Yo... te esperaré siempre

Compañero de alegrías y penas. Siempre a su lado, conectando miradas confiadas en las que se entiende todo.

La velocidad cedió y un golpe seco lo arrebató del regazo amigo. Voló a través de la ventanilla. Solo en el arcén, ya no encuentra su mirada. Hace frío en el corazón.
Escrito por Galilea - Twitter

24 comentarios :

  1. Ese tipo de abandono que en todos los periodos vacacionales, lamentablemente, se sigue produciendo y que pone a la altura del betún a los que se consideran humanos. Menudo pago para el que lo a dado todo. Muy buen relato. Suerte y saludos, Galilea.

    ResponderEliminar
  2. Un ser noble, agradecido y fiel, nunca comprenderá que aquel a quien ha entregado todo lo deje en la nada. Y luego decimos que somos una raza superior. El personaje innombrable de tu relato, al que solo se alude pero no se le nombra, no solo carece del mínimo de consideración de despedirse, además arroja a su mascota por la ventanilla; aún así, él siempre le esperará.
    Un relato emotivo sobre una realidad que se repite demasiado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Con toda crudeza hacemos uso de los seres como si se tratara de objetos. Poco respeto hay por la vida en general, pero por la de los animales, mucho menos...maltrato, abandono, humillación...qué repertorio. Nuestros malos hábitos hablan de nosotros como especie.Poco alentador.
    Emotivo y necesario tu relato, Galilea. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hay personas que eso de el mejor amigo de... no lo entienden, y solo ven juguetes que se tiran cuando no sirven.
    Un relato con mucho sentimiento, Galilea.
    Me ha gustado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Tal y como dice el título de tu relato, "le esperará siempre", a pesar de la traición y el abandono de su mejor amigo. Nunca entenderé que alguien sea capaz de semejante crueldad.
    Buen relato, Galilea.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Persuasiva la forma en que plasmas la situación de manera que no quede lugar para justificar este tipo de acciones.
    Sobrecogedo relato, Galilea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Pobres perros!, menos mal que nos vamos concienciando, aunque sea lentamente, de que son nuestra mejor compañía, y ya hasta se busca un acomodo para ellos en vacaciones.
    Sentimental y bruto relato, Galilea
    Saludos virtuales

    ResponderEliminar
  8. Oh, una historia de abandono. Una historia de traición. Una historia de, esperanza (vana), a pesar de todo. Una historia indigna.

    Una historia bien contada.
    Saludos cordiales, Galilea.

    ResponderEliminar
  9. Cincuenta bien narrado para dejarnos patente la malévola actuación de ciertas personas (¿se merecen este título?) con los animales que lo dan todo por aquellas para recibir, finalmente, el pago del abandono.
    El título ya es explícito de por sí: Una primera persona (aunque sea animal) para manifestar una voluntad que contradice lo que «la persona» hace.
    Enhorabuena, Galilea. Un placer leerte.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  10. Una mascota abandonada, la historia que se sigue repitiendo a pesar de las denuncias.
    Un buen micro. Saludos, Galilea

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay, qué dolor! Una historia que encoge el corazón.
    Enhorabuena, lo has contado perfectamente bien.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que paradójicamente en algunos casos los animales muestran rasgos más humanos que algunas personas. Un micro muy doloroso, pero muy bien contado. Saludos, Galilea.

    ResponderEliminar
  13. Penosa situación. Galilea, la has descrito con gran precisión. Las palabras están justamente medidas, y se nota. ¡Cuánto tenemos que aprender los humanos!. Yo creo que algunos debía ser condenados a dejar la bipedestación y volver a las cuatro patas. Un saludo. Suerte.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!