La Creación

Tras seis días de duro trabajo, el séptimo descansó.

El Edén era un lugar ameno, exento de sufrimiento. El primer hombre y la primera mujer gozaban de una naturaleza prístina. Pero Eva sentía que el mundo todavía no estaba completo. Por eso inventó lo de la serpiente, el primer cuento.
Escrito por Carmen Cano - Twitter

36 comentarios :

  1. Me súper encanta, Carmen. ¡Ahora sí, todo tiene sentido! Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Aurora. ¿Cómo concebir un Paraíso sin cuentos?
      Un beso.

      Eliminar
  2. Qué coincidencia que tu último relato en esta página esté inspirado en el PRIMER CUENTO de la historia, escrito (cómo no) por la primera mujer, Eva. Felicidades y un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El último que tengo el honor de contaros en esta página, Pepe. El primero surgió en la mente de otra mujer que vio que al Creador se le había olvidado algo muy importante, nuestra sed de ficción.
      Muchas gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Josep Maria Arnau10/1/19 13:29

    Un primer cuento con una protagonista, un conflicto, una acción y un cambio. Gran utilización de la intertextualidad para decirlo todo, sin decir nada. Me ha encantado tu relato. Enhorabuena, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, José María. La Biblia y, en concreto, el Génesis son los pasajes más "plagiados" en la Historia de la Literatura. Con esta versión sólo pretendo hacer hincapié en que el mundo, por muy paradisíaco que fuese, no tendría sentido sin las historias inventadas para desarrollar nuestra imaginación.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. El cuento de la serpiente complicó mucho la vida a las generaciones venideras, o sea, a todos, hay que reconocerlo, pero también que le añadió a lo humano el gusto por las historias. No todas pueden tener final feliz, pero con todas se disfruta y se aprende; con las tuyas, desde luego. Tampoco me extraña que fuese una mujer quien tuvo la feliz ocurrencia.
    El relato es genial y el título no puede ser más apropiado.
    Un abrazo grande, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las consecuencias del primer cuento que inventa Eva las sufrimos todos los mortales desde entonces, ¿pero qué haríamos sin la ficción literaria? Desde niños nos alimentamos con cuentos, los adultos también los necesitamos. Sirva como ejemplo está página que se cierra, que tantas satisfacciones nos ha dado y que, de momento, nos crea una sensación de vacío. Pero sabemos que la vida sigue y que nos vamos a leer mutuamente en otros foros. De tu paso por cincuenta guardo en la memoria numerosos micros brillantes, Ángel. Uno de mis preferidos es "Cita a ciegas", de hace varios años, cuando aún no te conocía en persona. Gracias por todos y cada uno de ellos, por tus generosos y sabios comentarios y por ser tan grande. Espero pronto una obra publicada. A Eva le gustaría más un Edén con un libro de Ángel Saiz. Y a mí, también.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Sinceramente, creo que durante dos milenios se nos ha escapado que la primera rapsoda/escritora fue ella. Excelente, Carmen.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva fue la inventora de este cuento de una serpiente tentadora. Lo imaginó para poder probar con Adán el árbol de la ciencia. Le debemos un pequeño homenaje todos aquellos que nos sentimos felices oyendo o leyendo historias.
      Muchas gracias, Manuel. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Qué gran historia de los inicios del cuento y qué casualidad que sea en el final de un lugar de cuentos... Genial Carmen.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El azar ha unido el primer cuento con los últimos de esta página. Hay quien lo llama sincronicidad. Sin duda, lo de la serpiente es invento suyo, ahora que la Iglesia niega la existencia del diablo.
      Gracias, Nuria. Un beso.

      Eliminar
  7. Carmelo Carrascal10/1/19 19:27

    Antes de nada, enhorabuena, Carmen, por tu hermoso relato.

    Y decir que sintonizo con el apunte tan agudo que hacen Pepe y Nuria.
    La coincidencia de fondo de mi comentario con el de Ángel, me alegra especialmente porque el suyo lo he leído después de redactar en mío. Algo querrá decir!

