Nunca más elixires

Cruzó la calle con el corazón descubierto. Los autos dibujaron la evasión exacta para dejar que el cuerpo ciego pase. Sorteó todo con el elixir de la vida, pero vino un auto guiado por el elixir de las cañas, y se encontraron. Aún no renuncian. Sus heridas los siguen matando.
Escrito por Edwin Antonio Gaona Salinas

4 comentarios :

  1. Maria Galerna14/11/18 12:52

    Esa frase "sus heridas los siguen matando", menudo cierre.
    No dependemos de nosotros mismos. Hay destinos cruzados que nos llevan a eso, a derramar elixires, propios y ajenos.
    Muy bueno tu micro.

    Un saludo, Edwin.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amiga María Galerna, alegre que te haya gustado. Saludos y muy agradecido por sus palabras.

    ResponderEliminar
  3. Unas vidas marcadas por un accidente debido al exceso de alcohol. Una prosa cuidada y un desenlace trágico y duradero.
    Magnífico micro, Edwin. Un abrazo hasta la otra orilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga, por tus palabras, un cariñoso saludo desde esta orilla lejana.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!