Inversión beneficiosa

Había tomado la decisión. No se reiría de él. Acabaría con ella. En cuanto volviera.

Sacó la escopeta, la cargó y la esperó. La puerta se abrió. Era ella.

Sonó un disparo. Las bolsas cayeron.

Fue el primero. Le seguirían otros. Se suicidaban y después intentarían ir a por ellas.
Escrito por Manuel Serrano

2 comentarios :

  1. Bienvenido, Manuel. En tu relato inviertes el orden en que se producen los acontecimientos, demasiado frecuentes, de la violencia de género. No sé cómo se las están arreglando tras el suicidio estos personajes ficticios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. María Sotés16/5/18 16:23

    Hola, Manuel, muy original la forma en la que lo cuentas, pero no menos dantesco que la realidad. Me ha encantado, enhorabuena. (Disculpa la tardanza en comentar)

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!