El extraño caso del manuscrito que vino de Arkham

No era propio de Lord Durand saltarse el té. La señora Wollstonecraft, el ama de llaves, acudió a la sala donde solía encerrarse a leer. Llamó, abrió la puerta e, inmediatamente, la cerró con doble vuelta de llave. Todavía hoy sigue negando la existencia de una biblioteca en la mansión.
Escrito por Patricia Richmond - Web

65 comentarios :

  1. Algunos, desde nuestra modestia, por mucho que intentemos hacer pinitos en el lado oscuro, siempre estaremos a años-luz y más allá de los grandes del género, con Lovecraft a la cabeza. Un espacio al que sí logra llegar una y otra vez (realmente, vive en él) una escritora a quien aprecio y admiro, cuyo apellido ya dice mucho sobre sus inquietudes literarias. Soy consciente de que, por puro desconocimiento (necesitaría otra vida paralela o dos para ponerme al día en todo lo que quisiera) hay detalles de este relato que se me escapan, pero sí que soy capaz de apreciar y disfrutar de la capacidad de la aludida narradora para crear ambientes tenebrosos. El escritor Lord Duran, a merced del poder de un manuscrito procedente de una ciudad muy literaria, es transportado a una inquietante biblioteca que no existía. Ahí es nada. Yo también hubiese cerrado la puerta con doble vuelta de llave, o igual me hubiese adentrado en ese interior, aún a riesgo de no salir nunca, si supiese que ella estaría por allí para guiarme. Por desgracia, a mí no se me ocurren historias como ésas, pero creo que sé valorar el mérito que tienen y, sobre todo, apreciar a quien las escribe.
    Ahí va un abrazo especial y todo mi afecto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ilusión y qué lujo coincidir el mismo día contigo y con Malu. Señor modesto, muchas gracias por tus bonitas palabras. Deja la puerta cerrada y vámonos con nuestra amiga a dar una vuelta por el fondo del mar, a ver si encontramos las llaves de la otra dimensión, esa en la que los fantasmas, las criaturas del inframundo y las hadas viven en paz y armonía. Y los problemas diarios, que se queden un ratico debajo de la cama.
      Un besazo enorme.

      Eliminar
  2. Terrorífico, gótico y enigmático relato digno del mismísimo Poe. Qué maravilla. El que se rinde a tus pies soy yo, Lady Richmond.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. daCasa, dejó usted el listón muy alto el mes pasado y había que intentar llamar su atención. Si lo he conseguido, misión cumplida y más contentísima que unas castañuelas en la ofrenda del Pilar.
      Besos.

      Eliminar
  3. Hoy estoy un poco vago, por lo tanto, suscribo lo dicho tan acertadamente por Ángel y Fernando. Sigue así, Patricia. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón, qué vagancia de comentario, Jesús.
      Como castigo te nombro Guardián de la Puerta. Ahí quieto parau hasta que se abra. Si sale el amigo Durand de forma identificable, silba dos veces. Si sale "algo", no te pares a silbar, ¡Corre!

      Eliminar
  4. Miss Richmond confieso que, como soy tan miedosa, no soy aficionada a historias como las que propones, solo por obligación leí a Poe (en inglés) y aunque me gustaron sus cuentos, luego soñé unas cuantas noches con alguna de sus historias. Pero contigo... querida... contigo voy de la mano donde haga falta, a la biblioteca de la mansión, a la habitación de la señora Wollstonecraft y, si hace falta, me meto hasta debajo del escritorio de Lord Durand. Pero por favor, si leemos el manuscrito de Arkham, tú a mi ladito, que no respondo de mí...
    ¡Grande, Rich! Me quito el sombrero y te mando mis felicitaciones.
    Besos mil.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Malu, he propuesto a nuestro vecino de día que nos vayamos de paseo a tu mundo submarino. ¿Estará detrás de mi puerta? ¿O nos encontraremos ahí al fantasma del bucle de Ángel? Seguro que los tres relatos están conectados en la otra dimensión. Todo se arregla con unos tragos de licor de huevo, la bebida favorita de Poe, dicen. Apuremos la botella entre los tres y abramos la puerta.

