La casa de la esquina

Vivo en la casa azul de la esquina. Tiene dos chimeneas cuadradas y un abeto en el patio. Mi habitación está en la buhardilla. Allí guardo todos mis juguetes. Mi madre toca el piano en la salita. Mi padre lee en su despacho. Dice que cuando acabe la guerra volveremos.
Escrito por Maest

12 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita11/3/18 19:25

    Hola, Maest.
    Ah, la guerra. Sí sabré yo de eso. Entre sus daños produce el extrañamiento de las persona: el abandono de su hogar por otro en el otro bando o en el otro barrio en muchos casos, como ocurrió por desgracia en nuestra guerra fratricida. Buen texto y muy bien escrito. Un beso y feliz todo para ti aiempre.

    ResponderEliminar
  2. Se me ha adelantado Eduardo. (gracias por comentar tan pronto)

    Quería aclarar una cosilla sobre el relato. (aunque si se hacen aclaraciones es que el relato está cojo). Pero era un pequeño homenaje -agradecimiento o como se quiera decir a la quedada de Madrid.

    Este relato está inspirado en “La casa de la esquina" (Villa Kochmann en Dresde)” de Ludwig Meidner - (1913, óleo sobre lienzo pegado a tabla, 97 x 78 cm, que se expone en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.

    ResponderEliminar
  3. Eduardo Martín Zurita11/3/18 21:14

    La aclaración no deja cojo al relato, todo lo contrario, le hace caminar de lo más airoso. A lo tuyo se le llama cultura, entre otras cosas. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y san google, que ayuda mucho en estas cuestiones :)
      Mil Gracias Eduardo.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  4. ¡Me encanta!!! Hermoso como lo has narrado, es tan bello.. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu entusiasmo Miry ☼ ☼ ☼
      ¡¡Gracias!!
      Saludos :)

      Eliminar
  5. Una casa puede ser un hogar, pero también una prisión cuando no se puede salir de ella, cuando la guerra, esa locura colectiva que todo lo siega, amenaza. He visto la imagen del cuadro que te ha inspirado y me reafirmo en que esa casa azul es más una cárcel insegura, el dudoso refugio que de poco sirve contra lo que no puede controlarse.
    Un abrazo grande, Esperanza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cuadro es impactante. Y mira que había pinturas preciosas en todo el Museo. Pero ese me atrapó.
      Gracias Angel, por tus preciosos comentarios siempre
      Abrazos ☼

      Eliminar
  6. Este es un gran ejemplo de cómo un relato se convierte en una imagen bellísima. Es algo muy difícil, y que solo se consigue cuando se tiene tu maestría.
    Enhorabuena por escribirlo tan bien, Maest.

    Un abrazo.

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando luego lees estas cosas te da energía positiva como para toda la semana.
      Gracias Pablo
      Un abrazo :)

      Eliminar
  7. Maest, has logrado una delicia de relato, uniendo el recuerdo con la esperanza.
    He disfrutado como una niña con su lectura.
    Suerte y un besito virtual, Esperanza.

    ResponderEliminar
  8. He ido a ver el cuadro (que bien queda dicho así, parece que he viajado, es impactante, y de verdad, viendo y leyendo el relato ves a los personajes. Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!