    La generatividad como prerrogativa eminentemente femenina. Certero.
    Y la aparición en escena de los humanos en ese momento que tan bien describes.
    El punto crítico de este gran evento en la evolución nuestra está, en efecto, asociado al despliegue de la imaginación (con el primer cuento al que te refieres).
    Hasta entonces el Edén era un reducto "animado", bien, pues con la imaginación llegan la frustración, las dudas, los sueños inquietantes, el sufrimiento del alma, del alma libre, alocada y volandera...
    "Ameno" puede que asimismo lo fuera, el Edén, en el sentido de apacible armonioso y amable, pero divertido no sé, no sé.
    Lo divertido de verdad vino luego con esta genial invención de Eva.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Muchísimas gracias por tu comentario, Carmelo. El Paraíso perdido fue la grave consecuencia de este primer cuento.
    La tradición oral, en un principio, estuvo mucho más ligada a las mujeres. Que conozcamos a más escritores varones que mujeres es otra historia de la que todos sabemos las causas.
    La cuestión es que un Edén sin ficción no está completo. Ya dijo Borges que concebía el Paraíso como una especie de biblioteca.
    Una naturaleza armoniosa, que ya la quisiéramos en este siglo XXI no sería suficiente para hacernos felices.
    Que no nos falte la Literatura, ni la ocasión de seguir leyéndonos en el camino.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmelo Carrascal11/1/19 20:23

      Carmen, te contesto con una diablura, para que se diga luego que no existe el Diablo. Exceso de confianza. Aprovechando que es el último mes y que ya tenía ganas de saltarme el visto bueno de Álex (jeje) y, claro, dada la conexión con el tema de tu micro, te contesto con un 50 de mi "nevera"
      (¿Soy o no soy un cabronazo? Dejémoslo en pura pregunta retórica...)

      Lilit sabe

      Lilit al oído de Adán, Eva como que no se entera: ”La fertilidad de la mujer, de las hembras en general, pertenece al dominio de lo mágico. Ese sí que es poder, esa sí prerrogativa”.

      Adán parece asustado. Ella prosigue: “En los pliegues de lo mágico se esconde tu miedo...”.

      Eliminar
    2. Gracias mil por este regalo, Carmelo. La mujer es la creadora: de los humanos (no sin la colaboración de Adán o de la inseminación artificial en tiempos modernos) y de la literatura, de la primera ficción que yo le he concedido a Eva en el micro. ¿Tiene miedo el hombre del poder creador de la mujer? Tu Adán parece asustado, dices. ¿Viene de ahí el miedo a la libertad femenina que lleva a algunos hombres a la misoginia? Tal vez. Así lo creía el mismísimo Eduardo Galeano.
      Encantada con tu "pequeña maldad". Ojalá veamos un tiempo en el que los dos sexos nos contemplemos sin miedo, como iguales.
      Un beso enorme, que te lo has ganado.