      Eliminar
  5. Mira que hacerme hablar... con lo que yo soy...
    Si tuviera 13 años y me encontrara este relato en un libro lleno de polvo en casa de mis abuelos, pondría HP Lovecraft en la portada y te aseguro que no dormiría hasta acabar de leer el libro entero. Ya me pasó una vez ¿Seguro que no eres él?

    Simplemente, ¡me encanta!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, yo me leí de un tirón las aventuras oníricas de Randolph Carter una noche, a la luz de una vela, en una masía abandonada del Ampurdán. Qué momentos. HP no creo que entrara en mi cuerpo, pero algún gugo que otro, no te digo yo que no.
      Tú, seguro que sí que te atreves a venirte conmigo a ver qué hay detrás de esa puerta. ¡Vamos!

      Eliminar
  6. Nos metes en el mismo relato, título incluido, la ciudad creada por el gran Lovecraft, a la mismísima madre de Mary Shelley, famosa filósofa y luchadora por los derechos de la mujer, y a Lord Durand ¿guiño a cierto escritor que pasea por aquí?, lo mezclas todo y sale el alma de Vanessa Ives en un relato digno de la mejor selección de terror de la editorial Valdemar, que tanto le gusta a nuestro Durand.
    ¡Fantástico!
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Matrícula de honor para Pablo! Lo has acertado todo, guiño incluido al querido Jean. ¡Prohibido avisarle! Dejemos que salga por la puerta cuando esté preparado... Preparado él o nosotros, para asimilar lo que tenga que contarnos y las condiciones en que venga.
      De momento, si os lo encontráis, no le déis de comer a medianoche.
      Besote, Pablo.

      Eliminar
    2. Pues ya me aviso un cuervo poeta...
      Imposible que el gran Pablo se le escaparan los detalles. Y muy cierto, ya podríamos leer a Patricia Richmond en una selección de cuentos góticos de la editorial Valdemar, sería una delicia!

      Eliminar
  7. Patricia y para redondear el día apareces tú. Yo no entiendo, ni sé tanto de esos títulos y autores que te han nombrado mis antecesores. Sí que me he dado cuenta de ese guiño a Jean y solo por eso es un gran relato.
    El enigma de esa habitación es lo que me intriga, ¿que habrá en su interior?
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, desengáñate, los que sabemos de esos títulos es que fuimos niños raros, de los que preferían pasar el recreo leyendo libros extraños y se quedaban en casa los domingos viendo los programas del doctor Jiménez del Oso. Tu curiosidad tiene fácil remedio. Sujeta al ama de llaves, Sra. Shelley de casada, mientras le robo la llave y entra conmigo a ver qué se cuece ahí. Dile a Pilar que no te espere para cenar y que atranque la puerta de la calle, por si vuelves...

      Eliminar
  8. No he leído mucho a Lovecraft, pero uno de los libros que me marcó de jovencita, por el miedo que pasé al leerlo, fue "El caso de Charles Dexter Ward". No sé si esa señora Wollstonecraft, ama de llaves, es la que luego fue escritora... No me extraña, en una casa donde el señor se encierra con doble vuelta de llave a leer ese terrible manuscrito, se tiene una que inspirar mucho jejeje. Muy sugerente y misterioso, Patricia. Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juana. Si el ama de llaves, después de lo vivido y visto en esa casa, se mudó a Villa Diodati, una mansión tranquila en la que pudo descansar los nervios escribiendo bellos relatos, como el de su entrañable criaturita, Frankestein.
      Dado tu curriculum, quedas enrolada en el equipo A que va a derribar la puerta. Vente con una estaca y una ristra de ajos, por si acaso.
      Besicos.

      Eliminar
  9. Todo esto me lo he perdido por miedosa, ja,ja,ja. Leeré y leeré y la puerta derribaré.
    Que sepas, el relato me ha dejado con una curiosidad inmensa y con muchas preguntas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por fin una valiente! Tú ve a derribar la puerta, que nosotros te esperamos debajo de la cama. Si te meten para adentro, grita, que podamos oírte para largarnos rápidamente.
      Si no vuelves, no te preocupes: te dejaremos que mandes tus relatos a través de la ouija.
      Besicos.

