Proceso de divorcio (Apocalipsis)

El sol se ha achatado como un fruto abortado; ya ni puede levantar vaho en los campos helados. La luna sansona se aleja trazando carambolas con las estrellas para no depender de su luz masculina, que una vez fue fuego. Sus hijos, divididos, nos repartimos el día y la noche.
Escrito por Belén Sáenz

16 comentarios :

  1. Me ha encantado este relato, un tanto feminista, entiendo, por lo que aún, me gusta más. Y...muy lírico....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Iñaki. Gracias por tu visita. Me alegra de que te guste. La verdad es que había pensado más en un tema apocalíptico que en uno feminista, pero veo que sí tienes mucha razón. Es un lujo que los lectores nos ayudéis a interpretar nuestras claves ocultas. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Una verdadera obra de arte. Nunca se contará este divorcio apocalíptico de una forma más bella. ¡Pero que bien escribe esta chica!
    Además es un micro muy original. De 10.
    Relatazo, Belén.

    Un beso fuerte.

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso enorme, Pablo. Gracias por tus lecturas y tu cariño. Tú también eres un escritor fenomenal y muy original en tus planteamientos. Te admiro mucho.

      Eliminar
  3. Eduardo martín Zurita22/3/18 15:32

    Hola, Belén.
    Un divorcio de primera. Y tremendamente bien escrito. Con mucho cuidado, que se advierte en el amplio toque poético y en las terminaciones de las frases. Enhorabuena. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué tal, Eduardo? Gracias por apreciar este relato, porque tú también trabajas mucho tus textos y les imprimes tu huella lírica y tu gran cultura de forma admirable. Besos y abrazos.

      Eliminar
  4. Eduardo Martín Zurita22/3/18 18:26

    Estoy bien, Belén, Muy bien leyéndoos a tod@s y recreándome en esta maravilla que has creado. Gracias por hacerlo. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Donde hubo ilusión y vida compartida ya solo quedan cenizas. La historia de una ruptura, un proyecto fallido, otra tentativa de pareja con hijos que termina en fracaso, cuyo mérito radica en la forma de contarlo, poética y contundente, que deleita y asombra a partes iguales.
    Abrazos, Belén

    ResponderEliminar
  6. Como dijo un genio "Peor para el Sol que se mete a las 7 en la cuna del mar a roncar, mientras un servidor le levanta la falda a la luna...". A mí me da que en esa relación hubo más de un cometa que se entremetió y alguna estrella que acabó en fuego fatuo. En fin, hay mas soles en el universo...Muy imaginativa Belén, enhorabuena!

    ResponderEliminar
  7. Belén, con tus metáforas nos has descrito el Apocalipsis que sufre una familia cuando se produce un divorcio. Con tu maestría has logrado un resultado "atmosférico".
    Excelente relato. Mucha suerte.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
  8. Es verdad, un divorcio es una situación Apocalíptica. El que nos describes es para "disfrutarlo", por la manera tan cruda y a la vez poética en que lo describes.
    Un relato extra, por su creatividad e imágenes originales.
    Besitos, Belén.

    ResponderEliminar
  9. Muy lírico, me ha gustado la fórmula. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Apocalipsis de sentimientos que colisionan destruyendo un universo de emociones y cariño. Genial, Belén. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Las rupturas casi siempre son trágicas, tú nos la describes de una forma tan lírica, que ahondas aún más si cabe en lo amargo. Muy bueno el micro, Belén, enhorabuena. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  12. Creo que es un relato escrito en estado de gracia, Belén. Si no es perfecto, poco le faltará. Describir en paralelo un proceso de ruptura y desgranar sus causas y consecuencias a través de las estrellas, es absolutamente genial.
    Has elaborado un texto precioso e interesante. Y eso, amiga mía, es enormemente difícil. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Esta simbólica relación parece haber venido a menos al desaparecer la fuente de energía que la hacía funcionar. No sé si habrían podido seguir juntos mediante un replanteamiento de la situación. Sea como sea, lo importante es que la ruptura no suponga el fin del mundo para ninguno de ellos.
    Qué “distinto”, en todo el buen sentido del adjetivo, es tu modo de contar, Belén.
    Enhorabuena, maestra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!