Mi pregunta

—Pilar, mírame.

Y le cojo la cara con mis pequeñas manos hasta conseguir que me mire a los ojos.

—¿Mamá tiene metástasis?

Soy pequeña, aún no tengo doce años, pero sé qué significa esa palabra.

Mi tía, su hermana menor, desvía la mirada y llora amargamente.

Ya soy una mujer.
Escrito por Gil Hernando de Santiago

11 comentarios :

  1. Un título que enlaza con la última frase del relato. Una pregunta que demuestra que tu protagonista, además de lúcida, ha tenido que dejar atrás la niñez de repente, por la fuerza de las circunstancias.
    Emotivo y bien narrado.
    Un abrazo para cada uno y un buen verano para los dos

    ResponderEliminar
  2. Como dice Ángel, las circunstancias son las que nos hacen crecer. La pregunta precisa en el momento crucial, lo demuestra. Tu protagonista ha cogido al toro por los cuernos (valga el controvertido simil) y se posiciona con claridad frente a la realidad. Una proeza mayúscula, que en una niña, es un golpe de timón que la convierte en mujer. Por contraste, su tía, representante de otra generación con distintas fórmulas emocionales, gira la mirada.
    Un micro profundo y sincero, que con coherencia, apela directamente al corazón. Saludos, Gil

    ResponderEliminar
  3. Me ha removido todo, Gil. Perdí a mi padre cuando yo tenía esa edad y por la misma enfermedad. Era médico internista y fumaba como un carretero. Consejos vendo, para mí no tengo... Por esta y otras circunstancias he de de decir que la vida te hace madurar a base de palos.
    Plenamente identificada con la prota. Tema triste pero muy bien relatado. Un beso, Gil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María José, si yo sufrí con la pérdida de mis padres, ya adulta pero joven, no puedo imaginar lo que supuso para ti a tan corta edad. Un beso enorme.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Carmen. A día de hoy tampoco tengo a mi madre. Se echan mucho de menos. Dicen que perderlos es como perder tu identidad. Un besazo, guapetona.

      Eliminar
  4. En torno al cáncer hay palabras que se pronuncian en voz baja, con miedo. La metástasis suena como una daga, como una sentencia. A tu protagonista, tan niña, la pregunta sobre ella la convierte en un ser maduro, en una mujer. La vida nos da lecciones muy intensas, cursillos acelerados que nos transforman para siempre. Muy bien contado, José María. A mí también me ha conmovido. El cáncer se llevó a mi padre primero y a mi madre después. Aunque yo ya era adulta, ellos tenían pocos años más de los que yo tengo ahora. No los vi envejecer.
    Un abrazo emocionado para cada uno.

    ResponderEliminar
  5. Qué dura situación! Y qué decisiva en la vida de una niña... De pronto crece ante la cruda realidad.
    Muy emotivo tu micro.

    ResponderEliminar
  6. Jose Mari, qué duro vienes este mes, además de contundente.
    Enhorabuena, os mando un beso a los dos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  7. Triste que una chiquilla de doce años sepa lo que es metástasis. Conozco a alguien que superó el cáncer (radioterapia incluida) sin que sus hijos lo supieran.
    Saludos, Gil

    ResponderEliminar
  8. Duro relato, José María, real como la vida misma.
    Te felicito por tu contundencia, y la firmeza de la niña.
    Mucha suerte y un abrazo a los dos

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!