Tarde para siempre

El día que vengas a verme y me entregues las flores que nunca me diste, me dirás que guardas los besos que nunca salieron de tu boca y los "te quiero" que se quedaron atrapados en tu garganta, esclavos de tus miedos.

Ese día, sabrás lo mucho que me quisiste.
Escrito por Malu

39 comentarios :

  1. Malu, nunca hay que guardar los semtimientos que uno lleva en su interior, porque luego es tarde, y como muy bien titulas puede ser "tarde para siempre", y luego vienen los arrepentimientos.
    Muy buen título y muy buena frase final, es casi un resumen de todo este bello relato, en el aue narras de forma genial todas esas cosas no dichas, ni hechas en su momento, "esclavos de tus miedos".
    Buen relato, Malu, me ha gustado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces, por tener miedo no se dicen o hacen cosas y luego tienen sus consecuencias. Sería bueno darse cuanta de todo eso antes de que sea "tarde para siempre".
      ¿Aprenderemos alguna vez los humanos de nuestros errores? Lo dudo.
      Un beso grande, Javier y mil gracias por estar siempre en la pole de los comentarios.
      Malu.

      Eliminar
  2. Vengo llorando de otro relato y me encuentro con el tuyo. Esto no es serio, señores. Qué triste seguridad, ¿no dicen que el destino está en nuestras manos? Aunque no sea posible caminar al mismo ritmo, tal vez, la ternura de una amistad sea posible y sustituir las flores y los te quieros por sonrisas y apoyos. Qué cursilada, ni caso que me alteran la primavera y la alergia.
    Precioso, Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso dicen Miss Richmond, que el destino está en nuestras manos y no sé qué cosas más de tú diriges tu vida... Pero debe ser que no nos enteramos bien.
      Por infinitos te quieros, amplias sonrisas y apoyos siempre.
      Mil besos y mil gracias, mi querida "Rich".
      Malu.

      Eliminar
  3. ¿Existirá ese día?. Posiblemente no. Quizás no fue esclavo de sus miedos, simplemente se dejó llevar por la inercia como un autómata, sin ningún sentimiento, en pos de una vida cómoda. Y ella lo fantaseó al máximo.
    Suerte, Malu
    Besito virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que puedes estar en lo cierto Mª Jesús. Hay veces que uno fantasea de más y otras en las que otro se deja llevar por la inercia, mientras pasan los días y así estamos...
      Muchas gracias por pasar y tu comentario con este punto de vista nada lejos de la realidad.
      Besos.
      Malu.

      Eliminar
  4. Lo que se queda sin decir es tintero sin tinta, relato sin palabras, flores sin pétalos, nada vacía de lo que pudo ser.
    Maestra de lo inasible, narras el viso imposible de lo que no no será ni fue.
    Triste y hermoso relato de un tiempo perdido. Besos, Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi te sale un cincuenta Manuel.
      Pues lo que se queda sin decir es un peso muy pesado, que luego hace que corran ríos de tinta, créeme.
      Gracias por lo de maestra, pero creo que aprendiz siempre, créeme.
      Un beso enorme, grande, usted, señor Manuel.
      Malu.

      Eliminar
  5. Que nunca se quede dentro lo que debería salir, pues sólo puede hacer daño. A veces se hace por miedo al rechazo, en cuyo caso, debe superarse y el silencio romperse, sea cual sea la consecuencia. Aunque también es cierto que se pueden dar circunstancias que justifican ese silencio, como que exista alguien más en el corazón de quien se pretende. En todo caso, esa persona que no se comunica sabe bien que quiere a la otra, nadie puede engañarse a sí mismo eternamente. También me atrevo a decir, que la otra, al menos, algo intuye.
    Buen relato y un abrazo grande, Malu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así somos las personas, Ángel, raras por excelencia. Con lo fácil que es demostrar y decir lo que uno siente.
      Y qué cierto es lo que comentas, todo lo que no se dice y queda dentro, sólo puede hacer daño. Aunque tarde o temprano acaba saliendo, pero ¡de qué forma y a qué precio, sobre todo si sale tarde!
      Mil gracias por pasar, querido Ángel, beso bien grande.
      Malu.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Muchas gracias Mila.
      Beso.
      Malu.