      Eliminar
  9. Enrique Angulo11/1/19 0:38

    El relato del Génesis acerca de la creación del ser humano creo que da mucho de sí en lo que a la imaginación se refiere, por mi parte, le he sacado bastante partido, casi siempre en plan irónico, con respecto a la multitud de situaciones que hubieran podido darse, sobre todo en ese Edén donde estaban nuestros primeros padres, y donde había un árbol llamado de la ciencia del bien y del mal que da que sospechar.
    Hay mucho simbolismo en esa historia que, en un primer momento, parece un cuento infantil, y da para todo clase de fantasías y de especulaciones. Lo malo es lo que luego tantos fanáticos y malvados hicieron y hacen con esos primeros textos, cómo los manipulan y utilizan en beneficio propio para tener al ‘pueblo’ controlado y meter toda clase de miedos en el cuerpo a la gente.
    En definitiva, todo es palimpsesto y todo reescritura. Como decía Forges el humor nos pertenece a todos, también la literatura es de todos, eso lo supo muy bien Shakespeare, que convirtió los argumentos de muchas historias de la Historia y de la literatura en oro puro en sus tragedias y comedias.
    Ya lo decía el gran Eduardo Galeano: “Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias”. Quizá ese pajarito anduvo –o más bien voló- por el Jardín del Edén.
    Tambien Isak Dinesen decía algo así –cito de memoria- que se sentía capaz de soportarlo todo siempre que pudiera contarlo. Y aquí me ha venido a la mente mi admirado Kafka, quien, en una carta a Felice, decía: “Cada cual se saca de la forma que puede del submundo donde yace y la mía consiste en escribir”.
    En tu microcuento encuentro unas cuantas virtudes, la primera es la preponderancia de Eva sobre Adán -que en Génesis es la que queda como principal culpable de la caída y el consiguiente pecado original con el que todos venimos a este mundo-, pues es ella la que se da cuenta de que en ese Paraíso, a pesar de toda su belleza, su paz y su perfección, falta algo; y ese algo es la ficción, las historias, los cuentos.
    Luego, el juego cervantino de la ficción dentro de sí misma, algo que también hace Shakespeare en algunas de sus obras, como por ejemplo en Hamlet, cuando los personajes principales asisten a la representación de una obra por parte de unos cómicos que simulan el asesinato del padre de Hamlet, con lo que el príncipe de Dinamarca pretende que su tío se delate.
    Y con esa vuelta de tuerca que le das a la narración del Génesis, hay que replantearse de nuevo su interpretación, preguntarse qué fue lo que en realidad sucedió allí, y qué pretendió Eva al inventarse esa historia. Así como si lo que se cuenta después, incluyendo la expulsión del Edén, no continua siendo un cuento inventado por Eva.
    Dejo ese trabajo para los exegetas, pues creo que tienen bastante con lo que torturar sus molleras. Así que concluyo diciendo que tu creación sobre la creación es una gran creación, valgan las redundancias y alguna que otra rebuznancia que habré escrito por haberme dejado llevar por la fiebre de la escritura.
    Un fuerte abrazo, Carmen, desde esta meseta azotada ahora mismo por unos vientos gélidos que le dejan a uno pasmado. Y feliz año en el que añoraremos mucho esta página.

    ResponderEliminar
  10. Tus comentarios son siempre fuente de sabiduría, Enrique, un paseo por la Historia de la Literatura Universal de la mano de un lector atento y experimentado: Galeano, Shakespeare, Kafka, Cervantes y hasta nuestro dibujante Forges.
    De todo ello llegamos a la conclusión de la necesidad de ficción, tan intensa en el ser humano. Esta vez es Eva la Creadora. A ella le debemos este maravilloso invento que a todo un Dios se le olvidó, pero que marca nuestra evolución. Otro aspecto que me satisface especialmente es la comparación con el juego cervantino de incluir ficción dentro de la misma ficción para que la primera nos resulte más verosímil. Si el Edén fue real o no, poco importa, a efectos del micro, pues nos quedamos con la primera historia inventada conscientemente para que el mundo, ahora sí, esté completo.
    Echaré de menos tus comentarios, de los que tanto aprendo, así como los micros habituales y los de final de mes. Ocasión habrá de reencontrarnos en las redes y en las más que seguras quedadas futuras. Muchísimas gracias y un fuerte abrazo desde un Mediterráneo bastante más frío de lo habitual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos lo que somos, porque somos puro relato. Salimos del vientre del animal simple que éramos gracias a las palabras, que según nos cuentas, las puso en circulación Eva dando lugar a un reguero interminable que continúa su recorrido, historia tras historia, subido ahora al caballo de la literatura digital.
      Querida Carmen Cano, ya sabes cuánto he disfrutado de tus historias a lo largo de este par de años que he participado en la página. Echaré de menos tus cincuentas, aunque tendré la oportunidad, afortunadamente, de leer tus historias y poemas a través de otros medios.
      Una vez más tu sensibilidad y pericia con las palabras nos ofrece un sugerente bocado transformando un anodino mundo primigenio, en un lugar con ribetes de pasión gracias al ardid e ingenio de la mujer, sal del mundo, reivindicando así un papel para ella en consonancia con un nuevo sentir, feminista e igualitario, que reconozca su coprotagonismo en la historia y su vital relevancia para el mundo.
      Esto, y un "hasta la próxima", con un beso y un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. Somos cuentos, somos historias y, ahora lo sabemos bien, somos cincuentistas. Algunos nos hemos estrenado aquí en la escritura del microrrelato. A Eva le debemos que no concibiera un mundo sin cuentos, por muy paradisíaco que fuera. Y, desde entonces, los seres humanos no hemos parado de crear y de escuchar leer cuentos.
      Querido Manuel, artista polifacético y apasionado, creador de micros que siempre recordaremos, comentarista entusiasta, gracias por todo ello y por tus finales mensuales. Gracias por estar siempre ahí, engrandeciendo con tu ánimo y tu lirismo los micros de esta página. Habrá "una próxima", desde luego. Hasta entonces, abrazos y besos .

