La búsqueda (En el fondo I)

Traído con el viento, como un susurro, le fue ordenado bajar hasta lo más profundo del océano para hallar la solución al problema.

Y así, buceó conteniendo la respiración. Consiguió su objetivo, encontrando el origen, pero descubrió que, en el fondo, no había suficiente sal para curar todas sus heridas.
Escrito por Malu
Parte I | Parte II

39 comentarios :

  1. Mirar hacia atrás es a veces tan arriesgado como avanzar a ciegas guiado por el impulso de huir hacia adelante. Las heridas profundas requieren duelo y aceptación, bálsamo de tiempo. Detectar el origen, encontrar la causa, comprender las razones pueden ser parte, pero no es la solución en sí. Curarse es instalarse de nuevo en uno mismo, sentirse y unirse de nuevo a la vibración de nuestra propia circunstancia.
    Cuentas de una manera muy hermosa y metafórica esa búsqueda de la sal de la vida, a la que tantas veces, vamos demasiado lejos para encontrarla. Se me ocurre concluir que la sal que cura nuestras heridas, está en nosotros.
    Otro micro con tu sello. Otro micro de altura. Un besazo, Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Manuel, te marcas unos comentarios que son auténticas joyas. Es un lujo tenerte en cincuenta palabras, donde además de regalarnos tus historias, enriqueces las nuestras. Y no digamos esos cincuenta que haces con los ocho finalistas de cada mes, ¡auténticas perlas que engarzas de manera magistral!
      Has hecho un comentario tan exhaustivo y tan bien encaminado que lo único que me queda es darte la razón. Detectar el origen o la razón por la que tenemos dolor, es fundamental, curarlo es la otra parte, no menos dificultosa. Y sí, curarse es instalarse de nuevo en uno mismo a pesar de todo. Me encanta lo que dices sobre sentirse y unirse de nuevo a la vibración de nuestra propia circunstancia.
      Y lo de la sal, es precioso, la sal está en nosotros y yo añado, que también está en la buena gente que nos rodea y que tan amablemente nos deja que cojamos pizquitas de ellos cada vez que queramos.
      Grande Manuel, eres enorme. Un beso fuerte y toda mi gratitud.
      Malu.

      Eliminar
  2. Realmente bello, Malu. preciosa metáfora sobre el conocimiento de uno mismo, en el que veo mucha verdad. Qué bonito lo cuentas, qué bien lo escribes (como siempre, dándolo todo) y en qué momento de creatividad tan magistral te encuentras. Pura delicia esta historia que, para colmo, veo que es el principio de una serie (estamos de enhorabuena).
    Madrina, este relato acaba en el fondo del mar sin embargo, veo que no hay techo para tus letras, que cada vez están a mayor altura.

    Besos, bola.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ahijado, qué bueno eres. Ya sabes que todo lo que escribo, para bien o para mal, sale directamente del corazón. No sé si el momento creativo por el que paso ahora es bueno o malo, la verdad es que simplemente sale, de la misma manera que otras veces no sale... Y yendo al micro, pues eso, conocerse uno mismo requiere mucha profundidad y a veces lleva toda la vida, incluso toda la eternidad. A ver si descubrimos algo con esta serie.
      Para mí la delicia es encontrarme a diario con esta familia cincuentista, tan grande en todos los sentidos, tan de verdad y que siempre está al pie del cañón.
      Un beso grande, de una bola para un bético de los buenos.
      Mil gracias por todo.
      Malu.