      Eliminar
  10. Por un momento pensé estar leyendo un cómic gótico en algún lugar recóndito. 50 palabras que me sacaron de este mundo y me helados la sangre. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un "sensitivo", muy bien. Se va completando el equipo de cazafantasmas. Seguro que tienes habilidades de médium. No temas, no te voy a obligar a traspasar la puerta, pero tendrás que gritar por la cerradura: "Ve hacia la luz "... y ya nos contarás, que los demás nos vamos a cenar a un italiano, que les gusta el ajo. Abrazos.

      Eliminar
  11. Llegar tarde a esta merienda tiene sus ventajas. Ahora lo sé todo sobre el relato y, fíjate, que casi todo se me escapaba, pues no tengo demasiado tratados/leídos a los referentes literarios de tan espléndido micro. Sí que sospechaba el guiño, pues de cincuenta en cincuenta en el aire de la página van quedando destellos y vibraciones de unas y otras voces que, alguna vez, se materializan en doble fondo que portan los relatos.
    Un abracito apretao y un taconeo pa que no declina la fiesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel. Sí, es un guiño que no sospecha su protagonista. Por eso, como ya he dicho, no le deis de comer después de medianoche ni le bañéis. Me lo dijo el mensajero que trajo el manuscrito. Pobrete, ahora que lo pienso, tendrá hambre, que no se ha tomado ni el té. ¿Qué comerá una descarnada alimaña de la noche? Echame una mano, a ver si se entretiene.
      Besos.

      Eliminar
  12. Pues otra que llegando tarde, le sirve para desayunarse con los entresijos de tu micro.
    Esa misteriosa biblioteca no deja pasar la luz... miedo me da. Pero si hay que ir se va. Que para eso los maños decimos aquello de... chufla chufla... que como no te apartes tú jeje

    Felicitaciones máximas por tu micro! Nivelazo... le ponéis a este lugar! Orgullo poder leeros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eres maña! ¡Yo también, aunque no se me note nada! Pues nada, paisana, vamos a secuestrar el tren Chuchú del Parque Grande y vamos a toda máquina a derribar esa puerta. Muchas gracias por enrolarte voluntariamente.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. No estoy nada puesta en este género literario, pero tu relato me ha impresionado, Patricia. Tienes una habilidad impresionante para incitarnos a que nos acerquemos al lado oscuro, que traspasemos el umbral y nos sumerjamos de cabeza en las historias que creas.
    Un abrazo, Patricia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Asun. No te vayas muy lejos, que se oyen ruidos extraños dentro de la biblioteca, algo así como un taconeo. No recojas el traje de flamenca y ven, que te necesitamos para que te comuniques bailando con lo que haya ahí adentro. Mira que si el pobre Jean se ha convertido en Camarón... Creo que hay una profecía que dice que volverá.
      Abracicos temblorosos.

      Eliminar
  15. Y si resulta que Lord Durand estaba absorto en la lectura del manuscrito y la petulante señora Wollstonecraft al abrir la puerta y ver que él había despreciado sus scones, lo atrancó con doble vuelta?

    Pero si no fuera así y algo terrible se oculta entre los libros ¡Juntémonos! y lo atacáis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería una explicación. ¿A qué mujer le gusta que desprecien sus scones? Yo, personalmente, es algo que no puedo soportar. El último que se atrevió a despreciármelos no ha vuelto a dormir una noche entera de un tirón. Pesadillas, dice.
      Enrolado quedas, mi valiente amigo. Tráete un spray de agua bendita, que no tenemos aún.
      Y abracicos.

