La modelo

Tomó el cincel de forma maquinal y se acercó a la modelo para comprobar que todas sus facciones estaban plasmadas en la escultura. Era igual: los mismos ojos llenos de tristeza. Los mismos pómulos níveos pintados por la muerte. Clavo el cincel en medio de su pecho: "Son exactas", exclamó.
Escrito por Nicolás Puente

2 comentarios :

  1. Maria Galerna20/11/18 15:43

    Le duran poco las modelos, aunque no así las esculturas (supongo)

    Buen micro sobre "El escultor en serie".

    Un saludo, Nicolás.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!