Locura

Todas las mañanas, sin excepción, Ivette se levantaba de la cama con el ánimo de comprobar si en la habitación colindante la cigüeña había dejado a su tan ansiado niño de París. Y todas las mañanas, sin excepción, Ivette amamantaba de su pecho a la abominable serpiente de la locura.
Escrito por Ventura Panisse - Twitter

5 comentarios :

  1. ¡Bravo! Es realmente complicado sintetizar una historia con tan pocas palabras, y este es un ejemplo de lo magistralmente que se puede hacer.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen relato sobre la obsesión que sufren algunas madres que quieren tener hijos y se retrasa su empresa, o directamente no pueden. La verdad es que me ha encantado, "amamantar a la serpiente de la locura", no lo habrías podido simbolizar mejor.
    Un abrazo Ventura.

    ResponderEliminar
  3. Un relato con una fuerza extraordinaria. Dos partes perfectamente perfiladas y que se complementan a la perfección para acercarnos al vértigo de quien vive en el abismo de la locura.
    Me parece un relato espectacular, sobresaliente. Felicidades por tan magnífico estreno, Ventura.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Muy bien contado, Ventura. Has escogido unas excelentes metáforas para dejarnos un bello relato sobre la locura de una madre, porque tiene alma de madre protagonista aunque no llegue el hijo que desea.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
  5. Nos transmites muy bien esa locura con las dos frases del micro. Y un final perfecto.
    Muy buen relato para iniciar la andadura en Cincuenta palabras. Bienvenido.
    Saludos!
    Carme.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!