      Eliminar
  7. Somos esclavos de nuestros miedos e inseguridades y esto a veces nos hace perder excelentes oportunidades.
    No deberíamos perder oportunidades aunque estas sean para equivocarnos, porque incluso de ahí sacaremos un aprendizaje.
    Muy bonito tu relato, Malu.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso como tú, Olga, que sacaremos un aprendizaje de todo lo que hagamos, sea acertado o no.
      Y esclavos, siempre, nuestros miedos nos dominan y perdemos vivir experiencias maravillosas. Por eso siempre se dice que uno se arrepiente, sobre todo, de lo que no ha hecho.
      Mil gracias por pasar, te mando un beso fuerte.
      Malu.

      Eliminar
  8. Me llega la imagen de un hombre ante la tumba de la mujer con la que en vida no se sinceró, tiene flores en la mano y palabras que se ahogan en su garganta, ante el nudo que le provoca el querer llorar.
    ¡Bellísimo relato!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Yoli, excelente y bella tu interpretación. Perfectamente válida. Y es que hay muchos "te quiero" que se quedan en la garganta y no salen en el momento preciso, aunque de eso uno se da cuenta cuando es demasiado tarde.
      Mil gracias por tus palabras.
      Un beso.
      Malu.

      Eliminar
  9. Me quedo con la interpretación de Yoli y con las opiniones de todos diciendo que es un triste, pero magnífico, relato. Suerte, Malu. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Jesús, me alegra mucho que te haya gustado y que lo hayas interpretado de esa manera.
      Un beso fuerte.
      Malu.

      Eliminar
  10. «Tarde para siempre», pero nunca para leerte, Malu.
    Un cincuenta muy triste el que no dejas en abril, que no todo van a ser alegrías primaverales. Sin embargo, hay un trasfondo de amor sincero en la historia que nos hace reflexionar. Para empezar, quien nos la narra es quien no guarda reproches a pesar de los desplantes sufridos (¿en vida?). No hay recriminación en sus palabras. Al menos así lo quiero ver yo.
    Comparto el comentario, a mi entender muy acertado, de Yoli y quiero resaltar ese precioso título tan bien buscado y esa última frase que nos resume una vida esperando flores, besos, «tequieros»...
    No quiero ser esclavo de nada y por eso deseo decirte que me ha encantado tu cincuenta (esto no es ninguna novedad) y que estás en un momento creativo increíblemente bueno. Así que mi enhorabuena y nos seguimos leyendo. Ya sabes que yo lo seguiré haciendo con rendida pasión por tus historias, tan magníficamente escritas.
    Un beso muy grande, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde para contestarte, José Antonio, ¿verdad?
      Es un cincuenta triste, sí, ya empecé muy alegre en febrero y ahora tocaba la otra cara de la moneda.
      En el micro hay amor de verdad, claro que sí. Y no hay recriminación en las palabras del narrador.
      Me alegra la forma de interpretarlo, que es la que más se acerca a mi idea a la hora de escribirlo.
      Me halagas mucho diciendo que estoy en un buen momento creativo. La verdad es que no sé muy bien si eso es verdad o no, sabes que escribo con el corazón y esto es lo que me ha dictado, a ver el mes que viene y los siguientes... ja, ja, ja...
      Y otra cosa que también sabes es que te admiro muchísimo y que disfruto enormemente con tus historias y tus comentarios. Estoy inmensamente agradecida por todo lo que aportas en Cincuenta y en cierto camarote, señor Barrionuevo, mil gracias, de verdad, mil besos y, por supuesto, nos seguimos leyendo.
      Malu.

      Eliminar
  11. ¡Felicidades, Malu! Veo que tienes por costumbre dejar una huella en cada microrrelato que tejes con un sello propio de pincel fino y bellos matices.

