La losa de la soledad (Trilogía de un reencuentro I)

Lo encuentran mirando al techo, sin parpadear, abrazado a su foto de boda, con la soledad aplastándole el pecho. Una respiración imperceptible y un pulso sumergido bajo su pálida piel certifican definitivamente su fallecimiento.

Lento, débil, lento...; dentro de su átono cuerpo aún palpitan recuerdos, pero nadie se da cuenta.
Escrito por Antonio Bolant - Twitter
Parte I | Parte II | Parte III

49 comentarios :

  1. ¡Qué preciosidad, Antonio! Un cincuenta tan bien contado que podría durar una eternidad. Los recuerdos sobreviven a los latidos del corazón. Y tus letras, esas sobrevivirán a cualquier contingencia.
    Me froto las manos al ver que aún quedan dos partes de esta trilogía.
    Enhorabuena. De tu fan, Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto le pesó la losa de su soledad en vida que hasta se la llevó a la tumba. La vida, digo.
      Pues fíjate, se me hace raro que alguien a quien admiro se proclame fan mío...
      Para mí sí que es FANtástico contar siempre contigo, querido Pablo. Como FANfarrias de FANdangos me he puesto de contento.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Antonio bellísimo relato, rezuma sensibilidad en sus 50palabras. Has contado de una forma excepcional ese paso final, pero ese paso en soledad. La frase "la soledad aplastándole el pecho" es brutal. Y luego esa de "débil, lento..." me encanta.
    Antonio me ha encantado tu relato, muy hueno. Esperando los siguientes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La soledad le pudo. Hay parejas tan intensas que cuando la mitad se va, a la mitad restante le cuesta sobrevivir.
      Me alegro que te guste la cadencia de las palabras que mencionas, he intentado asociarlas a ese latido imperceptible e insuficiente para hacer constar que aún vive.
      Gracias Javier.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Un final inevitable, que quizá no sea tal sino el tránsito hacia un reencuentro más allá de lo físico, cuya primera parte se ha iniciado de forma magistral, a la espera de su nudo y desenlace. Bienvenida esa trilogía que contribuirá a enriquecernos el verano.
    Un abrazo, Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aciertas, Ángel. Como siempre. El reencuentro ya no será de este mundo, como tampoco lo es su pensamiento y su ánimo.
      Gracias por tus palabras y por tu confianza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué hermoso, Antonio. Me dan ganas de hacer la autopsia a tu protagonista para descubrir esos recuerdos que laten todavía en su interior.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Patricia. Sus recuerdos eran dulces, profundos y abundantes; por eso no pudo con ellos y le fueron consumiendo, aunque no del todo...
      Un pedazo de beso.

      Eliminar
  5. Ay, cómo nos haces notar el peso de esa losa, Antonio! Bravo por ti y tu gran maestría para relatar sentimientos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Belén por pasare y dejarme tan grato comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Antonio, de nuevo me has emocionado con este bellísimo micro. Tu protagonista espera la muerte para reencontrarse con su amor. No puede seguir viviendo sin ella. Esa soledad que le aplasta el pecho le impide seguir respirando. Madre mía! El reencuentro en el más allá es lo que desea.
    Me ha encantado. Un mes más lo has conseguido...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo del más allá vas bien, pero desearlo, desearlo...

      Yo sí tengo la suerte de contar un mes más con tú comentario, siempre agudo y considerado.

      Gracias Pilar. Un besote.

      Eliminar
  7. Como el mar cuando de noche se mueve lento, débil, lento..
    Toda la vida en ese relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ta poético comentario, Jose Juan.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Ese angustioso latir post mortem de los recuerdos nos revela que el protagonista tiene aún muchos asuntos que resolver, antes de alcanzar la paz. ¿Dónde estará la clave?
    Sin duda, sabiendo como se las gasta el autor, este el inicio de una memorable lectura. Aquí espero.
    Genial, Antonio.
    Mis aplausos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si no fueran latidos post mortem?
      Encantado y feliz por haberte levantado expectativas, Vicente y, como siempre, agradecido por tu visita y comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Este mes no publicaré ningún relato, así que me puedo permitir el lujo de leer todos vuestos cincuentas super relajado.
    Y ciértamente, Antonio, tu relato podría compararse a sentarse en un sofá y arrellanarse entre cojines de tercipelo. ¡Qué gozada!
    Y tengo la intuición de que no he atisbado mas que una pequeña parte de lo que experimentaré. Que lo bueno de verdad vendrá cuando tenga el conjunto de las tres historias.
    Abrazo grande, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carles, por el cariño vertido en tu comentario, aunque lo de los cojines de terciopelo no lo veo, con los calores que ya van llegando.
      Qué curioso, por cierto, que hayas empleado la tan poco común palabra 'arrellanarse', porque la uso en la última parte de la trilogía.
      Quiero aprovechar para felicitarte de nuevo por tu extraordinario relato del mes pasado. Merecías ese reconocimiento, hace tiempo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  10. Carmen Hinojal5/6/16 19:13