      Eliminar
  3. No solo me alegra siempre leerte, esta vez la satisfacción es doble, porque has iniciado una serie en cincuenta palabras que promete y no podía empezar mejor. Un personaje en conflicto busca soluciones físicas a padecimientos del alma. Pronto se da cuenta de que sus esfuerzos son baldíos. Hay heridas que solo puede cauterizar el tiempo y, como muy bien ha apuntado Manuel, una mirada adecuada y sincera hacia el propio interior.
    Desconocemos aún si los problemas de tu protagonista tienen que ver con el corazón, si fuera así quedamos expectantes para saber si encontrará una sirena en ese medio acuático; lo que es seguro es que las próximas entregas serán perlas que no vamos a perdernos.
    Un abrazo grande, Malu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate tú, Ángel, que en estos tres años que llevo cincuenteando, nunca me había llamado la atención escribir una serie. Si te soy sincera, creo que lo voy a dejar en trilogía, pero todavía no está decidido.
      Qué bien diseccionas los relatos, Ángel. Efectivamente, tenemos un personaje en conflicto que busca soluciones a padecimientos del alma. Solo el tiempo y la búsqueda en el interior podrán ayudar. O eso creo yo.
      Vamos a ver si en las siguientes entregas esta protagonista es capaz de encontrar lo que busca. Y las perlas, ya veremos también si brillan o no, ja, ja, ja.
      Muchísimas gracias, como siempre, por tus palabras, Arcángel Saiz. Eres un sol. Y qué suerte la mía, haber coincidido contigo en el día de publicación de los relatos de mayo.
      Besos grandes.
      Malu.

      Eliminar
  4. Qué bonitoooooooo Malu. En sí mismo es un relato poético y mágico que arrastra hasta el fondo para salir a boquear a la superficie. ¿Encontrará paz tu protagonista? Nos has dado la esperanza de saber que es el inicio de una historia que continuará. Yo ya estoy deseando leer la continuación, intrigada de qué encontrará en el fondo del mar.
    Abrazote de tu admiradora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Richmond, ya siento estar creando tanta expectación, igual esto acaba en nada... ¿Encontrará paz? Eso espero, pero quién sabe...
      Me ha hecho mucha ilusión coincidir contigo en el día de publicación del relato. He estado arropadita entre tú y Ángel.
      Beso y abrazo grande de tu fan número uno.
      Malu.

      Eliminar
  5. Pinta bien el asunto, con ese truncarse el anhelo de curación (o redención) de nuestro héroe. Pues habrá que esperar un mes para ver lo que le deparan los dioses o la vida. Me ha gustado, Malu. saludos y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda curación requiere buena dosis de paciencia, ya que el tiempo que se necesita para sanar del todo es impredecible.
      Vamos a ver cómo se soluciona todo esto y si sabremos algo más en el próximo capítulo.
      Gracias Jesús, besos.
      Malu.

      Eliminar
  6. Precioso y poético, Malu. Al principio me he acordado de Sebastián, el cangrejo de la sirenita... Pero luego me he sumergido en tu poesía y he acabado con Benedetti y su «Mujer de Lot», la que acabó convertida en estatua de sal.

    Mujer de sal y rocío
    Tu corazón sigue en celo
    Y tu voz está de duelo
    Como la tierra y el río

    Me ha encantado, Malu. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he ido yo también ahora a Sebastián con ese "bajo el mar...", ja, ja, ja...
      Esta vez me he ido un poco al tema poético y sentimental. Preciosa la referencia a Benedetti y un honor para mí que te hayas sumergido en él después de mis modestas cincuenta palabras.
      Un beso grande, mil gracias.
      Malu.