      Eliminar
  11. Pilar Garrido Aláez11/1/19 15:59

    Apreciada Carmen, espero que nunca nos falten los cuentos llenos de imaginación para poder leerlos y disfrutarlos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cuentos son consustanciales al ser humano, No existe civilización sin su propia literatura. Algunos agoreros han anunciado la muerte de la novela o la desaparición del libro en su formato tradicional de papel. Son voces apocalípticas de corto alcance. La literatura y el mundo del libro se hallan en transformación constante, pero no desaparecerá jamás ni la necesidad de crear, ni la sed humana de ficción.
      Muchas gracias, Pilar. Un beso.

      Eliminar
  12. Menos mal que Eva decidió inventar el primer cuento, porque si no.. ¿dónde estaríamos nosotros ahora? Aburridos sin microrrelatos que escribir, leer, comentar, sin quedadas... Vamos a hacerle un monumento a Eva pero ya :-))
    Muy ingenioso.
    Un petó.

    ResponderEliminar
  13. Un paraíso sin historias que crear y leer deja de serlo. Unos cincuentistas sin quedadas, sin los lazos amistosos que hemos creado, también. Por ello, sabemos que volveremos a encontrarnos, virtualmente y en encuentros organizados, con el afecto y la camaradería de siempre.
    Monumento a Eva. Ja, ja. Muchísimas gracias, Carme. Besets .

    ResponderEliminar
  14. Algo me decía a mí que los cuentos, la ficción, la historia con minúscula, eran demasiado bonitas. Claro, su inventora no podía ser otra que Eva. Adán, en el fondo, es que era un falto de imaginación y con la escusa de que se encontraba solo le rogó a Dios que le enviase una compi. Me acuerdo de eso como si fuera ahora mismo.
    Fdo.: Narrador omnisciente.

    "Mancantao". Un abrazo amiga Carmen.

    ResponderEliminar
  15. Pues ya sabes más que el mismo Dios, narrador omnisciente. Y lo recuerdas tal y como sucedió. Adán se aburría solo y Dios, como un mago, le sacó a Eva de debajo del brazo. Un parto insólito, por cierto. Después quien se aburría era Eva y de ahí la invención de los cuentos para amenizar los atardeceres paradisíacos.
    Muchísimas gracias, amigo Isidro. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Menos mal que Eva se dio cuenta de lo necesaria que es la literatura. La perfección del Edén tenía que ser muy aburrida, normal que quisiera meterle algo de marcha.
    Un precioso 50, espero leer más tuyos, aunque sean fuera de esta página. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin literatura no había placer completo. Eva se dio cuenta a tiempo.
      Yo estoy convencida de que tendremos ocasión de leernos y de vernos, Asun, con cincuenta palabras o con cualquier otra cifra.
      Muchísimas gracias por tu visita y tu comentario. Un beso de vuelta hasta Sevilla.

      Eliminar
  17. Realmente bueno, Carmen. Has mezclado el mito clásico con un punto de vista nuevo, eso de la primera escritora, es una estupenda idea.
    Mucha suerte y un besito virtual

    ResponderEliminar
  18. Muchísimas gracias, María Jesús. Alguien tuvo que inventar el primer cuento. ¿Por qué no Eva? La serpiente tentadora no está nada mal para empezar.
    Besos de vuelta.