    Si Antonio. Me gusta esta forma que tienes de mostrarnos la fragilidad de los cuerpos y la fortaleza de las almas. Precioso, como todos los tuyos que he leido. Me gusta aprender de un buen maestro. Gracias, es un buen micro. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Carmen, muchas gracias. A veces el cuerpo se apaga antes que el alma, como es el caso. Me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Parece que después de sufrir esa "losa de soledad" en sus últimos momentos (y que se supone ya la soportaba hace mucho) va a tener la oportunidad de reencontrarse con alguien. Puede que con su pareja, dado que está abrazado a la foto de boda. Pero seguramente no sea tan previsible la cosa. Esperaremos ansiosos la segunda parte. Muy interesante, Antonio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Juana, en ese aspecto la trilogía es bastante previsible, de hecho adelanto el resultado en el propio título. La cuestión reside en el cómo, y ahí es donde intentaré sorprender.
      Mil gracias por comentar. Un abrazo.

      Eliminar
  12. No sé si el recuerdo que palpita aún es resto de vida o vida que empieza a latir en otra parte...¿Adónde van los recuerdos? Me dejas un pálpito inquietante y ganas de seguir leyendo. Me gusta. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo primero, Manuel. Los recuerdos siempre mueren con el último ser que los almacena. Pero, en este caso, irán al lugar donde ya no serán necesarios.
      Gracias por tu comentario y tus reflexiones.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  13. Bello relato, Antonio. Al protagonista le pesan los recuerdos abrazado a esa fotografía. Parece que certifican su muerte, ¿pero no nos preparas una sorpresa? Los recuerdos siguen latiendo...
    Estoy deseosa de completar la lectura de la trilogía y ver en qué acaba.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los recuerdos no son nada sin alguien que los contenga. Si ellos laten, es porque también lo hace el corazón que los alimenta. Ahí lo dejo.
      La segunda parte describe claramente qué pasó con ese corazón.
      Gracias por comentar, Carmen. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Qué bonito lo has narrado. Los recuerdos se aferran a él a la desesperada en una vida que sin ella, le pesa como una gran losa. Ya solo le queda llevarse esos recuerdos y disfrutar del reencuentro. Un micro lleno de sentimiento. Enhorabuena, Antonio. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es probable que disfrute de ese reencuentro, pero aún le queda una experiencia que pasar.
      Gracias Matrioska, por acompañar siempre a mis relatos.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Ya que los recuerdos pasaron a ser el motor de su vida, solo la ausencia de estos será la señal de su muerte. La trilogía ha empezado triste y melancólica pero el título nos promete un reencuentro, y nosotros, ansiosos y expectantes por leerlo. Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la ansiedad, Salvador. Efectivamente, esos recuerdos fueron un motor que ya casi no funciona, pero sólo casi.
      Gracias por tus palabras. Un abrazo.

      Eliminar
  16. Impactante: "con la soledad aplastándole el pecho" (!!) mientras está abrazado a su foto de boda.
    Un poco desconcertante: "el pulso sumergido bajo su pálida piel"... me genera la duda de si está o no realmente muerto.
    Y más con ese palpitar de los recuerdos, que nos haces sentir a nosotros con esa descripción.
    Bellamente sentido y escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pretendía despejar esa duda con la última frase, pero me están gustando mucho los matices e interpretaciones que cada uno sacáis. Desde luego, si algo abunda en este rincón digital es la imaginación.
      Gracias, M.Carme. Un abrazo.

