Ella

Su mirada iluminó el universo y, en ese mágico instante, nuestros sentidos ahuyentaron la bruma que nos separaba del contacto. Luego, se puso a recomponer los pedazos rotos de mi vida. Su sonrisa curó los del pasado, su boca despertó los del presente, y sus manos dibujaron los del futuro.
Escrito por Pablo Núñez - Twitter

36 comentarios :

  1. Volver a abrir la mente al misterio, dejar que la magia actúe como contrapeso y levantar un nuevo armazón con los pedazos viejos y los que vendrán... ¡Precioso, Pablo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosos es tu comentario, como siempre. Y no lo creo. Estoy seguro.
      Un besazo.
      Pablo

      Eliminar
  2. Ohhh que bonito el amor Pablo. Y lo mejor de todo los principios, volverse a ilusionar, embelesarse uno en el otro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me embeleso contigo cada vez que me regalas un comentario.
      Besos fuertes, Raquel.
      Pablo

      Eliminar
  3. Hay personas que tienen la capacidad de lograr hacer sentir a los demás. Logran cerrar heridas y despertar sentimientos. Pero sobre todo son capaces de que podamos alcanzar sueños.
    Bello relato, escrito con mucho sentimiento. Me gusta ese paseo por el tiempo y los sentidos.
    Me ha gustado.
    Un abrazo, Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Javier. Yo he sido afortunado de encontrar esa persona mágica que recompuso mi vida y me hizo sentir.
      Un fuerte abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  4. Que poético tu relato Pablo. Me ha gustado la forma en que las palabras, expresan fielmente la imagen que sugieren. Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mª Luisa. Cuando uno tiene la musa tan cerca como yo, todo es más fácil de escribir.
      Un besazo.
      Pablo

      Eliminar
  5. "Detrás de una gran mujer hay un gran hombre". Que buen relato,
    Pablo. Enhorabuena y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Smokey. No sé si habrá un gran hombre, de lo que estoy seguro es de que sí que tengo la suerte de tener una gran mujer. Nuestro amor es tan perfecto que hasta nos enfadamos 😉.
      Un besote.

      Eliminar
  6. Los sentidos y los gestos pueden obrar milagros si son sinceros y los genera la persona adecuada. Los efectos que puede tener una sonrisa, una mirada o unas manos, no se pueden medir o encerrar en fórmulas matemáticas, pero son reales y tiene mucho de mágicos.
    Un relato sencillo, profundo y esperanzador.
    Un abrazo grande, Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, amigo Ángel (qué bien te va el nombre). Qué bien cuentas el valor de un gesto cuando quien lo hace es la persona adecuada.
      Mil gracias de nuevo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me ha rncantado tanto el fondo,como la forma,de este relato de narrativa poetica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Iñaki. Es muy gratificante que le haya podido dar una forma que guste a un fondo que tanto me gusta a mí.
      Me encanta tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Excelente relato, marca de la casa. Chapeau, Pablo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! Me gusta eso de "marca de la casa".
      Muchas gracias.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  9. Quien se enamora sabe que el amor custodia el tiempo y consagra los lugares. Encuentra rumbos en el horizonte de unos ojos y el tiempo se relativiza en la curvatura de los pliegues de una sonrisa.
    El amor es el pegamento de una vida imperfecta y es capaz de hacer surgir lo mejor de nosotros de muy diversas formas, también en forma de relato.
    Un micro repleto de sensibilidad envuelta en una excelente escritura. Enhorabuena Pablo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, escribiría toda mi vida con tal de leer tu comentario. Tus palabras son el mejor premio que puede recibir este proyecto de aficionado a escribir.
      No sabes cuánto agradezco tus bellísimas palabras.
      Pablo

      Eliminar
  10. Anónimo5/11/17 4:01

    Hermoso, poético! Cincuenta palabras que pudieron ilustar el enamorarse de alguien. Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias. Eso intenté, ilustrar un sentimiento.
      Me alegra que te hayas pasado por aquí.
      Saludos.
      Pablo

      Eliminar
  11. Hay implícita en tu historia una aceptación de igual intensidad por la otra parte. Sólo así se comprende que tras ese mágico instante, tan bellamente descrito, se pase a la acción. Con todo, creo que has sabido plasmar de un modo excepcional el enamoramiento maduro, ese que nos pilla de vuelta de muchas cosas y capaces, por lo tanto, de apreciarlo en sus pequeños detalles y de beneficiarnos de sus poderes restauradores.
    Un gran relato, Pablo.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Enrique. Tu comentario, como siempre, es de los que enriquecen los relatos y abren bellas perspectivas a todos los sentimientos que intenté plasmar en este pequeño cuento basado en hechos reales.
      Un abrazo grande.
      Pablo