    Me encanta cómo has ido hilando la idea de que a nada que des el primer paso en expresar tus sentimientos, saldrán -como por explosión- el resto que se hallaban profundamente reprimidos. Tan reprimidos que, hasta el que los guardaba, empieza a darse cuenta de lo mucho que la quería, como matizas al final.

    El primer paso sería atreverse a visitar a la persona, luego vendrían las flores, los besos, los "te quieros" y el descubrimiento del amor reprimido. ¡Me quito el sombrero!

    Una historia de desamor muy dura, sobretodo porque ya es tarde ¡para siempre! El tren se marchó ya y la oportunidad se fue y se disipó. Quizás la enseñanza pueda ser que es mejor lamentar algo que se ha hecho que no algo que no se ha hecho. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Enrique, me halagas muchísimo.
      La verdad es que este me salió bien triste. En mi afán de intentar expresar sentimientos puros y muy viscerales, no me quedaba otro remedio que contarlo de esta manera para que llegara al lector.
      Es una historia de desamor y una enseñanza, como todo en esta vida. Pero, ¿aprenderemos los humanos que lo importante es siempre expresar lo que sentimos, sin dar rodeos? No lo sé.
      Mil gracias por pasar Enrique, cada vez me alegro más de tenerte por Cincuenta.
      Un beso.
      Malu.

      Eliminar
  12. Creo que todos nos podemos ver reflejados en este microcuento, y no sólo en cuestiones de amor, sino en otras muchas cuestiones de la vida en las que no supimos encontrar la valentía para hacer lo que nos pedía nuestro ser más íntimo, pues nadie es valiente siempre, todos tenemos puntos flacos, aunque es cierto que el protagonista de tu microcuento es todo un campeón en ese aspecto.
    Por otra parte, a ese protagonista procastinador, tímido, o cobarde a secas, se le puede ver como al enamorado que nunca se atrevió a decirle a la mujer que amaba lo mucho que la quería, o como a la pareja de la narradora del microcuento, la cual se queja de su inanidad; sea lo que fuere, es evidente que, seguramente, se ha perdido lo mejor de su vida por esas carencias afectivas, por esos miedos, los cuales, por otra parte, todos tenemos, y que son tan paralizantes y odiosos.
    Y lo peor es que suele pasar lo que cuentas en tu historia que, cuando el cobarde de turno –y aquí puede entrar cualquiera- se decide a dar el paso, el tren ya se ha ido, la oportunidad ha pasado para siempre, y no queda más que remordimientos y tristeza.
    En fin, la vida tiene tantas celadas y nuestra inteligencia y voluntad suelen ser tan escasas, que muchas veces obramos en contra de nuestro propio interés.
    Gran microcuento, Malu, un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Malu, es un texto bellísimo sobre un amor que pudo ser y no fue. El protagonista, preso de sus temores, perdió para siempre la oportunidad de expresar sus sentimientos. Y es ahora cuando lo sabe. Arrepentirse de los errores cometidos es humano; arrepentirse de lo que no nos atrevimos a expresar o hacer es un tormento.
    Magnífico micro. Me ha encantado. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Eso me recuerda a un poema que escribí de adolescente.
    "Ella siempre quiso bailar
    Pero él nunca acertó con la canción...
    De todos a los que nunca quise,
    Tú siempre fuiste mi favorito".

    Tu micro me trajo un recuerdo. Que más le puedo pedir... Un beso Malu.

    ResponderEliminar
  15. Pilar Fernandez12/4/17 19:48

    Malu, precioso relato! Tiene un sabor a: ¡Tú te lo perdiste! Lo disfruté. Un abrazo desde Uruguay