      Eliminar
  16. Lord Durand, nuestro amigo, aún no se ha manifestado, absorto como está en la lectura del manuscrito. El ama de llaves lo ha dejado encerrado en la misteriosa biblioteca. Pero aquí tus lectores, Patricia, deseamos saber qué está ocurriendo tras la puerta cerrada, así que esperamos que nos guíes entre el polvo y las tinieblas.
    Adorable ambientación gótica y homenajes literarios varios, incluido nuestro admirado Durand. Una delicia de relato. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Ya se ha manifestado y dice que está bien. Aunque no sé, yo creo que no era él. Le salían unos tentáculos verdes de las orejas y yo no recuerdo que los tuviera antes. Pero es que como soy tan despistada, igual son de nacimiento y no me había fijado. Cuando se vuelva a manifestar en el espejo del baño le preguntaré.
      Besicos.

      Eliminar
    2. Perdón por comentar en el relato de Patricia. Gracias por tus bellas palabras hacia mi Carmen.
      Un beso grande.

      Eliminar
  17. ¡Cuánto misterio tan bien sugerido,querida Patricia! El personaje clásico del ama de llaves siempre me ha entusiasmado y, como no podía ser de otro modo, tu magnífico microrrelato, también.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, gran personaje el del ama de llaves, plagiado y vituperado en otros ámbitos... Anoche soñé que volvía a Manderley... ¿Será esa la mansión del relato? Tal vez deberíamos dejar que siga guardando la casa y el regreso de su señor. Seguro que sabe lo que más nos conviene a todos.
      Un abrazo, María José.

      Eliminar
  18. Patricia, ¡vaya regalazo que le has preparado a Lord Durand! Estoy segura que le va a encantar, con todos esos personajes a los que haces protagonistas de tu micro y que pertenecen al lado oscuro. Solo te puedo decir que "me ha intrigado". Y ahora ¿como duermo yo?. Jajaja
    Un placer leerte, a pesar del miedito que me has dejado en el cuerpo...
    Besicos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, para dormir tranquila te aconsejo que mires, lo primero de todo, debajo de la cama. Si allí no hay nada, abre el armario ropero. Revisa cada percha, cada balda y cada esquina oscura. Si ahí tampoco encuentras nada, sigue con los cajones de la cómoda. Vacíalos todos y aprovecha para ordenar y tirar. A eso de las tres de la mañana, recena. Desvelada como ya estarás, limpia el baño y pasa la aspiradora. Y, a las 8 en punto, a la cama, a dormir como un bebé. No te preocupes, si viene algún monstruo, ni te enterarás.
      Besotes.

      Eliminar
  19. Qué mosqueo el de tu micro, y qué bien le quedan los tes de las cinco a estos ambientes. Siempre hábil, insinuando más que diciendo, haciendo que otros juntes las piezas; qué habil y qué suerte.
    Gracias por el texto que es un regalo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hala, Luisa. Me emociona que me diga eso una maestra como tú. Te necesitamos como capitana de la expedición, que somos todos de valor controlado y nadie quiere abrir la puerta.
      Un abrazote.

      Eliminar
  20. Por favor, abridme que me he quedado con Mortimer y Mary se hace la loca!
    Que intrigante relato... queiro que me expliques el final, si es que puedo salir de la biblioteca.
    El miedo no me dej escr...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isidro, criatura, ¿cómo has ido a parar allí? Mary sí que se hace la loca, que no quiere decirnos dónde ha escondido la llave y la puerta no hay quien la tire. Aguanta y aprovecha para leerle tus relatos a tus acompañantes. ¡Estáis todos encerrados y no escaparán!
      Sigue escribiendo y ya nos contarás.
      Abracicos.

      Eliminar
  21. Un micro policíaco de lo más Victoriano. Has desatado mi imaginación, con mil fantasías.
    ¡Contigo, no hay quien pueda!, Patri.
    Besitos y abracitos virtuales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, sí que hay quien puede, sí. En realidad, llevo tanto tiempo sin atreverme a salir de la mansión que ya no recuerdo cómo era el melodioso canto de los cuervos. ¿Me echarán de menos?
      Sigamos imaginando, amiga.
      Un beso.