      Eliminar
  12. El amor es un hada que escoge la caricia como magia principal y da al tiempo otra dimensión, aquella que nos concede en la vida una nueva oportunidad.
    Muy delicado, compuesto con fibra de palabra de duende. Un abrazo, Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pudiera, haría una antología de comentarios de cincuenta, y tú tendrías un número muy elevado de los mismos en ella. Manuel, es una delicia leerte una y otra vez.
      Mil gracias por volver a hacerme un comentario para enmarcar.
      Un abrazo.
      Pablo

      Eliminar
  13. Ella, tiene un influjo grande y él lo sabe entender muy bien...
    Me gusta mucho tu forma de escribir, detalles que aprecio.
    Besicos, Pablo

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué bello relato, Pablo! Qué bien nos transmites las sensaciones de un nuevo amor que es todo magia si llega cuando ya no esperamos enamorarnos con la intensidad del primero, y de pronto, sorprendentemente volvemos a tener veinte años.

    Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. El amor como lenitivo, el amor como bálsamo, el amor como la razón de la vida, como esa varita mágica que lo cambia todo, que convierte al ‘sapo’ que somos antes del milagro en un apuesto y feliz príncipe cuyo reino es el más extenso que jamás haya existido, pues sus fronteras están en el infinito del instante, que es el único infinito que existe, al menos, para nosotros, pobres mortales.
    De esa forma, la acción benéfica del amor abarca todos los tiempos de la vida humana, sus vigorosas raíces se extienden tanto hacia el pasado –curando todas las gangrenas del alma que pueda encontrar- como hacia el futuro, y siembran de flores esos campos cuyos perfumes harán que el enamorado sea prisionero de la más dulce de las ebriedades, de la que no desearía salir nunca, ya que eso significará la muerte, pues tal y como escribió Luis Cernuda: “No es el amor quien muere, somos nosotros mismos”.
    Gran microcuento, Pablo, en el que has puesto una delicada prosa poética al servicio de esa historia que sucede en unos momentos de milagrosa iluminación que imagino como cuando los rayos del sol, al amanecer, inundan la estancia donde estamos quizá recién despertados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Un bello relato del amor que reubica a los enamorados en el tiempo. El instante se eterniza, se curan las heridas del pasado y se diseña el futuro. Con tres elementos fundamentales -boca, sonrisa y manos- has construido esta prosa poética, Pablo.
    Enhorabuena y un beso.

    ResponderEliminar
  17. Una bella historia de amor. Parafraseando la famosa cita, se puede decir que el amor todo lo cura. Poético micro.
    Saludos, Pablo

    ResponderEliminar
  18. Amigo Pablo, una historia de amor, como otras muchas de las que llenan el mundo. Tantas como cuanto somos. Deseosos de que la vida sea menos dura, con el amor, ese bálsamo que todo lo cura y nos hace ser mejores. Me ha encantado esa delicadeza de los personajes y la ternura que en el relato vislumbro. Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. "Ella" tiene que estar muy contenta con el reconocimiento que le has hecho y tú pletórico de alegría por haberte encontrado con ella. Precioso, Pablo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Qué mágico el verdadero amor...

    ResponderEliminar
  21. El verdadero amor, hace milagros como Ella.
    Bonito canto poético, Pablo
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  22. Pablo, Ella se convirtió en su todo, su pasado, su presente y su futuro.
    Bello micro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Todos deberíamos tener a alguien como "Ella" en nuestras vidas. Todos necesitamos una mirada que ilumine nuestro pequeño-gran universo, que recomponga nuestros pedazos rotos, cure nuestros males del pasado, bese los momentos del presente y dibuje el mejor de los futuros. Y digo yo, ¿cómo no se me ha ocurrido nunca escribir un relato como este?
    Algo tan sencillo, tan cotidiano, algo que muchos de nosotros tenemos en nuestras vidas y no valoramos quizá demasiado o sí, pero no lo expresamos.
    ¿Qué puedo decir de estas maravillosas cincuenta palabras, querido Paul? Pues que lo has bordado. Es un micro precioso. Mi más sincera enhorabuena por encajar tan bien todo lo que significa "Ella".
    Un beso grande y gracias por escribir así de bien.
    Malu.

    ResponderEliminar
  24. Enrique Caño18/11/17 21:38

    Qué belleza y qué elegante forma de escribir, Pablo. Recomponer así los pedazos rotos de la vida se convierte en un comienzo perfecto para mirar el horizonte, inspirar, enamorarse y escribir una nueva historia. Un abrazo. Enrique

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!