Caricia de luz

Las lágrimas se detuvieron por un breve instante. En un abrazo, encontró aquello con lo que su adolorida alma soñó tanto tiempo. ¿Qué importaba cuánto duraba ese momento? Sentir por unos minutos la caricia del sol era cien veces mejor que resignarse a pasar la vida entera entre las sombras.
Escrito por Patricia J. Dorantes - Facebook

9 comentarios :

  1. Un canto a la esperanza es lo que nos dejas. Un poco de luz y calor, humanos o no, consiguen aplacar los dolores y la oscuridad. Buen relato, Patricia. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  2. Poético canto que simboliza la plenitud vital, el absoluto, el paroxismo. Un instante es suficiente para colmar un alma sencilla.
    Muy delicado, Patricia. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Cuánto ayuda un simple gesto de cariño, un abrazo sencillo! ¡Tanto como ese sol que acaricia nuestra piel, rescatándonos de las sombras!
    Cincuenta exquisito el que nos dejas, Patricia. Por cierto, es tu primer relato en este rincón literario que abre sus puertas para que nos sigas deleitando con textos tan deliciosos como este u otros de temática bien distinta. Así que ¡¡sé bienvenida!!
    Saludos muy cordiales.

    ResponderEliminar
  4. Un micro insólito. Alguien que vive en las sombras recibe, durante unos instantes, la caricia del sol. Hay que aprovechar esos breves momentos de dicha. Evocador.
    Saludos, Patricia

    ResponderEliminar
  5. Siempre hay que aferrarse a lo que nos aporta luz y huir de las sombras.
    Una caricia de luz muy calurosa y cariñosa.
    Enhorabuena, Patricia.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias a todos por regalarme un poco de su tiempo. No tengo palabras para expresar lo mucho que signican sus palabras.

      Eliminar
  6. Buen comienzo para salir de las sombras: apreciar la belleza de esa luz, aunque sea fugaz.
    Una pequeña y delicada joya, Patricia.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!