      Eliminar
  22. Oh que maravilla de texto Patricia!, 50 palabras de puro relato gótico. Poe, Shelley, Lovecraft y hasta diría Machen. Me encanta!!! apenas vi el título pensé que se las traía, luego al ver a la autora, no dude de la maestría, y al leerlo, descubrir el homenaje que me haces, me ha hecho enamorarme más aun. Todos los detalles son maravillosos, el ama de llaves, el lord, Wollstonecraft, Arkham, la biblioteca, la visión que la hizo tomar la decisión de cerrar la puerta... De seguro, producto de la lectura de los libros ocultos de su biblioteca, es que volvieron al guapo protagonista una criatura abyecta y horrible, una masa abominable con vagas formas humanas, de esas que hay que mirar con el rabillo del ojo para no perder la cordura. O bien abrió una puerta dimensional hacia la maldita ciudad de R'lyeh donde conviven el Gran Dios Pan, Cthulhu y otros seres que de solo nombrarlos erizan la piel.
    Mi queridísima Patricia, si que me has sorprendido con tu relato (no me lo hubiera esperado nunca), lo agradezco mucho y lo disfruto mucho más aun. Te mando un beso y un abrazo desde Chile a España (pasando por el triangulo de las Bermudas, para llenarlo de misterio) con todo el cariño del mundo.
    Ahora puedo volver a mi pequeña biblioteca a leer un poco, hoy me toca de lectura los libros "Picatrix", "Volnich" y "Las Estancias de Dzyan", antes de la la hora del té.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De verdad he conseguido sorprenderte? ¡Lo que me costó escribir un relato que estuviera a la altura de tu regalo! ¡Cuántas noches en blanco, cavilando! Querido Jean, tú eres el dueño de esta historia y, por tanto, a ti corresponde escribir su final. ¿Qué había en la biblioteca? Aunque, ¿por qué desvelarlo?
      Cada vez que pase sobre la mansión, a lomos de mi dragón, saludaré a los gatos del tejado, para que se acerquen a la puerta cerrada y te maúllen que la Khalessi de Ciencuenta Palabras te manda recuerdos.
      ¡Un abrazo mágico, Jean!

      Eliminar
  23. Como todo buen truco de magia, el relato es un delicioso preparativo para depositarte primero en el deleite y después en el desasosiego, al seguir escuchando la voz temblorosa del ama de llaves cada vez que se ve obligada a negar una existencia que sus ojos, extraordinariamente abiertos, recuerdan titilantes.
    Y así de abiertos han quedado los míos al leer esta fantástica composición fantástica, con merecido homenaje incluido, y disfrutar una vez más de tu capacidad para componer ambientes tan monumentales.
    Ahí va mi abrazo reverencial, querida Patricia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta lo del truco de magia. Qué más quisiera yo que saber sacarme de la manga, nada por aquí, nada por allá, relatos que asusten como manda el dios Chuthlu.
      Te devuelvo el abrazo, la reverencia y te mando recuerdos del ama de llaves, que dice que te pases que te invita a una taza de té. Entra sin llamar y no te preocupes por los tentáculos que avanzan por el pasillo, son de casa.

      Eliminar
  24. Está meridianamente claro que si hay un manuscrito de por medio y que su procedencia es de donde se dice que es, admirada Patricia, entonces aquí tenía y tiene que pasar algo. Y este algo no puede ser muy normal. Pero también está claro que esto de la lectura puede tener sus efectos secundarios. Que sean perniciosos o no, yo no estoy capacitado para decirlo.

    Confieso que no soy lector de novela gótica ni del XIX (me quedé en Poe y en 'El monte de las ánimas', y no es lo mismo, seguro que no). Eso sí, leyendo tu misterioso e intrigante relato, mis Richmond, descubro la facilidad que tiene usted para deslumbrar a la concurrencia cincuentista y además lo hace de una maravillosa manera.
    Vaya mi aplauso más sonoro, entonces, y mi más sincera enhorabuena por su propuesta literaria de este mes. Una cosa más: ¿sería posible visitar esa biblioteca aunque en ello me vaya el resuello?

