Cuántica

Estás aquí y, al mismo tiempo, no estás. Mientras preparo la cena, saco el tema del bebé, mas, al parecer, no existo, pues ni siquiera me miras. Me sales otra vez con tus teoremas y tu prometedora carrera en la Universidad.

Lloro, pero no lloro, pues no ves mis lágrimas.
Escrito por Carles Quílez

12 comentarios :

  1. El egoísmo, nos manipula a su antojo.muy bueno, triste y como la vida misma

    ResponderEliminar
  2. Escribo, pero no escribo... en algún lugar existe un gato que puede viva o ya esté muerto.

    ResponderEliminar
  3. Un relato donde has logrado escribir fascinantemente la tragedia humana de la indiferencia. Realmente es poderoso el mensaje. La ignorancia de la vida del otro. El otro existe pero es invisible. ¿Donde queda ahora la humanidad?, donde están solo los numeros y teoremas hay frialdad y ello es de máquinas. Una persona máquina, es a la vez humano y a la vez no. Vivo y muerto a la vez. Excelente texto!

    ResponderEliminar
  4. Pilar Garrido Aláez8/1/19 15:36

    Apreciado Carles, si los protagonistas de tu relato son pareja, creo que lo mejor sería separarse, pues quieren y esperan de la vida cosas diferentes.
    Muy visual y con un tema de actualidad .
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hay una notoria falta de proyectos en común y de comunicación, por lo que leo. Desafortunadamente, aunque hay mucho universitario por ahí, también hay mucho analfabeto emocional o analfabeta (vale para todo genero) Es una pena...
    Feliz 2019. Besotes.

    ResponderEliminar
  6. A mí, me apena ella. No sé como puede soportar tanta indiferencia. Este micro me provoca molestia, es tan bueno que provoca sentimientos y logras una imágen nítida de un escenario desgarrador.
    Excelente narración. Un abrazo fuerte de letras.

    ResponderEliminar
  7. Josep Maria Arnau9/1/19 14:12

    Gran título para este relato sobre la incomunicación en la pareja. Visiones paralelas que conviven, pero no se cruzan. Lo muestras muy bien con el tema del bebé. Una sola palabra proporciona una gran imagen para la síntesis: estar y al mismo tiempo no estar. Me parece genial que hayas conseguido vincular la denominación de una teoría de la física con un conflicto con tanto contenido emocional. Enhorabuena, Carles.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué tristeza destila tu micro! ...no existo...ni siquiera me miras...no ves mis lágrimas... Como han dicho antes, mejor que el/la protagonista se vaya de un sitio donde parece que no está (o, mejor dicho, nadie aprecia que está). De hecho, ¿para qué está? (porque a la pregunta ¿para quién? la respuesta sería para nadie).
    Muy bien contado bajo el marco de la física cuántica.
    Un petó.
    - Echaré de menos tus micros de 50, Carles.
    Carme.

    ResponderEliminar
  9. No estamos siendo conscientes de nosotros mismos permanentemente, por lo que en la mayoría de los momentos, somos porque nos relacionamos, porque estamos en el otro. Esta dualidad cuántica aplicada al universo de la interrelación de una pareja, consigue el matiz dramático que la historia transmite.
    Aunque haya sido a última hora, Me alegro de volver a leer tus relatos, Carles. Repito que los echaba de menos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tu micro duele en cada palabra. Esta mujer no existe para su pareja. Él, absorto en sus teorías, apenas es consciente de la presencia de su mujer, salvo para contarle sus ambiciones profesionales. No se entiende cómo este tipo de relaciones pueden durar en el tiempo. A veces otorgamos a la esperanza el papel de hada madrina y confiamos en que su varita mágica haga milagros. Pero no suele ser así.
    Espero que nos sigamos leyendo, Carles. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  11. Genial. Cada micro que leo tuyo es una lección magistral y un deleite para el lector. Un título redondo que corona un micro lleno de sentimiento. Que da luz a un protagonista que permanece invisible a quien quiere, a quien ya no lo quiere. Un micro que merece una banda sonora como “Moon River”. Melancólica, triste y bellísima.
    Eres uno de los lujos de cincuenta, maestro.
    Espero seguir leyéndote porque es un verdadero placer.
    Un fuerte abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
  12. Incomunicación, falta de proyectos comunes, indiferencia ante el deseo de maternidad, desprecio al dolor.
    Tanta tristeza en ese estar juntos en mundos paralelos, extraídos por tus hermosas letras de la física cuántica. Un micro original y brillante, Carles. Te echaré de menos. Que los misteriosos senderos cuánticos nos hagan coincidir de nuevo. Forta abraçada.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!