Algo roto

—¿Qué dijo mamá que se había roto?
—Dijo "algo". Algo entre ellos, y lloraba amargamente.

Silenciosas, entran con aguja e hijo al cuarto y observan el abismo entre las dos espaldas. Acaso una puntada aquí y otra allá puedan remendar ese "algo" y así sus padres recuerden cuánto se querían.
Escrito por Silvina Palmiero - Twitter

9 comentarios :

  1. Los conflictos de pareja son mucho más aciagos para la mirada infantil. Lo has plasmado perfectamente, con un halo de ternura además, Silvina.
    Muy bueno.
    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  2. Una inocencia que resulta tierna, incluso intuyendo la que van a liar.
    Muy bonito, Silvina.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá todo fuera sencillo y limpio, como la mirada de un niño; que con un par de puntadas pudieran remendarse los estropicios. Cuantos más años acumulamos, más nos estropeamos, y no sólo físicamente. Nos obligan a perder la inocencia, a pensar mal, a ser egoístas, a volvernos guerreros implacables, a contaminarnos de soberbia. Será por eso que los niños, inocentes aún, son tan buena gente y fascinantes.
    Un saludo, Silvina

    ResponderEliminar
  4. Tienes un "no se qué" cuando escribes, Silvina, que me atrapas irremisiblemente.
    No todo le ha salido mal a esta pareja: sus hijas tienen recursos para enfrentarse a los "descosidos".
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Silvina tierno relato en el que reflejas la inocencia de unos hijos que creen que con aguja e hilo pueden arregler lo que se ha roto entre sus padres.
    Buen relato Silvina, me ha gustado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Silvina, has sabido captar la ternura de los niños para afrontar las situaciones.
    Buen micro.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Has logrado atrapar la ternura e inocencia de los niños. Unas puntadas serían perfectas alguna vez. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. ¡Cuánta ternura desprende tu micro, Silvina! Enhorabuena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Silvina Palmiero2/7/16 22:25

    Aunque tardíamente, les agradezco muchísimo a todos por haber sabido leer y destacar en mi relato la ternura y la inocencia de esos niños. Esa mirada que, como dice Ángel, con los años perdemos y que personalmente es lo que más añoro de la infancia.
    Un afectuoso abrazo a todos ustedes, siempre es un placer leer sus comentarios.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!