Reina

Su piel es pálida y sonrosada, cabello negro, los ojos color del acero. Atiende una posada húmeda y sombría. Hospeda a aquellos que caminan en la oscuridad. En medio de la noche, con la llave maestra, se cuela en las habitaciones y se alimenta de la sangre de los peregrinos.
Escrito por Pilar Garrido Aláez

2 comentarios :

  1. Inquietante ambiente gótico el que crea un escalofrío en el lector que se adentra en las sombras de tu relato y se acoge al descanso en la posada que regenta la reina.
    Un personaje tan siniestro como atrayente. Saludos, Pilar.

    ResponderEliminar
  2. Pilar Garrido Aláez17/9/18 11:02

    Agradecida por tus palabras, Manuel.
    Como siempre, un cordial saludo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!