En busca de la felicidad

Mis pies descalzos y sucios corren con la pelota de trapo. Tras marcar, mis compañeros de tez oscura y sonrisa franca se arremolinan para celebrar la victoria, levantando nubes de polvo.

Decepcionado, de nuevo, me quito el casco de realidad virtual. No consigo llenar el vacío que prometía la publicidad.
Escrito por ¿?
Anónimo hasta noviembre

17 comentarios :

  1. Tal vez la felicidad está en las pequeñas cosas, en aquellas que están a nuestro lado y que pese a tenerlas tan cerca no nos damos cuenta. Y la buscamos en un más allá imposible de alcanzar.
    bueno y reflexivo tu relato, anónimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Javier, cuando no puedes hacer esas pequeñas cosas es cuando las aprecias.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Interesante tu manera de comentar lo que muchos, con un poco más de años, hablamos en alguna ocasión. Se perderá la tremenda alegría de, por lo menos en Cuba, jugar pelota en la calle??? O jugar quimbumbia??? Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En España se está perdiendo la vida en la calle, esperemos que la mantengais por aquellas tierras.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. No te puse que me gustó el relato jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco te di las gracias por tus palabras, jajaja.

      Eliminar
  4. Vaya, me gusta lo Sci-Fi del caso de realidad virtual, que ni tan Sci-Fi es ya, se está volviendo algo muy real (virtual) hoy día.

    Primer párrafo, describe la alegría en pleno, la alegría que se disfruta en un instante cualquiera de la vida, quizás en la niñez más que en otras, quizás no. Una alegría sencilla, donde el dinero y lo material no parecen jugar un rol.

    El segundo párrafo, de vuelta a la realidad. Al parecer una vida de comodidad material (pues el casco debe ser algo caro), de vuelta al vacío existencial, quizás sin amigos sinceros, sin una pareja, sin hijos...

    Me encanta el contraste entre un párrafo y el otro. Muy buen relato para meditar sobre la abundante felicidad que tenemos en las pequeñas cosas de la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque sé que lo he escrito yo, sino pensaría que es tuyo por lo bien que lo has comentado.

      Gracias y un saludo.

      Eliminar
    2. Ja ja ... que buena respuesta la tuya. Mil gracias ;)

      Eliminar
  5. La verdadera necesidad humana es experimentar la vida real con sus grandezas y miserias y no jugar a vivir, como nos proponen las mil y una necesidades creadas por la engañifa mercantilista de la publicidad, vendiéndonos felicidad virtual para llenar nuestro vacío existencial.
    Tu protagonista está pidiendo a gritos hacerse cooperante de alguna ONG.
    Nos dejas un micro lleno de luz. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, la vida está hecha para vivirla y no encerrarse en una dulce mentira tecnológica.

      Gracias por tu comentario y un saludo.

      Eliminar
  6. La realidad virtual no existe. Tan sólo es una ilusión.
    Por muy lograda que esté, cuando desconectas... se esfuma.
    Lo que queda entonces, es el choque contra la auténtica realidad. El golpe es más fuerte si cabe...
    Buen 50!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, supongo que sinceras y no virtuales

      Un saludo.

      Eliminar
  7. Nos bombardean constantemente con anuncios que nos prometen felicidades espurias, a veces tan idiotas como el simple hecho de ponerse una colonia, y no digamos ya si podemos comprarnos ese flamante coche que nos quieren meter por los ojos, entonces nuestra felicidad ya casi es la de los bienaventurados en el paraíso.
    Nos rodeamos de aparatos, nos olvidamos de los demás y de la vida y el resultado final es el vacío, pues la parte profunda de nuestro ser no puede ser engañada, puede ser aturdida, incluso extirpada, pero uno ya dejaría de ser lo que es para convertirse en algo parecido a un zombi.
    Tu protagonista sale decepcionado de esa filfa de la realidad virtual, la publicidad, por definición, siempre es engañosa, y cada día estamos más atosigados por ella. En fin, malos tiempos para la lírica, aunque nunca fueron muy buenos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, nos engañan como a chinos y cada vez perfeccionan más como hacerlo. Esperemos darnos cuenta a tiempo.

      Un saludo y gracias.

      Eliminar
  8. Una verdad clara: no es feliz quien no quiere serlo. El problema de la realidad virtual es precisamente ese, que es virtual.
    Enhorabuena por el micro. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha gente siempre quiere más, y aunque es un tópico no valoras lo que tienes hasta que lo pierdes, la realidad virtual un sucedáneo únicamente.

      Gracias por tu comentario.

      Un saludo

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!