      Eliminar
  7. Tu misterioso relato me evoca una terapia mediante el método del psicoanálisis, en la que el paciente ha puesto muchas esperanzas, pero no acaba de alcanzar el resultado esperado.
    He intentado sumergirme con el protagonista, pero he tenido que volverme tan solo unos metros bajo el mar al quedarme sin oxígeno. Espero aquí en la superficie, ansiosa de saber qué tipo de remedio será el que cure las heridas que sufre. Un relato muy bueno, muy sesudo, vamos, en tu línea. Un abrazo, Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda terapia requiere tiempo y análisis profundo e interior de uno mismo. Quizá con el tiempo pueda ir entendiendo todo lo que se le sugiere que busque y encuentre.
      En las profundidades es difícil respirar, pero quizá ahí, reflexionando sin oxígeno, se encuentres hallazgos difíciles de encontrar en otro medio.
      Mil gracias por pasar y comentar, Juana. Muy sesuda estoy yo últimamente, ja, ja, ja...
      Un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  8. Un relato bello desde el inicio, pero con un final con una fuerza poética que me ha llegado. No es fácil construir una metáfora tan deliciosa, encerrar en cincuenta palabras un sentimiento, conmover, emocionar, dar un pellizco al corazón. Magnífico. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Miguel!No es fácil, no... pero ahí estoy yo intentando ese "más difícil todavía".
      Creo que ha merecido la pena embarcarme en esta serie, aunque solo sea por los comentarios tan bonitos que estáis dejando. Nunca mis cincuenta palabras dieron para tanto, ni para un pellizquito al corazón. (Me hace una ilusión enorme, aunque duela un poquito).
      Mil gracias, pequeño gran poeta, saboreo este delicioso comentario y me lo guardo como un tesoro.
      Un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  9. ¿Os habéis puesto de acuerdo para publicar el mismo día los miembros de la Santísima Trinidad del Cincuentismo? Digo yo que es una señal para que no pase sin comentar.
    A ver, a veces, presumo de insensible, pero tú conmueves con este viaje hacia el interior.
    Bello, bien narrado y "muy profundo".
    Besos. Nos vamos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh, gracias Jesús, eres bueno y has oído mis plegarias!
      ¡El maestro, el artista, el gran e inigualable I. Urtiaga ha pasado por aquí a dejarme un comentario! No quepo en mí de gozo...
      Tendremos que planear algo para tener la misma suerte el mes que viene, tal vez si propiciamos una conjunción planetaria entre Marte y Urano... no sé, lo que haga posible que nos visites más a menudo...
      Mil gracias, de verdad, por pasar. Sabes que te admiro mucho y tus palabras son bálsamo incluso para heridas que no cura ni la sal.
      Un beso enorme.
      Malu.

      Pd. Recuerdos para... tú sabes quién.

      Eliminar
  10. Malu, hoy el día empezó con Ángel, continuas tú y luego veo a Patricia, esto es el sueño de cualquier lector de 50palabras.
    Nos presentas un texto lleno de poesía y como ya te han comentado nos llevas a la reflexión, a ese mirar el interior de uno mismo, pero lo has hecho de una forma bellísima.
    Muchas ganas de seguir leyendo esta serie, que promete y será excepcional.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, perdona por contestar tan tarde, este mes voy como las locas...
      Primero agradecerte inmensamente que pases por aquí. Si un relato se queda sin tu comentario, está cojo, le falta uno de los aliños principales. Es como si a un plato le faltara algo tan indispensable como la sal, o si a un sofrito le faltara el aceite.
      El tema de la serie, no sé, se me ocurrió y ahí lo estoy madurando. Creo que es importante mirar dentro de uno mismo de vez en vez y analizarse, encontrarse con "yo" verdadero que llevamos dentro. Para ello creo que hay que bucear y reflexionar mucho, incluso a veces sin oxígeno. No sé muy bien si estas introspecciones locas servirán para mucho, pero por lo menos lo intento.
      Mil gracias por tus palabras, Javier.
      Un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  11. Es muy poético. La sal pica en las heridas, pero las cicatriza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Maite, la sal pica, pero cura. Veremos si encuentra toda la sal que necesita.
      Muchas gracias por pasar.
      Besos.
      Malu.

      Eliminar
  12. Es el comienzo... de lo que ha de venir.
    De momento ha llegado al fondo,eso significa que ha podido conocerse y mirarse directamente en el Alma. Pero le faltan ayudas, herramientas para poder sanar sus heridas.
    Hay camino y hay esperanza...
    Enhorabuena! Menudo día de nivel, habéis tenido hoy por aquí!

    ResponderEliminar
  13. Maravilloso y poético, Malu. Un descenso de tu protagonista a las profundidades buscando una cura para sus males, pero parece que va a tener que seguir buscando. Una suerte para nosotros, que seguiremos disfrutando de esta búsqueda con tus letras.
    Un besazo, Malu.

