Nada más que feliz

El Ambrosio viejo despertó una mañana extrañamente feliz. Al levantarse tuvo la sensación de sacudirse del más extraño letargo padecido a lo largo de toda su vida. Ya no pudo ser el mismo de noche ni de día, pero siempre lo veían con su extraña felicidad irradiando en su rostro.
Escrito por Luis Ignacio Muñoz - Web

11 comentarios :

  1. ¿Olvidó quién era o aceptó quién era?
    Da para pensar.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  2. Imagino que en su cabeza volvió a ser niño porque, ¿quiénes más felices que los niños? Una historia muy tierna. Suerte, Luis Ignacio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito cuando comprendes qué la felicidad es una actitud, una forma de mirar que depende casi por completo de nosotros mismos un abrazo Luís Ignacio

    ResponderEliminar
  4. Eduardo Martín Zurita3/4/18 11:45

    Hola, Luis Ignacio.
    Cuando la felicidad le embarga a uno, con independencia de su edad, lo que tiene que hacer es disfrutarla. parece que a tu protagonista le coge por sorpresa, o sea, que no es un actitud suya deliberada. Con la alta edad suceden esos fenómenos extraños y retroactivos de la memoria que, insisto, si procuran dicha, bienvenidos sean. Buen texto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Irreverente inadaptado3/4/18 13:29

    Parece que Ambrosio por fin conoció la felicidad, nunca es tarde si la dicha es buena, probablemente había descubierto que su nombre significa inmortal, aunque... No, no creo que fuese ese el motivo.
    Seguiré intentando saber como Ambrosio llegó a donde todos queremos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4/4/18 20:08

    La felicidad es un bien tan preciado que no tiene importancia el por qué.
    Saludos,
    Alguien infeliz

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por sus comentarios y por leer mi texto. por cuestiones personales me encontraba ausente y no me había percatado que ya se publicó y estaba esperando. Un cordial saludo para todos queridos amigos escritores y lectores

    ResponderEliminar
  8. Es feliz ahora que lo olvidó todo, o solo lo malo, ¿Cómo ha hecho?
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maite, por leerme, creo que este cuento no estaba completo si faltaba que lo comentaras. Creo que el personaje se encontró con la felicidad y solo quiso seguir siendo feliz. Un saludo y te cuento que te estoy leyendo. Hasta pronto.

      Eliminar
  9. Luis, tu relato tiene Magia. Has creado un personaje enternecedor, de los que conoce la felicidad y se queda a vivir con ella. Además, no solo vale una buena idea, sino contarla bien, y te aseguro que la has contado estupendamente.
    Me ha gustado mucho.
    Me ha recordado un poco a aquel personaje de la canción “Castillos en el aire”, de Alberto Cortez.

    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estimado Pablo, me halaga mucho tu comentario. Voy a escuchar la canción de Alberto Cortez y me alegra que te haya gustado. Un abrazo cordial.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!