      Eliminar
  17. Cuando la soledad pesa, oprime el corazón, los pulmones y la vida entera. Te va dejando sin aire, sin latidos... Sólo deseas dejarte llevar por los recuerdos y habitar en ellos, lo demás no importa.
    Un 50 que es una delicia, te quedas atrapado en él y solo sientes lo que tú has querido que sintiéramos. Un lujo leerte siempre Antonio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien recogidas esas sensaciones que regalas en tu primer párrafo. Aunque, posiblemente, el no desee que los recuerdos le aplasten hasta ese punto.
      Gracias Belén, yo sí que me siento halagado.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Mira que se han escrito ríos y mares, e incluso océanos, de tinta sobre la soledad. Mira que son tristes todas las historias sobre esa sensación de estar solo, pero tú lo haces de una forma Antonio, que soy incapaz de describir, nos introduces en el relato de tal forma que respiramos lento, débil y lento, a la par que tu protagonista. Y haces que la soledad del protagonista la sintamos también nosotros como una gran losa que nos aplasta el pecho.
    MARAVILLOSO, de verdad, recibe mis felicitaciones.
    Un beso grande.
    Malu.

    PD. Por cierto, que estoy feliz con esta trilogía, saber que este verano nos vas a dejar otras dos joyas sobre reencuentros, hace que esté ya calculando cuándo te va a tocar otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias de nuevo, Malu. Feliz yo cada vez que descubro tus comentarios junto a mi relato, que son chutes de optimismo en vena.
      Espero que los siguientes te gusten.
      Un besazo.

      Eliminar
  19. Nos aferramos a los recuerdos, en los momentos más terribles de nuestra soledad. ¡Magnífico y bello relato, Antonio! Te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María José. Sí; son el último asidero y a veces el único.
      te agradezco mucho que me hayas dejado tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Antonio, descansa en paz. Lo has conseguido. Un grandísimo relato. ¿Quién dijo que los adjetivos son peligrosos? "Átono", es genial.
    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén, Luis. Después de tu comentario, ya me puedo morir tranquilo, y te doy las gracias por ello.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Sensibilidad, sentimiento y amor, un gran amor. Precioso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, un gran amor, pero también un gran miedo a estar sólo. ¿cuál de ellos es más grande?
      Muchas gracias, Maite. Un beso.

      Eliminar
  22. Muy enigmática la naturaleza de ese rescoldo vital que permanece en tu protagonista. Intuyo que esa imperceptible energía que lo mantiene de algún modo en el mundo de los vivos tiene más que ver con el corazón en su acepción de catalizador de sentimientos que como músculo. Y aguardo expectante, como todos, la continuación de esta saga que promete ser excelente también (aparte de esclarecedora), como las anteriores y como este magnífico comienzo. Es asombrosa la capacidad que tienes para transmitir sentimientos tan tiernos a base de palabras y conceptos nada blandos.
    Enhorabuena, Antonio. Rendido como siempre ante tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La naturaleza de ese rescoldo se deja en manos del lector. ¡Que puntería la tuya cuando se trata de captar la esencia de los escritos, Enrique! Espero que la segunda parte esclarezca que los sentimientos, tan etéreos e inmateriales, también dependen de que un músculo no deje de funcionar.
      Gracias por este magnífico comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  23. ¿Dónde está su mujer? ¿Tiene hijos? ¿Y familia? ¿Y amigos? ¿Dónde están todos? ¡Dan ganas de gritarle para que se levante!
    Tu ritmo es lento, espeso y profundo y frágil y explosivo.
    Anda que no caben historias dentro de esos recuerdos.
    ¡Cómo me gusta leerte, Antonio!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo diré que parece un hombre anciano, aferrado a su última compañía que ya no está.
      Acabará levantándose, seguro, en el segundo relato, y en el tercero, aparecerá ella, pero..., quizás no como piensas.
      Qué cinco adjetivos; no pueden definir mejor lo que pretendía transmitir.
      ¡Dios!, ¡cómo me gusta que me leas!
      Un besazo.

      Eliminar
  24. Realmente eres un genio juntando palabras. Me quito el sombrero. Son puros sentimientos plasmados en 50 palabras. Precioso tu relato, espero que estés entre los finalistas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Olga, te agradezco mucho tantos halagos y tan buenos deseos, aunque el premio de tu comentario es más que suficiente.
      Un besazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!