La bestia

Como especie cautiva y con boca cerrada para no alertarlo, me hago la dormida y rezo en mi mente para que no pase otra vez. Parece que Dios está sordo, pero yo no; cierro los ojos y escucho música de mi juventud para no sentir a la bestia sobre mí.
Escrito por Selene Argueta - Twitter

2 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita8/3/18 14:28

    Hola, Selene.
    La bestia o el bestia, da igual. La pregunta que me surge es por qué lo soporta esa mujer, si la bestia es humana; la razón de unas relaciones no deseadas. O, yéndonos más lejos, lo mismo se trata de un visitante de alcoba. Sea físico o fantasmagórico. O la posesión por Satanás, el tema resulta aborrecible.Texto que da para pensar. Enhorabuena, un beso y feliz todo para ti siempre.

    ResponderEliminar
  2. Es un relato misterioso y muy crudo. ¿Quién es este ser cautivo que ha de soportar los abusos? ¿Quién la bestia? ¿Y la relación entre ambos? Lo dejas abierto a la imaginación del lector y puede tratarse tanto de prostitución forzada, de maltrato hacia la mujer, como de un hecho fantástico y diabólico.
    Interesante micro, Selene. Besos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!