Escarmiento

Aquel individuo me cayó rematadamente mal desde el principio. Nada más llegar pidió la contraseña del wifi, luego preguntó dónde estaban las "chatis" y quién le preparaba un gin tonic. Chasqueé los dedos y dos secretarios lo metieron directito en el asador. A Satanás no lo vacila ni su padre.
Escrito por Rafa Sastre - Web

13 comentarios :

  1. Rafa, tu protagonista debió ser un pieza en vida, ya que en el infierno continua con un comportamiento parecido, pero como terminas tu relato "A Satanás no lo vacila ni su padre", por lo menos de frío no se quejará.
    El título muy adecuado. Me ha gustado el relato, Rafa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que bueno, Rafa!. Sin duda un demonio con carácter. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Maria Galerna11/3/18 11:54

    Ja ja ja! Su padre y él se vacilan mutuamente, así nos va.
    Menos mal que en el infierno las cosas están más claras (me gusta ir sobre seguro xD)

    ResponderEliminar
  4. Eduardo Martín Zurita11/3/18 12:26

    Hola, Rafa
    El protagonista era un cachondo, pero ¿qué idea se habría formado del infierno? Puso el pie en él con chulería, pidiendo cosas satisfactoria, placenteras para su gusto. Y, Claro, Satanás se mosqueó lo suyo y lo de un amigo y: protagonista al asador. Buen texto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Algunos nunca escarmientan, ni cuando le ven las orejas al peor lobo posible. Al final, de una forma o de otra, se acaba aprendiendo, aunque puede que haya excepciones, tu protagonista parece ser de los que no tienen remedio.
    Un relato divertido e imaginativo.
    Un saludo, Rafa

    ResponderEliminar
  6. No parece que vaya a ser precisamente el comienzo de una gran amistad, aunque nunca se sabe; quizá tengan más de una cosa en común estos dos elementos.
    Muy divertido, Rafa. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Carmelo Carrascal11/3/18 17:46

    Soy el padre biológico de Satanás. Es cierto y así lo certifico que nadie es capaz de vacilarle, ni siquiera yo. Me ha salido un hijo con cuernos y rabo, qué se le va a hacer, cosas que pasan, y es malo de c. Campeón de la rematada suma maldad. Se mueve como un bailarín en la antesala del fuego abrasado y, sí, no se anda con contemplaciones...

    Enhorabuena, Rafa! Sé bueno por si acaso, ya sabes.

    ResponderEliminar
  8. Un relato muy bien hilado, con gran ritmo y sobre todo gracia. Felicidades, Rafa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Rafa, hay algunos que no escarmientan. Genio y figura hasta... Jajaja
    Buen micro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Muy bueno Rafa! el final me encantó...al asador, qué más.. Abrazo.

    ResponderEliminar
  11. jajajaja En estos días lo que más valoro es la risa, y tu me has sacado una Rafa. Muchas gracias. Me imagino al flipado de turno, llegando a las puertas del infierno de esa güasa, y me parece sublime , un micro refrescante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Este menda es todo un figura. Caerle mal hasta a Satanás ya es de traca. ;-) Un micro muy simpático, Rafa, felicidades.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!