    Nos seguimos leyendo, porque para mí es un placer leerla, algo que es de agardecer por mi parte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, ya que os ha gustado tanto el misterio del manuscrito voy a organizar una visita guiada por la mansión.
      Programa:
      - 09:00. Recogida de visitantes en el punto de encuentro: Fuente de las calaveras, en el cementerio privado de la familia Durand.
      - 10:00. Recorrido del laberinto encantado del jardín y foto de familia de los supervivientes.
      - 12:00. Visita a la cocina, donde la Sra. Wollstonecraft nos enseñará su famosa receta de scones.
      - 14:00. Comida de hermandad con los fantasmas de la mansión.
      - 17:00. Recorrido por la bodega y cuentacuentos sobre los empalados allí presentes.
      - 19:00. Visita a la biblioteca, donde Lord Durand nos deleitará con la narración de sus aventuras por el inframundo y nos invitará a leer su manuscrito.
      - 21:00. Cena y baile de disfraces.
      - 24:00. Salida pitando antes de las campanadas de medianoche. No se esperará a los rezagados.

      Os podéis apuntar mandando un email al bibliotecario.
      ¡Nos vemos, J.A.!

      Eliminar
  25. Tras todos los comentarios que me han antecedido, poco podría añadir, sobre todo tras el comentario final de Jean que es un gran especialista en estos temas y géneros, y que, por haber osado hace un personaje literario con una de las más eximias componentes de esta página, se ha convertido él mismo en un personaje, y es que todo es posible en el mundo de la fantasía.
    Del microcuento me gusta la metaliteratura que se respira, me gustan los homenajes que has hecho a una pléyade de escritores, incluso a varios que sin estar están, y me has recordado muchas lecturas, algunas de ellas ya me quedan lejanas y, quizás, no estaría de más que volviese a ellas, pero la lista de tareas que tiene uno pendientes cada vez es más larga, y mucho me temo que la mayoría de las cosas que desearía hacer se van a quedar para sucesivas reencarnaciones, o tendrán que hacerlas otros por mí.
    Ahora, quizás, haya que buscar un detective que esté a la altura, para que investigue ese extraño caso del manuscrito que vino de Arkham, pues no sé si nuestro pobre Jean estará alimentándose de libros tanto física como mentalmente, y creo que urge el que alguien vaya a rescatarlo.
    Y para acabar, lo haré con un pareado: Leer a Patricia / es una delicia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué idea! Gracias a Pablo sabemos que Sherlock Holmes se encuentra en el más allá. Voy a encargarle que resuelva el caso, que allí donde está ahora tiene que estar muy aburrido. Y seguro que agradecerá el reto, que hay que reconocerle que el profesor Moriarty nunca ha estado realmente a su altura. Si acaso, la malísima de Irene Adler, pero eso, fue otra historia...
      Aguanta, Jean, que Sherlock va al rescate.
      Gracias, Enrique.

      Eliminar
    2. Gracias Enrique por tu comentario, por lo de especialista y lo personaje literario.
      Recomiendo que más que mandar a Sherlock en mi búsqueda, elijan a Fox Mulder y Dale Cooper que pueden acercarse un poco más a la verdad.
      Saludos!

      Eliminar
  26. Siendo un manuscrito encontrado en Arkham, podemos imaginar lo que encontró la señora Wollstonecraft en la biblioteca. Esperemos que guarde bien la llave y no vuelva a ser abierta nunca.
    Enhorabuena por tu lovecraftiano micro, Patricia.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Plácido. Pero ya ves cómo es la peña. Hay que entrar en esa biblioteca y ver qué esconde, sí o sí.
      ¿Te apuntas a la visita guiada?
      Abrazos.

      Eliminar
  27. Que conste que antes de leer a los compañeros que me preceden ya me había parecido que ese Lord Duran era, efectivamente, Lord Duran.

