En el parque

El parque está ventoso. Farolas ciegas alumbran oscuridad junto al desvencijado columpio donde nuestra manos nos elevaban al cielo.

Piso la hojarasca. El mismo crujido de barquillos aplastados en el suelo cuando uníamos los labios. 

Tropiezo con el árbol caído, tatuado con nuestro amor, vencido por el huracán del divorcio.
Escrito por María Jesús Briones Arreba

10 comentarios :

  1. Muy triste, pero esas farolas ciegas me han cautivado. Leo y puedo escuchar el viento, el sonido chirriante de las cadenas del columpio, el crujido de la hojarasca y el grito de ese árbol caído.
    Muy precioso, MJ.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Patri. Mi brazo averiado, agradece tus palabras mágicas que le han hecho ejercitarse en el teclado.
    Besitos virtuales a millares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, ¿qué ha pasado?
      Un abrazo fuerte y muchos ánimos. Ponte buena pronto.

      Eliminar
    2. Perdonad que me cuele por aquí, solo quería decir que mientras haya buenas ideas como tú tienes, y un dedo sano, es posible componer historias en un teclado. No obstante, mucho ánimo y a mejorarse pronto.

      Eliminar
  3. Ese parque, con todos sus elementos, viene a ser un personaje más. En paralelo con las personas que aparecen en la historia, vivió su esplendor en un pasado que parece mágico. Al igual que la pareja, ha acusado en negativo el paso del tiempo, no logró conservar su frescura. La decadencia y el abandono, unidos a una sensación de fracaso, se ha apoderado tanto del espacio físico como de la relación.
    Interesante relato, que hace reflexionar sobre la interacción entre las personas y el entorno en el que se mueven.
    Un abrazo, María Jesús

    ResponderEliminar
  4. Me gusta esta prosa poética. Me gusta el lirismo tanto en el fondo, como en la forma. Y me gusta, siempre, tu contundencia literaria.

    ResponderEliminar
  5. A ese parque de pasión otoñal ha llegado el frío invierno del amor. Simbólico y poético, cada elemento desliza su carga de emoción a lo largo del relato dosificando, como una lenta caricia, su carga sentimental. es muy subyugador tu texto, Mª Jesús, aunque el final nos golpee con la contundencia amarga de desamor.
    Deseo que te recuperes pronto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Salvador Pérez Salas26/10/18 15:11

    Original, bella y llamativa la manera que tienes de desgranar en un parque el devenir de una relación de pareja.

    ResponderEliminar
  7. Qué delicadas las metáforas de este desamor tan bien narrado. Mil felicidades María Jesús.
    Un beso, y que no sea nada lo de tu brazo.

    ResponderEliminar
  8. El parque no es solo escenario, sino que vive está relación de amor y desamor. Lo has narrado con intensidad emotiva y bella prosa poética.
    Que te mejores pronto, María Jesús. Besos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!