Desesperación

No puedo seguir así. Es inhumano. Me duele todo, el cuerpo y el alma. No creo que pueda sobrevivir en este estado ni un día más. Tanta soledad, tanto silencio.

Tengo las manos vacías. Las miro y veo mi fin.

Es mi castigo. ¡Papá me ha quitado el teléfono móvil!
Escrito por María Galerna

11 comentarios :

  1. Eduardo Martín Zurita18/8/18 21:01

    Hola, María.
    Qué bien nos llevas por un camino que luego termina en otro inesperado como desenlace, y eso sin faltar a nuestra inteligencia. Nos tienes en ascuas y en el último párrafo todo cobra sentido. Terrible en verdad para un jovencito o una jovencita que le priven del móvil, su "arma" favorita.
    Me ha supergustado el micro. Mi más muy mayor enhorabuena y un besibrazo, de esos tuyos. Feliz verano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna19/8/18 11:07

      Hola, Eduardo. Si, ya parece que no supieran vivir sin esos chismes. Y no sólo los jovencitos, que al resto también nos pasa, hacemos un drama el quedarnos sin batería ja, ja, ja
      Un besibrazo y un feliz verano.

      Eliminar
  2. ¡Una verdad como un templo!Estaba leyendo toda intrigada, pensando en la soledad, quizá de los ancianos, y das un final completamente distinto a lo que esperaba. Pero absolutamente demoledor y real. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna19/8/18 23:36

      Te engañé jejeje. La verdad es que esta juventud no sabe qué hacer con su tiempo si no tienen el móvil a mano.

      Un abrazo, Aurora y feliz verano.

      Eliminar
  3. Ja, Ja!, me estoy riendo por el ingenio que has puesto en el micro, y por la "drogacidad" presente, que representa el teléfono móvil. No puede ser más real y actual.
    ¿Se inventará algún antídoto? . Quizás algún poderoso robot que nos invada.
    Buenísimo, María.
    Un besito virtual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna22/8/18 16:59

      ¡ja, ja, ja! Algo habrá que inventar.

      Un beso, Maria Jesús y feliz verano.

      Eliminar
  4. Hola María:
    Hay determinados castigos que por inhumanos no deben de ser aplicados jamás, no me extrañaría que el verdugo terminase siendo denunciado por maltrato, privación del derecho a la información, y no sé cuántas cosas más, ya que lo que hace en ningún caso tiene cobertura legal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna22/8/18 17:02

      ¡Ja, ja, ja! No me extrañaría nada que acabara el padre en la trena.

      Un saludo, Irreverente.

      Eliminar
  5. Es que hay padres sin escrúpulos. Yo le pediría a este que se pusiera al menos por un momento en el lugar de su hijo.
    Tan divertido como parecido a la realidad.
    Un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maria Galerna27/8/18 19:14

      Jajajaaa,seguro que le pasaría como a la hija.

      Un beso, Enrique.

      Eliminar
  6. Los que tenemos algún año más que la joven protagonista hemos vivido y sobrevivido sin esa tecnología, pero se nos ha olvidado. Quizá no tanto como las nuevas generaciones, pero todos nos hemos hecho dependientes de las pantallas. Quedarnos sin batería, no contestar de forma rápida una llamada o mensaje se considera una falta de educación. Vivir sin estar conectados es impensable, deja la vida sin esencia.
    Divertido y real, María
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!