Querida Roxanne:

Desde que te recuerdo, se yerguen oleajes de sangre sobre mis cicatrices, al batirme en duelo cada noche contra el desaliento, de albergarte etérea, desnuda de matices.

Puede que algún día inimaginablemente triste, ya vencido por el tiempo, deje de contestar a las cartas de amor que nunca me escribiste.
Escrito por Antonio Bolant - Twitter

48 comentarios :

  1. ¡Una maravilla de relato! Puro lirismo y sensibilidad. ¡Me ha encantado! ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Iñaki. Me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Creo que la tristeza es un sentimiento capaz de albergar la poesía más pura. Y este relato lo demuestra.
    Querido Antonio, enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, compañera. Nada como la tristeza para perforar en lo más profundo de la intuición hecha palabra.
      En este caso, la tristeza de un Cyrano envejecido me hizo intentar ponerme en su lugar.
      Gracias por tus palabras, querida Patricia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Este 50 es POESÍA!!!! Está bello!!! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Omar. Al menos he intentado que así fuera.
      Saludos

      Eliminar
  4. Antonio, bello y poético relato, un amor no correspondido, esa frase final de las cartas de amor que nunca escribiste es genial, desgarradora.
    El nombre de la protagonista me ha recordado la canción de "The Police" - Roxane.
    Un relato magnífico, muy bueno, enhorabuena.
    Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier. Esta Rosanne es la de un Cyrano ya anciano, vencedor de tantos duelos incluido el del desaliento por no tenerla en carne y hueso.
      Me apunto la otra Roxanne, la de Police, seguro que da para otro relato.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. El tema del amor no correspondido tomado por la pluma de un gran escritor puede producir la más bella y desgarradora poesía, y tu micro es un estupendo ejemplo de ello.
    Enhorabuena, Antonio. Como siempre es un placer leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus generosas palabras Georges. Es realmente satisfactorio saber que lo que uno escribe genera tanto bueno.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Cómo lucha a contracorriente este enamorado no correspondido. Vierte en letras su pasión y solo al final descubrimos que son respuestas a unas cartas imaginarias.
    Bellísimo, triste y poético, Antonio. Enhorabuena. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran luchador, cierto. A veces, los obstáculos invisibles, como un amor no correspondido, son los más difíciles de superar.
      Gracias por dejarme tu comentario, Carmen y felicidades de nuevo por tu relato ganador.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Un amor no correspondido plasmado en unas cartas que nunca leerá su destinataria. Una víctima que trata, sin duda, de buscar esos mismos sentimientos en otras personas, de sobreponerse al sufrimiento, pero es tarea imposible, se sabe derrotado de antemano y esas cicatrices no terminan de secarse nunca, cada día es un batirse en duelo en una lucha que no conduce a ningún sitio. La razón le dirá que siga adelante, que cambie de camino y abandone ese estancamiento tóxico, pero el corazón es obstinado cuando lo alimenta un sentimiento profundo.
    Mientras, Roxanne seguirá ajena a todo, sin imaginar siquiera que nunca nadie que pueda conocer la querrá de ese modo.
    La melancolía hecha belleza y llevada a la palabra.
    Gracias por este regalo, Antonio. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las guerras internas, privadas, son muy cruentas, aunque sólo se cobren una víctima. Pero el desamor siempre es una lucha que, a menudo, ni los más fuertes son capaces de concluir.
      Gracias a ti, Ángel, por tus comentarios, por estar siempre ahí.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Antonio, puro lirismo para mostrar las cicatrices que deja un amor no correspondido y que tal vez la persona amada, Roxane, igual lo desconoce. Parece que el protagonista, al final, se ha dejado llevar por el desaliento y ha perdido la esperanza.
    Enhorabuena, Antonio, un relato triste pero precioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son las cicatrices inconscientes aquellas que nunca curan y que provocan irremediablemente una infección en el alma. Y nuestro héroe ya es muy mayor para una retirada a tiempo.
      Gracias Pilar por dejarme tu comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Anónimo2/11/17 3:08

    Muy buen relato, lleno de poesía. Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Querido Antonio, quiero contarte una anécdota referida a mí, si me lo permites. Una amiga, al leer uno de mis poemas, me dijo, algo así: "tú eres poeta, siempre lo he dicho". Pues, ahora, te lo digo a ti. Te confieso que espero poder disfrutar de tus relatos poéticos, cuando te leo, pues son mis favoritos. Con "Querida Roxane", simplemente, me has vuelto a deleitar. GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mayor satisfacción del que escribe que deleitar al que lee.
      Te agradezco mucho todo lo que me dices, María José. Tu comentario es muy estimulante. Gracias por compartirlo.
      Un besazo.