    ResponderEliminar
  16. No sé, Malu, si ese día llegará: hay cosas que se acaban perdiendo de tanto guardarlas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Cuántas veces nos arrepentimos de esa oportunidad, que por un motivo u otro, dejamos pasar, porque las oportunidades, sobre todo en el amor, tienen fecha de caducidad, y es una pena cuando eso sucede.
    No me queda muy claro cuáles son, o fueron, los sentimientos de la protagonista; si de su parte también había amor o sólo lamenta haber perdido la oportunidad de rechazarlo, porque habrás de reconocer, Malu, que tu prota podía haber tomado la iniciativa y darle el empujón inicial que el pobre tipo necesitaba. Jaja.
    Magnífico micro, Malu.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Malu, la vida pocas veces suele dar segundas oportunidades y me parece que tu protagonista lo tiene muy claro. Él no supo amarla cuando tuvo la ocasión y ella no lo aceptará en el caso que vuelva.
    Buen micro lleno de desamor.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
  19. Me habría arrepentido de no leerlo. ¡Me dejas pensando mucho mujer! Quisiera que cierta persona lo leyera, seguro se vería reflejado en él. Pero como no le gusta leer, un día espero en Dios leerlo para él. Me encanta...muchos besos Malú. PD: si Dios me permite casarme y ser madre en algún momento de mi vida, a mi hija le pondré Malú.

    ResponderEliminar
  20. El doble sentido del título es perfecto para tu relato. Me gusta muchísimo, ya te lo he dicho por ahí, Malu
    Me parece perfecto desde la primera palabra a la última.
    Besicos, amiga.

    ResponderEliminar
  21. Precioso, Malu. Me ha encantado cómo has planteado la nostalgia del ser querido que se fue (yo lo interpreto como un fallecimiento), y al que no llegamos a trasmitir nuestros sentimientos como hubiéramos deseado.
    Un relato que hace pensar. Enhorabuena.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. A veces nuestro miedo a ser vulnerables, a mostrar nuestros sentimientos hace que perdamos el gran privilegio de ser felices, de abrir nuestro corazón y expresar nuestros sentimientos. Es triste darse cuenta de lo que se ha perdido cuando ya no hay solución y saber que ni siquiera has intentado luchar y defender lo más importante que tuviste en tu vida. Gran relato, muy bien ejecutado...he sentido todo ese dolor y desesperanza.

    Besos guapa

    ResponderEliminar
  23. A veces pienso que no debería callarme lo que siento, al igual que le ocurre a casi todo el mundo, y cuando leo relatos como el tuyo, Malu, me reafirmo en mi pensamiento. Muy bello, amiga.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Qué bien retratado el amor que nunca amanece, relegado por la cobardía a los suburbios del miedo.
    Los besos guardados acaban soltando hiel, un veneno más demoledor que el 'no' más tajante.
    Relato poderoso y visceral, en el que se siente la rabia de la protagonista y el infierno del miedoso, gracias a la maestría de la escritora.
    Un relato excelente, Malu. Enhorabuena.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  25. Jajajaja, muy bueno el relato Malu, la esperanza en el amor es un desastre a veces, mira cuantas personas hay con frases como "no lo volverá a hacer" y otras similares, muy en la onda del personaje de tu relato.
    Un beso enorme y mucha suerte en la copa entc.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  26. Seguro que hay muchas personas que se sienten reflejadas en tu relato. Relaciones que nunca se dieron por falta de decisión o valentía, y ver un día que ya es demasiado tarde. Muy bien contado, Malu. Felicidades y abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Una obra de arte. Cuántas veces nos habremos arrepentido de no dar un paso adelante por timidez o cobardía. Esos sentimientos que escribes, como siempre con ese enorme corazón, no los podrías haber expresado mejor. Me pasa una cosa cuando escribes así, con las entrañas, lo transmites y a mí me emocionan enormemente tus relatos. Y me dejan una sensación placentera, como cuando has leído un libro que te ha marcado. Creo que has llegado a un punto en el que tu escritura ha alcanzado un nivel impresionante, y lo que más me gusta, es que hace sentir, recordar, soñar... y es que cuando se deja el alma en lo que escribes, como tú haces, el resultado es llegar a lo más hondo de los que te leen.
    Gracias por darlo todo y hacerlo tan bien. Por transmitir tanta belleza y recordarnos lo mágica que es la gran literatura.
    Un besazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!