento y la fuerza interior te pueden hacer volar, y más aún si lanzas lastres de superficialidad. Muy bueno, Malu. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Parafraseando a Juan Salvador Gaviota: si pudiéramos volar tendríamos en el cerebro cartas de navegación. Me parece que el personaje que nos presenta es uno de esos a los que les gusta saltarse las reglas, aunque el final me descoloca un poco, también lo interpreto como a un suicida. Independiente de mi interpretación la historia en este micro me parece interesante, me gusta.
    Saludos estimada Malú.

    ResponderEliminar
  11. Regalas emociones, hay que seguir soñando siempre. Me ha encantado. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Con voluntad y mucha fuerza interior se consigue todo, o casi. Y una vez que logramos despegarnos de nuestras ataduras, los límites desaparecen. Solemos olvidarlo, y muy oportunamente, tu magnífico micro viene a recordárnoslo.
    Excelente, Malu.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. No hay que abandonar los sueños.
    Tu relato me ha recordado al maravilloso vuelo de los estorninos.
    Un beso, Malu.

    ResponderEliminar
  14. Volar, elevarse, perseguir los sueños, despojarse de artificios, de dudas, de temores. Nos relatas una bella historia de crecimiento personal en pos de todo aquello que alimenta el espíritu y que, viniendo de ti, está relacionado con la ficción y con las letras. Sigue volando, Malu, y regalándonos micros tan hermosos como este.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Carmen Hinojal25/2/18 12:45

    Que hermoso relato Malu. Dentro de la fantasia de volar hacia los extensos mundos de la imaginacion nos haces desear lo imposible, haciendolo posible con la sola fuerza del deseo. Muchos besitos.

    ResponderEliminar
  16. Enrique Caño Amaro25/2/18 20:47

    "Los hay que prefieren soñar y volar a comprar y comer"
    Magia: eso es lo que desprende tu micro, Malu. Es un relato solo apto para soñadores y para aquellos que no tienen miedo a volar, en todo el esplendor de la palabra.
    Lo imposible solo adquiere sentido si nuestros deseos se niegan a intentarlo. Qué bien has situado la escena, dándole ese toque de idilio. Esa perseverancia a no rendirse a la mínima cuando de perseguir sueños se trata también ha quedado impregnada en el conjunto de tus palabras. ¡Me ha encantado!

    Un beso muy grande. Enrique.

    ResponderEliminar
  17. Enrique Angulo25/2/18 23:59

    Tu microcuento está cargado de simbolismos, el título ya nos remite a las muchas clases de migraciones posibles, desde las absolutamente sorprendentes y casi milagrosas de las aves hasta las que tienen que hacer millones de personas por causas trágicas como pobreza, hambruna o guerras.
    Pero en la que se fija el protagonista de tu microcuento es en esas migraciones de las aves, en ese espectáculo que, a veces, tenemos la suerte de ver en nuestros cielos. ¿Cómo no desear imitarlos? ¿Cómo no envidiar el arte de volar que tan sencillo les resulta? ¿Cómo no desear emularlos? Eso es lo que intenta tu personaje.
    Pero, cómo hacerlo, parece que todos sus intentos conducen al fracaso, que lo que pretende es una locura, un imposible. Sin embargo, cuando opta por la idea que parece más sencilla es cuando obtiene el éxito, y esa es una gran lección de vida sobre la que reflexionar, una lección para aplicar a otros asuntos, pues, como decía Unamuno: “El modo de dar una vez en el clavo es dar cien veces en la herradura”.
    Y no sólo eso, habría que añadir, también hay que ver si existen otras soluciones aparte de la de intentar dar en el clavo, pues quizá no sea necesaria ni la herradura, como parece que ha llegado a descubrir el personaje de tu historia.
    ¿Qué más? Pues que es necesario que persigamos nuestros sueños, que no nos rindamos, que probemos incluso con lo que nos parece más sencillo, o más raro, o incluso más idiota, pues la vida está llena de conexiones y posibilidades.
    Un microcuento milagroso el tuyo al que he decidido migrar. Un abrazo, Malu.

    ResponderEliminar
  18. ¿Dónde están los límites? Como algunas aves, a veces deberíamos migrar hacia zonas más cálidas para poder quitarnos las capas de más que nos oprimen. Precioso micro, Malu, felicidades. Besazos.

    ResponderEliminar
  19. Esa determinación de tu personaje es la que le permite trocar una seguramente fea realidad en otra mucho más atractiva. Me fascina esa imagen de un invierno cálido, como también tu facilidad para lograr que los sentimientos migren del interior hasta el papel.
    Una muy hermosa metáfora esta "Migración".
    Enhorabuena, Malu, y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Me ha gustado por mágico, lleno de fantasía, con lo complicado que resultan esos dos ingredientes en sólo esa capacidad sinóptica que nos regalas y que por desgracia pocos la poseen.
    Volar y migrar. Precioso relato.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  21. Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios. A partir de la semana que viene os responderé uno a uno como bien merecéis.
    Besos mil.
    Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!