      Eliminar
  11. Antonio, cada vez que entro en cincuenta, mínimo tres veces al día, me paro en tu nuevo micro porque es un verdadero placer deslizar los ojos por tus letras. Si alguien que no es lector me preguntase que qué encuentro al refugiarme en la lectura, no le diría nada, tan solo le enseñaría tu obra de arte.
    ¡Enhorabuena por escribir así!
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces uno se queda mudo de asombro ante las sensaciones que me transmitís. La verdad, no sé qué decir. Sólo que es un honor haber sido el culpable de que escribieras este emocionante comentario. Mi más profundo agradecimiento.
      Un fuerte abrazo, querido Pablo.

      Eliminar
  12. Querido Antonio, voy ahora mismo a buscar a Roxanne por tierra, mar y aire. Esta chica no puede seguir viviendo en la ignorancia y sin escuchar a su enamorado.
    ¡Melancolía en estado puro! Bravo por ti, Mr. Bolant, escribes poesía pura y sacas belleza del sentimiento más triste. Si algún día das una clase magistral sobre cómo escribir así de bien, seré la primera en apuntarme.
    Gracias por estos regalos que nos dejas en cincuenta.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso tipo este Cyrano: tan valiente ante la muerte y tan cobarde ante el amor.
      Gracias Malu. Para regalo, tu comentario. Cuánto me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo muy fuerte, guapa.

      Eliminar
  13. Leo todos y cada uno de los micros y no escribo porque todos tienen un nivelazo.
    Pero, este Antonio me ha conmovido y quizás conozcas los motivos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno ya se siente satisfecho con que guste lo que escribe, pero eso de conmover... ¡uff!
      Gracias, Lu, por compartilo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Muchas veces me digo que, si empiezo el día totalmente desesperanzado, seguro que me encontraré algo bueno, algunas migajas de esperanza. Ya veo que no es el caso del protagonista de tu micro. ¡Qué triste es!
    Saludos, Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que, si el desamor ya es triste, el amor platónico lo es mucho más. Pero no creo que la esperanza se pierda más que con la muerte, y entonces, qué más da ya.
      Gracias por tu comentario, Plácido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Genial, Antonio. ¡Cuanto sentimiento, destilan tus palabras! Poesía pura de alto nivel.
    Te felicito de verdad.
    Espero que no se duplique el comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo te agradezco de verdad tu comentario, María Jesús. Es emocionante saber que lo que uno escribe, llega al otro lado.
      Un abrazo.
      P.D. Es posible que los comentarios se duplican porque, inmediatamente después de escribirlos, se pulsa el botón 'retroceder' del explorador, que probablemente sea chrome. Aunque sea una gaita, después del comentario prueba a hacer click en la opción 'principal' del menú de la página.

