Puntos en boca

Tan solo, y por toda herencia, unos puntos suspensivos. Los sustantivos, adverbios, posesivos, determinantes, intransitivos... y hasta las onomatopeyas las disfrutó y consumió en vida. No digamos ya los derechos de autor, que los dilapidó por anticipado. Nada dicen los herederos. Pareciera que su muerte les hubiera dejado sin palabras.
Escrito por Rafa Olivares - Web

37 comentarios :

  1. Debió ser buen escritor el protagoniosta de tu relato TAN GENIAL COMO EL AUTOR.
    SALUDOS SIN PALABRAS, POR SI LOS HEREDEROS...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrumado con tu comentario.
      Gracias, José María.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Todo suelen ser alabanzas cuando alguien se va. En este caso sólo puede haber silencio, pero de mediar palabras serían de pura rabia, que la gente es muy materialista. Bien por el escritor, eso que se llevó. Seguro que ninguno de sus herederos se molestó en leerle como merecía, de ahí que los haya dejado mudos, incapacitados para contar historias, algo que nunca te sucederá a ti.
    Un abrazo, Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos puntos suspensivos, bien repartidos, pueden dar para mucho.
      Gracias, Ángel.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Rafa, me parece que el protagonista vivió a su manera sin pedir nada. Ha hecho muy bien de disfrutar en vida y no dejar nada para después de su muerte. Tal y como dice tu título ha puesto, puntos en boca a todos. Le ha dejado sin palabras.
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su último relato lo dejó para que otro lo escribiera; probablemente alguno de los "desherederos".
      Gracias, Pilar.
      Besos.

      Eliminar
  4. Tu autor no sé si se llamaba Blas, pero podía aplicarse el dicho de "habló Blas punto redondo" y además hizo muy bien en dilapidar los derechos de autor.
    Buen relato Rafa, utilizando todos los elementos necesarios para escribir, me ha gustado, te ha quedado redondo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, podría tratarse del mismísimo Blas.
      Gracias, Javier.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Este singular personaje ha puesto un punto y aparte entre la vida y la muerte.
    Muy divertido, Rafa. Enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otros dirían que unos puntos suspensivos.
      Gracias, Vicente.
      Abrazo.

      Eliminar
  6. La herencia de los puntos suspensivos es muy misteriosa..., jajaja. Me ha gustado, Rafa. ¡Cuántos recursos necesita el escritor!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a ver qué se puede hacer solo con unos puntos suspensivos.
      Gracias, María José. Felicidades por Radio Castellón.
      Besos.

      Eliminar
  7. También a mí me dan mala espina esos puntos suspensivos...
    Muy bueno, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inciertos y misteriosos, sí, no es para que los herederos quedaran muy contentos.
      Gracias, Paty.
      Besos.

      Eliminar
  8. Bueno al menos que deje algo para su ahijado, y unos puntos suspensivos vuelta y vuelta... ¡tampoco deben estar mal!
    Me ha encantado tu relato como casi siempre. Y lo sabes.
    Un abrazaco, padrino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para los ahijados preferidos siempre quedará una buena parte, aunque, como en tu caso, no la necesiten.
      Abrazote, Isidro.

      Eliminar
  9. Carmen Hinojal27/6/16 12:15

    Muy bueno Rafa, y la herencia a recibir les va a frustrar un tanto pues no les ha quedado nada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, unos puntos suspensivos no deben dar para mucho.
      Gracias, Carmen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Este relato armónico y ajustado, se pasea por cincuenta con un estilo personal impecable. Felicidades, Rafa. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excesivo lo de impecable, pero se agradece.
      Muchas gracias, Manuel.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Divertido y genial. Enhorabuena.
    Un abrazo, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que te guste, Carmen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Pues mira que a mi me gustan los puntos suspensivos...y mucho, tanto como tu 50. Has conseguido vivir, disfrutar y transmitirnos todas las palabras en la vida de tu micro, bien por ti Rafa.
    Siempre sorprendiendo de manera grata.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan amable y generosa en tus comentarios.
      Gracias, Mª Belén.
      Besos.

      Eliminar
  13. Sin palabras y seguramente con la boca abierta de asombro, habrá que recordarles cuando vuelvan en sí, eso de que en boca cerrada… Bravo por el protagonista y por el autor. ¡Genial y punto! Un beso, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Inés. Más que con puntos suspensivos, a los desherederos se les unieron los labios con puntos zapateros.
      Abrazos.

      Eliminar
  14. punto en boca, que aveces también las cosen en esa hora!, Rafa me encantó. Coincido con Manuel,lo de impecable no le queda grande!, Te felicito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aceptaremos lo de impecable solo en su acepción de que no se le pueden poner pecas.
      Graciás, Sonia.
      Abrazos.

      Eliminar
  15. Original y mordaz, con un toque de intriga suspensiva. Pero lo importante es el mensaje: "yo me lo escribo y yo me lo como", jajaja. Un abrazo, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es; el que quiera cosecha que se dedique a sembrar.
      Gracias, Salvador.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Sin palabras, me has dejado en silencio...pero aplaudiendo.Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo! Ni que fueras potencial heredera.
      Gracias, Maite.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Como una calabaza. Gracias, Enrique.
      Abrazos.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!