Unidad bloqueadora

Tras muchos años, se produjo el desastre; mi MP3 murió. No tardé mucho en volver a escuchar voces extrañas, diálogos en alto sin interlocutor aparente, lamentos, carcajadas y toda suerte de improperios.
Nada tenía que ver conmigo. Autobuses y metro convertidos en avasalladoras cajas de resonancia, mostrándome individuos autoparlantes, desquiciados.
Escrito por Manuel López Muñoz

2 comentarios :

  1. Las calles, el metro y los medios de transporte están llenos de individuos autoparlantes. Lo que antes se consideraba síntoma de locura, el hablar solo en un lugar público, hoy es la norma.
    Aún recuerdo a una joven de mi barrio que hablaba con una botella de agua pegada a la oreja. Merecía la pena escucharla, en varios idiomas y soltando verdades como puños. Algún día le dedicaré un micro.
    Un fuerte abrazo, Manuel.

    ResponderEliminar
  2. La imagen distópica que nos presenta tu micro, nos remite a la incomunicación de seres operando individualmente, ajenos a lo que los rodea de tal forma, que cuando un accidente les sitúa de nuevo en contexto se sienten parte de un mundo extraño.
    Es una poderosa y sugerente imagen que recrea futuros hostiles que, sin embargo, son presentes que podemos constatar en las rutinas de nuestra vida cotidiana.
    Me gusta mucho la atmósfera inquietante que transmite. Saludos, Manuel.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!