Indisposición

Escucha el ladrido de los perros y las voces que llaman; pero, recostado en un árbol del bosque, el fiel caballo de palo permite que el comején trepe por su pata, mientras espera por su amo, el niño que juega a dejarse comer por los gusanos que cubren su cuerpo.
Escrito por Beto Monte Ros - Twitter

12 comentarios :

  1. La escena es terrible desde el inicio, aunque a medida que se aportan detalles la desazón aumenta. Un caballo de madera, juguete infantil, sufre el ataque de termitas, fruto de su abandono. Al mismo tiempo, al cadáver de su dueño le sucede algo similar, solo que más atroz al tratarse de un niño. Mientras, una batida de hombres y perros le buscan, sin saber que ya no queda nadie a quien rescatar.
    Algunos relatos conmueven, otros asustan, el tuyo produce un desasosiego creciente, hasta constatar lo inevitable. Eso hay que saber hacerlo.
    Un abrazo, Beto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel, como un franco tirador, siempre acierta en el blanco. Gracias por la lectura y la explicación de la historia que cuento.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Estupendo el envoltorio que esconde un caramelo tan amargo como este. Muy logrado,

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paloma, muy generoso su comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Maria Galerna17/9/18 22:22

    Perfecto. Muy bien logrado ese efecto sorpresa. He de reconocer que los temas "oscuros" son mi debilidad.
    Este me lo quedo (con su permiso).

    Un saludo, Beto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María Galerna por premiarme con su lectura y comentario. Me halaga que se quede con él.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Reconozco que no lo había entendido, aunque da escalofríos.
    Gracias Ángel por aclarármelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que tenemos a Ángel, es un experto sacando lo mejor de cada historia. Gracias Mª Luisa por dejar su comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  5. de Cristina Aguas. Dramática escena y tan medida que todavía sobrecoge más. Me ha gustado mucho la imagen del caballo de madera abandonado, como metáfora de que cuando fue dejado a un lado el niño perdió toda la inocencia de la infancia. Si la interpretación que le he dado era la perseguida, todavía es más espeluznante. Un saludo Beto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La interpretación que cada lector hace de un microrrelato muchas veces supera la idea original de lo que el autor quiere contar, enriquece la historia y eso a mi me satisface. Muchas gracias Cristina Aguas, por la lectura y el comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  6. He de admitir que el final del cuento me produce un sentimiento desagradable, pero ¿No está para eso la literatura también? Gracias por despertar esta desazón. Es un relato excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que el final es desagradable e insensible, lo he escrito con premeditación. Por su reacción siento que he logrado mi objetivo. Muchas gracias Manuel López, por la amabilidad de su comentario.
      Saludos.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!