    Hecha esta excusatio non petita, me confieso pecador empedernido de los relatos de Mrs. Richmond, de sus ambientes oníricos, de sus realidades mágicas, de su fantasía supraterrenal, pero no me da la gana de hacer propósito de enmienda.
    Beso besuscrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carles, eres el primer hombre que me da un beso besuscrito. ¡Mola! Lo que no entiendo es que haya tenido que ser por dar miedo. Así que, decidida a ganarme más, el mes que viene os deleitaré con otro relato pasmante. Igual me he pasado, ahora que lo recapacito y ya lo he mandado.
      Alea jacta est, señor abogado. Espero que me defiendas en caso necesario. Señores del jurado, yo sólo quería besos besuscritos...
      Un puñadico para ti.

      Eliminar
  28. Qué impresionante relato. No tiene desperdicio y los comentarios son un lujo.
    Te han dato hasta besos besuscritos. Te corresponden también manuscritos, por supuesto.

    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ya ves qué poco miedo doy. El maestro Lovecraft debe estar dando tumbos de indignación. ¡Utilizar su universo para coleccionar besos!
      Añado los tuyos manuscritos a mi cofre del tesoro.
      Un Abrazo, Lu.

      Eliminar
  29. Felicidades Patricia por tu micro. Original, con suspense y con toques de terror. Yo no intentaría asomarme a esa biblioteca por miedo de lo que pueda haber dentro. Prefiero quedarme con las ganas de saberlo porque como dé rienda suelta a la imaginación no duermo en tres días. Que permanezca bien cerrada y con doble vuelta de llave.
    Enhorabuena por el ingenio que has dejado plasmado en el 50.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miedica... pero te comprendo. Además, alguien tiene que quedar para seguir escribiendo relatos y manteniendo la página. Sólo una cosa: si en dos lunas no sabes nada de la expedición cincuentista, pon una esquela, 50 palabras para recordarnos. Y unas misas por nuestras almas atormentadas.
      Gracias, Enrique.

      Eliminar
  30. Por los comentarios veo que tu relato está lleno de guiños (alguno tan entrañable como el dedicado a nuestro apreciado Jean Durand) y alusiones. Conocer todo eso lo enriquece, aunque es cierto que su lectura resulta muy placentera también desde el desconocimiento. Tu prosa gótica, cuando tú eliges que lo sea, siempre es extraordinariamente sugerente y bella.
    Un abrazo, mi admirada Patricia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, necesitamos un cronista. Alguien tiene que dejar constancia escrita de lo que nos encontremos detrás de esa puerta. No puedo pensar en nadie mejor que tú, querido amigo. Ven. Date prisa. El lamento del interior de la biblioteca se ha convertido en una risa histérica hace un par de horas. La señora Wollstonecraft se ha encerrado en la bodega y creemos que se ha atizado toda la reserva privada de brandy de Lord Durand. Algo araña la puerta y, si la Virgen de los Desamparados no lo evita, puede desmoronarse en cualquier momento. Ven y pasa sin llamar, te esperamos frente a la puerta.

      Eliminar
  31. Tus historias y personajes me son tan familiares, que siempre me transporto a una cadiera junto al hogar, donde allí tu voz vibra siempre acompasada, y es como estar en casa. Esta noche, papá Polidori se me ha aparecido en sueños y me ha hecho una advertencia, que paso a detallar para conocimiento general: ¡Cuidado con Patricia!. También me ha dicho unas cosas enigmáticas sobre una mansión, no se qué de “no despiertes a la serpiente” “no dejes al perro fuera cuando llueve”, o algo parecido. Respecto a lo primero, como ya sabes que yo soy muy echada pa’lante, que sepas que no te tengo miedo, ni a lo que salga de la biblioteca tampoco. Me apunto a la expedición, ¡faltaría más!.. A la visita guiada también, disfrazada convenientemente, pero ya puedes suponer que cenar, cenaré poquillo, y antes de medianoche partiré en roja nebulosa, porque los brebajes adulterados y apestados no me sientan bien. Un fuerte abrazo. Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué quieres que te diga? Así me educó papá Caligari, pero ven sin miedo a la visita guiada, que la serpiente, después de colarse por debajo de la puerta de la biblioteca, volvió a salir y no la hemos vuelto a ver. Sospecho que está escondida en la bodega, cerca del tonel de amontillado.
      Besicos, Cristina.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!