Hoy ha sido un gran día

Un banco libre en el parque, la colilla de un puro, sobras de un bocadillo de queso, algunos cartones nuevos junto al contenedor, una chaqueta abandonada sin demasiados agujeros, pocas palabras de desprecio y una mirada de ternura acompañada de un "buenas tardes"... y sin que supiera que era yo.
Escrito por ¿?
Anónimo hasta noviembre

12 comentarios :

  1. Carmen Hinojal2/10/17 13:34

    Un relato duro, y a la vez tierno. La pobreza me toca el alma. Imagino a esa persona, que tuvo una vida corriente, y que por la crisis, u otras causas, se vio obligado a estar en la calle. Tema de actualidad, por desgracia. Abrazos al escritor en la sombra.

    ResponderEliminar
  2. Uff... duro!
    Ese final es desgarrador. A la suma de la pobreza y la falta de todo, se suma la pérdida de la propia identidad. Pasar a no ser nadie... Alguien a quien ya no se reconoce...
    Tremendo.
    Saludos, anónimo!

    ResponderEliminar
  3. Me Dan ganas de saber más... Buen relato Sr Anónimo.

    ResponderEliminar
  4. Si ese ha sido un gran día, ¿cómo serán los malos?
    Un buen micro. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Tu protagonista es un optimista empedernido, es de los que siempre ve el vaso medio lleno. Se conforma con lo que muchos despreciamos. Me encanta ese final, unas palabras tiernas y una mirada... La única pena no ser reconocido.
    Buen relato, me ha gustado.
    Un abrazo, anónimo.

    ResponderEliminar
  6. Como en Pulgarcito, tu narración nos lleva dejando un reguero de pistas por la dura senda de la marginación hasta descubrirnos un corazón como todos los corazones, hambriento de ternura y de calor. La incógnita final me hace pensar que esa persona sin techo merodea cerca de lo que fue su hogar.
    Envolvente.

    ResponderEliminar
  7. Hoy puede ser un gran día, cantaba Serrat, y lo cierto es que para que nuestros días sean grandes, medianos o menos malos hay que poner de nuestra parte.
    El mendigo de tu microcuento lo pone, pues ha aceptado su destino y valora lo que consigue, lo que deberíamos hacer cada uno de nosotros, pues mucho de lo que tenemos y disfrutamos quizá no se deba a nuestros méritos, o no exclusivamente a ellos, o haya muchos que reciben menos que nosotros con más méritos.
    Pero a todo eso que el día le ha dado hay que añadir algo mucho más importante para el personaje, algo que en su pasado tuvo una gran importancia y que ahora, debido a su pobreza, ya no puede disfrutar.
    Pues ese gran día que él así cataloga le ha propiciado un encuentro con una persona a la que sigue queriendo, quizá su antiguo amor, quizá un hijo. En definitiva, alguien muy cercano de quien ha recibido un saludo y una tierna mirada, y eso es mucho más importante que todo lo material que ha encontrado. Muy emotivo y para reflexionar sobre lo fácil que puede ser perder lo que más queremos de un día par otro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Buen relato, y original la manera de presentarlo con flashes puntuales que dirigen nuestra mirada a los objetos que vas enfocando: el banco, la colilla, los cartones. Nos describes la situación del protagonista en primera persona con lo que aumentas la empatía y la identificación con él. Muy bueno, anónimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Un relato terrible, cuyo título en positivo no hace sino acrecentar aún más la tragedia que encierra.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  10. Describes muy bien la situación del protagonista. Es muy visible. Ese encuentro con un ser querido que no le reconoce le da mucho sentido a la historia. Es muy bueno. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. La situación de extrema pobreza a la que se ve abocado el protagonista, hace que intente valorar hasta lo más ínfimo en lo material, por una parte, así como los gestos y palabras con los que se ve tratado por la gente. Pero las frases finales recogen lo más esencial "una mirada de ternura acompañada de un "buenas tardes"... y sin que supiera que era yo". Ese alivio que siente el protagonista, al no ser reconocido en esas circunstancias por alguien importante para él, nos contagia a todos. El título también muy acertado. Triste y muy real. Felicidades, Anónimo 5. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muchísimas gracias a todos por vuestros acertados comentarios.
    Mi intención al escribir el relato fue la de contar la historia de alguien que vive en la calle, que se alegra de tener un poco de suerte ese día (así lo siente al encontrar cosas a las que le da mucho valor) y que lo culmina cruzándose con quien fue un día su amor, que no lo reconoce en ese estado, y se emociona al ver que sigue siendo tan encantadora como en el pasado, al tratarlo como un igual, como debería hacer todo el mundo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!