Llanto anunciado

Mamá, quiero una amapola. Hijo, se caerán los pétalos al tocarlos. Fue un consejo estéril. Pedrito se coló en el trigal y regresó con un ramillete de tallos donde el rojo brillaba por su ausencia. Hijo, lo que querías eran mariposas, todas han volado. Ni con esas calmó su desencanto.
Escrito por Juan Badaya - Web

2 comentarios :

  1. Bonito relato Juan. A veces somos como Pedrito, queremos cosas imposibles y no nos damos cuenta que un sencillo ramillete de amapolas tiene su encanto y es más asequible. Pedrito tendrá que aprender a superar las frustraciones.
    Un abrazo Juan

    ResponderEliminar
  2. Pilar Garrido Aláez13/9/18 19:49

    Tu relato me lleva a mi adolescencia, enfrente del instuto había un precioso campo de amapolas donde nos reuníamos después de clase. Gracias Juan, por evocarme ese recuerdo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!