    ResponderEliminar
  14. Me sumerjo en la poesía de tu relato, te acompaño hasta las profundidades y contengo la respiración queriendo saber más, pero debo volver a la orilla a esperar el bálsamo de tu próxima entrega.
    Muy bello, Malu. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Malu, me he sumergido, como tu protagonista, en las aguas poéticas de este bellísimo relato. El autoconocimiento exige esfuerzo e inmersión en busca de ese origen del problema que atenaza a tu protagonista. Una vez logrado, le espera un largo camino hasta la sanación. Espero poder disfrutar con él de ese viaje en las próximas entregas.
    Enhorabuena, te has movido en el ámbito poético como pez en el agua. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Malu, pura poesía para sumergirnos en la introspección del protagonista. A veces, cuando llegamos al fondo descubrimos heridas tan profundas que son muy difíciles de sanar. Espero con interés tu próxima entrega.
    Últimamente estás que te sales... ¡Enhorabuena!
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
  17. Malu, estás últimamente de un romántico subido...!
    La verdad es que se te da bien el género poético-romántico.
    ¡Ni que fueras bola! jejeje.
    Me ha recordado a Alfonsina Storni y su trágico final
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  18. Una forma muy sutil y poética de describirnos el suicidio, con unas sugerentes imágenes.
    Mi felicitación sincera, Malu
    Besito virtual

    ResponderEliminar
  19. Que hermoso Malu!!!Un relato intimo o mejor dicho de auto descubrimiento. Me encanta!!!
    Felicitaciones por pasar a 4ta ronda.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  20. Ningún problema se soluciona hacia abajo. Las heridas que nos conmocionan suelen ser más profundas que cualquier abismo, tanto que sólo desde el precipicio del dolor propio seremos capaces de empezar a cauterizar.
    Todo ello los has expresado con una liviana cadencia muy bien arropada entre metáforas, en el armazón de un relato contado con exquisita sensibilidad. Felicidades.
    Un abrazo enorme, querida Malu.

    ResponderEliminar
  21. ¡Oyoyoyoy! ;) ¡Intuyo que viene una serie! ¡Albricias! ¡Regocijaos, lectores cincuentistas, porque si los cincuenta que vengan son igual de buenos que este, la espera de un mes para leer la siguiente entrega se nos va a hacer muy larga! Solución mientras tanto que os propongo: Leer este relato y buscar una explicación convincente a por qué el paso del tiempo, en estos trances, no puede ser controlado por uno mismo.
    Bueno, me dejo de rollos introductorios, porque yo iba a lo que iba, a comentar este fantástico microrrelato que nos deja la siempre sorprendente, e insuperable cincuentista, Malu.

    La introspección personal, ese viaje a conocer los entresijos de nuestro interior, nunca fue fácil. Pero es que si encima uno descubre que sus problemas no tienen solución, entonces es cuando además del abatimiento se suma la desesperación y el innegable hecho de cuestionarse si merece la pena los esfuerzos, a veces casi sobrehumanos, que tenemos que hacer para resolver las cuestiones que nos atosigan como seres pensantes.
    Bello, mágico, misterioso y muy poético relato el que nos regalas este mes, con una profundidad en su interior que nos obliga a sumergirnos en ese océano profundo presente, sin desvelarnos para qué buceamos, cuál es ese problema que nos persigue. Pero es que son tantos...

    Enhorabuena, admirada Malu. Ni que decir tiene que es un verdadero placer leerte. Te digo lo que a otros cincuentistas: que nos sigamos leyendo. Eso sí, en mi caso, he de confesarte que con toda mi fascinación por tu envidiable manera de narrar.

    Un beso muy pero que muy grande.