      Eliminar
  16. Totalmente fiel al espíritu romántico de Cyrano, tu relato se desliza entre la sublimación magistral de la musa (el amor no correspondido es una fuente inagotable de tristeza inspiradora)y la comprobación fehaciente de un tiempo finito que cumple sus plazos con determinación y que, indefectiblemente, asolará las últimas flores de una esperanza que ya declina en sus bastiones.
    Una lograda atmósfera poética que destila sentimiento y honda emoción. Un fuerte abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo has clavado, Manuel, como siempre. No se puede expresar mejor ni más bonito el sentido del micro.
      Mil gracias por dejarme tan excelente comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. De entrada, diré que al leer el título de tu microcuento me ha venido a la cabeza la canción homónima de Police, aunque la mujer a la que canta el grupo británico no tiene nada que ver con tu historia.
    Como apunta Manuel, la Roxanne a la se refiere tu relato parece ser la prima de Cyrano de Bergerac –un héroe lleno de cicatrices y dispuesto siempre a batirse-, esa a la que amó sin esperanzas, a la que ni siquiera se atrevió a confesar su amor -acomplejado por su descomunal nariz-, aunque sí lo hizo por medio del soseras de Christian.
    Walter Benjamín escribió lo siguiente: “A una persona la conoce únicamente quien la ama sin esperanza”. Lo cual podría aplicarse perfectamente al personaje de Cyrano ideado por Edmond Rostand, pues en la obra, nadie como él conoce y ama a su prima.
    Dicho lo anterior, añadir que has pergeñado un magnífico microcuento lleno de lirismo, en el que cada palabra va creando esa atmósfera de húmeda melancolía de aquello que -como escribió Pessoa en su último poema- no fue, ni puede ser, y es todo; y deja una honda sensación de tristeza por haberse malograrse lo que para la mayoría es lo más importante de la existencia, o sea, encontrar alguien que nos complemente y a quien amar.
    Pero así es la ley de la vida, así ese antagonismo entre la realidad y el deseo, título que escogió Luis Cernuda para toda su obra poética.
    Por último, la certeza que expresa tu personaje de que el tiempo nos vence a todos, de que la mayor de las voluntades, el tesón más férreo, será arrasado por su indolente tempestad; y tanto el amor, como las hermosas cartas producto de su ausencia, dejarán de existir, o, si quedan recogidas, serán para otros amantes desdichados del futuro que encontrarán en ellas algún alivio.
    Me ha encantado, Antonio, enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique Angulo4/11/17 11:56

      *Haberse malogrado, quería decir.

      Eliminar
    2. Me puse en la piel de un Cyrano envejecido, y aún con un resquicio de esperanza, cuando escribí este relato.
      La cita que mencionas resume a la perfección el sentimiento que he intentado recoger y te aseguro que sólo por haberla compartido, ha merecido la pena escribirlo.
      Gracias por esta maravilla de comentario, Enrique.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Que bonito Antonio. Esas cartas deben ser pura musicalidad. Aunque por otro lado, que triste. Me recuerda a una frase de un relato mío de adolescente que decía... De todos a los que nunca quise, tú, siempre fuiste mi favorita. Quizá la chica de mi poema era tu Roxanne. ¿Quién sabe??
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría serlo perfectamente, Raquel. Esa preciosa frase que escribiste encierra todo el amor desamparado de nuestro protagonista.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Preciosísimo, Antonio. Me pregunto que si tu Cyrano llegara a alcanzar el amor de Roxanne, sería capaz de mantener ese amor tan intenso por mucho tiempo. A veces el anhelo de lo inalcanzable genera grandes pasiones. La tristeza vestida con sus mejores galas. Enhorabuena, me ha encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no podría mantenerlo. Yo creo que la intensidad del amor es inversamente proporcional a la proximidad del ser amado.
      Gracias por tan bonito comentario, Juana. Un placer leerte siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Siempre he creído ver en Cyrano (el de la ficción al menos) uno de los casos más particulares de amor no correspondido. Y pienso que tú has sabido sintetizar de una forma muy certera todo ese drama interior en el que dolor y la tristeza del protagonista solo son comparables en magnitud y pureza al amor que siente y del que nunca esperará ser correspondido. Como era de esperar en ti lo has hecho además con una sublime belleza poética. Gracias una vez más por regalarnos tu alta literatura, Antonio, y mi más sincera enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Pues te lo agradezco de veras, Enrique. Qué bien has recogido la esencia de lo que defines como drama interior, la magnitud de un amor doloroso envuelto en la más cruda de las tristezas.
    Gracias por tus palabras. Para mí, siempre son un valioso regalo tus comentarios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Un texto epistolar lleno de metáforas, Antonio nunca defraudan tus cincuenta. Son extraordinariamente buenos.
    Besicos, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus elogios, Carmen. Me alegro de que te haya gustado. 'Hinchadico' me has dejado el ego.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Un texto de notable belleza, amigo Antonio, donde regalas un sentido relato, que llega hasta el alma. Para mi es un poema, escrito en cincuenta palabras. Como siempre, nos has regalado parte de tu esencia. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que lo consideres un poema, Carmen. Muchas gracias, es un gran elogio. Tienes razón en que hay textos que se llevan un trocito de uno.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Hermosa respuesta a un amor no correspondido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Galilea. Te agradezco tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Enrique Caño18/11/17 20:54

    Una declaración hiperromántica de amor, qué gran final, Antonio, pone el broche a toda una obra de arte. Roxanne, hay que corresponder ese amor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!