Sí. Son diez

¡Cinco, seis, siete, ocho, nueve y diez! Los cuento otra vez. Uno, dos... Encontré trabajo a los cincuenta años... Tres, cuatro, cinco, seis. ¡Llevaba mucho tiempo en paro! Siete, ocho, nueve y diez. ¡Sííí! ¡Son diez! ¡No hay error! ¡Diez!

¡Diez billetes de cincuenta euros! ¡De nuevo tengo un sueldo!
Escrito por Salvador Pérez Salas - Twitter

12 comentarios :

  1. Diez billetes de cincuenta hacen un total de 500. Un sueldo que difícilmente alcanza para pagar recibos, sufragar gastos mínimos y vivir de forma mínimamente desahogada y digna. Pese a ello, tu protagonista parece muy contento, tras haber pasado una época aún peor.
    Un relato que ahonda en problemas actuales, de los que se podría hablar largo y tendido, pero tú resumes bien en cincuenta palabras.
    Un abrazo, Salvador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/9/18 17:34

      La actualidad nos muestra situaciones como esta y aún peores. Sí, podría hablarse largo y tendido sobre ella. ¡Ojalá lo hicieran los responsables que nos han conducido a este punto y lo solucionaran Gracias, Maestro.

      Eliminar
  2. Cuenta los billetes mil y una veces, no da crédito: su nuevo sueldo de quinientos euros. Qué afortunado el pobre trabajador. Recuerdo la época en que ser mileurista era un drama económico. Y seguimos evolucionado...
    Muy bien contado -en todos los sentidos-, Salvador. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/9/18 17:37

      Muchas gracias, Carmen. Es cierto. Evolucionamos... a peor. Es el drama que nos toca reconducir para evitar la tragedia.

      Eliminar
  3. Me encanta, Salvador, el ritmo que adquiere el relato con esa cuenta que se repite y termina con salvas de celebración y, sin embargo...¡qué trasfondo!¡cualquier cantidad es un sueldo hoy...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/9/18 17:40

      Muchísimas gracias por tu comentario, Manuel. El trasfondo, por desgracia, es nuestro escaparate, nuestra realidad cotidiana.

      Eliminar
  4. Anonadado cuenta una y otra vez su primer sueldo después de un paro prolongado. Me parece un tema muy bien tratado. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Relato lleno de realidad. Una persona llena de alegría al encontrar un trabajo después de mucho tiempo que da más importancia a la dignidad de volver a tener un sueldo que a la cantidad del mismo. Después vendrá la bofetada de fin de mes.
    Muy bien traído.
    Un abrazo, Salvador.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/9/18 18:15

      La dignidad... bella palabra, Pablo. Terrible palabra. Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  6. Salvador Pérez Salas4/9/18 17:43

    Muchísimas gracias, Aurora. Me alegra saber que te ha gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Y después de todo, puede considerarse afortunado al conseguir ser mediomileurista a los cincuenta años. Otros no llegan ni a eso.
    Para reflexionar, Salvador.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas11/9/18 18:30

      Muchas gracias por tu comentario´, María Jesús. La realidad y la pena es esa... que hay quienes no llegan ni a eso. ¡Ojalá existiera esa varita mágica de la que nos acordamos tanto!

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!