    ResponderEliminar
  22. Ese fondo, el de cada uno, creo que es más profundo que las fosas más abisales del planeta. La metáfora del iceberg creo que sirve perfectamente para imaginarnos lo que en realidad es nuestra mente. Por qué es así, se me escapa del todo, y me parece el mayor de los misterios de la vida. Estamos de alquiler en nosotros mismos, algo parecido creo que dijo Freud, que lo dividió en id, ego y superego –yo, a veces, me llevo mal con los tres-, y aunque ha tenido y tiene muchos detractores, creo que fue muy brillante al enfocar la linterna de sus pensamientos hacia eso que llamamos el subconsciente, descubriendo allí unas cavernas que asustarían a los espeleólogos más avezados.
    En tu microcuento, por medio de una simbología marina, has descrito el viaje que realiza un personaje a las intimidades de su ser, y dado que consigue llegar hasta el fondo, que logra su objetivo, se supone que ha puesto un gran tesón en ello, pero con eso no es suficiente, el destino también juega sus cartas, lo cual nos ocurre muchas veces, hacemos lo que pensamos que es lo mejor, pero, al final, nos llevamos un chasco, unas veces se gana y otras se pierde, hay que aceptar eso.
    De tu personaje puede suponerse que ha buceado hasta los primeros años de su vida, que ha escarbado en los episodios más traumáticos y luctuosos para encontrar la paz, para sanarse de sus tristezas, pero eso no ha sido suficiente, las heridas, quizá muchas de ellas ya cicatrices, siguen doliéndole y tendrá que hacer más inmersiones o, quizá, nadar por la superficie, uno nunca sabe qué terapia le va a ir mejor.
    Lo que sí que resulta una buena terapia es leerte, mis felicitaciones y un abrazo, Malu.

    ResponderEliminar
  23. Suele ocurrir: conseguimos encontrar lo que tanto buscamos y acabamos dándonos cuenta de que nos quedamos igual. Un sugerente micro. Saludos, Malu

    ResponderEliminar
  24. Una gran metafora. Muy poetico relato. Sugerente y con sensibilidad.

    ResponderEliminar
  25. Me encanta que ese viento-susurro inicie la historia, pues ya de entrada la dota de un aire mágico. Luego, aparece un protagonista atribulado y un par de misterios por resolver.
    Y ahora a esperar, qué remedio.
    Enhorabuena por esta incipiente serie, Malu, y un beso.

    ResponderEliminar
  26. Me gusta mucho Malu, quizás al fondo le falta sal, qué cierto! estupendo! muchas suerte y besossss
    Sandra.

    ResponderEliminar
  27. Enrique Caño13/5/17 21:55

    Dicen que la mejor forma de curar todos los problemas es ir a la raíz. Lo que pasa es que, a veces, llegar al núcleo puede ser demasiado doloroso. A veces nos conformamos con soluciones más livianas pero que realmente no arreglan nada.

    Al lesionado o contracturado no le queda otro remedio que el fisio masajee en las fibras dañadas causándole dolor, al depresivo no le quedará otro remedio que excarvar en sus sentimientos más dolorosos; no se puede deshacer un nudo sin saber cómo se ha atado.

    Has creado una metáfora real y fantástica al mismo tiempo. ¡Pobre protagonista! Tanto sumergirse para darse cuenta de que hay heridas que para curarse necesitan algo más que llegar al origen.

    Enhorabuena por la serie que has iniciado, me ha encantado este viaje y ya estoy deseando leer el siguiente. Besos.

    ResponderEliminar
  28. Ese “Traído con el viento” del inicio me ha provocado varias reacciones a un tiempo; la primera, al interpretarlo como un concepto opuesto a “Lo que el viento se llevó”; la segunda, por recordarme a la canción de Dylan que nos invitaba a buscar respuestas a nuestras preguntas en el viento; y finalmente otra, al seguir leyendo, tras esa orden de bajar a las profundidades, cargada de connotaciones bíblicas y que equipararía a tu personaje con aquellos profetas que en las escrituras recibieron órdenes del Jefe. Excelente carta de presentación para ese atribulado y dolorido personaje que tiene que sumergirse, a pulmón además, en los abismos del océano en busca de una solución. Al parecer tiene que conformarse con un primer logro: hallar las causas de sus padecimientos. Quizá ahora le toque salir fuera y mirar a su alrededor para encontrar el medicamento, sal, en la cantidad prescrita.
    Magnífico, Malu. Paradigmático dentro de esa tendencia tuya, tan grata y enriquecedora, a la introspección, con esa asfixiante metáfora de bucear sin botella hasta las oscuras y opresivas profundidades abisales.
    Enhorabuena y un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!