    ResponderEliminar
  19. Los cuentos pueden considerarse frutos del árbol del bien y del mal. Reflejos y enseñanzas de un mundo en ocasiones nada paradisiaco que nuestra imaginación puede modelar y nuestra consciencia puede cambiar. Yo creo que la imaginación es una cualidad femenina que todos hemos heredado, quizá de Eva, y cuando esa imaginación se mezcla con la calidad, los frutos son muy jugosos.
    No sé si este será tu último cuento en cincuenta, sería paradójico que terminara con esas palabras, lo que sí sé es que echaré de menos tus magistrales historias.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Los cuentos como fruto del árbol del bien y del mal nos llevan al territorio de lo prohibido. La imaginación, creadora literaria, no es de exclusividad femenina, aunque aquí se encarga Eva de ser la primera creadora. Al poder nunca le ha interesado que la literatura traspasara ciertos límites. La censura siempre ha existido, para que al poderoso no se le cuestionase. La que armó Eva inventando el cuento de la serpiente tentadora... Si bien supuso la expulsión del Paraíso por la primera desobediencia civil, nos legó una fuente de placer y sabiduría; por lo que deberíamos estable agradecidos.
    Yo echaré de menos tus geniales cincuenta, Antonio, así como tus generosos comentarios. Si no hubiera sido por nuestro Creador, Álex, no nos habríamos conocido. Confío en seguir leyéndonos y en tener más de una ocasión para encontrarnos.
    Mil gracias y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué idea tan buena has tenido, Carmen! Es cierto, nuestra vida sin imaginar otras vidas sería muy limitada y aburrida. Y Eva, consciente de ello, se valió de la serpiente para poder salir de esa jaula de oro, que al fin y al cabo era el Paraíso. Genial homenaje a la creación y a la primera inventora de cuentos. Lástima que todavía no estaba Álex para que Eva se hiciera "cincuentista". Bueno, Carmen, que me ha encantado, como todas tus creaciones. Ya sé que seguiré saboreándolas también fuera de este mágico espacio al que tanto tenemos que agradecer. Darte también las gracias por tu generosidad comentando mis relatos y de otros compañeros. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Me divierte la idea de una Eva cincuentista. Álex la habría fichado enseguida; nada de maldiciones, agradecimiento por inventar uno de los juegos más entretenidos para los mortales, el de la ficción. Sin esta Eva narradora del primer cuento la vida sería bastante más plana y absurda,
    Como bien dices, Juana, no nos despedimos. Nos leemos y nos volveremos a encontrar, Un beso,

    ResponderEliminar
  23. Llego tarde pero llego.
    Amiga Carmen, un pilar indiscutible en esta página, nos dejas un relato muy divertido y, como no es de extrañar, muy bien escrito, en el que conviertes a Eva como la primera creadora de historias. Me encanta ese punto de vista. Me lo creo más que el que siempre nos han contado. Chica lista tú Eva.
    Sé que seguiré disfrutando de tu magnífica prosa, poesía y cualquier tipo de narración que te propongas, pues todas las dominas.
    Otra amiga que me llevo al saco de este inmenso planeta cincuentista.
    Un beso y nos leemos pronto.
    Pablo

    ResponderEliminar
  24. Nunca es tarde, Pablo, y menos si me dejas un hermoso comentario como este.
    Eva vio enseguida lo que hoy bien sabemos, la necesidad de contarnos historias. De hecho, nos estamos despidiendo de una página en la que tantas hemos compartido. Tú sí has sido fundamental en esta casa, en tus micros, en tus comentarios, en tus relaciones personales con la familia y en la ayuda inestimable entre bambalinas. Mucho tenemos que agradecerte. En cuanto a mí, siempre he obtenido mucho más de lo que he aportado. Tus elogios, por ejemplo, hiperbólicos como buen andaluz que eres, me sonrojan un poco.
    No hay un adiós, sino un nos leemos y nos vemos en la próxima. Mil gracias por todo, amigo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!