Visita inesperada (II)

Genaro le empujó lenta pero enérgicamente hasta la puerta, le entregó la guadaña y volvió a repetirle:
—Mira, no te lo digo más veces, ahí tienes el prado a medio segar y nosotros tenemos que bajar al pueblo.

«Maldito mundo rural», pensó Andrés.

Y se alejó con su desgana habitual.
Escrito por Jesús Manzaneque Fraile
Parte I | Parte II

7 comentarios :

  1. ¿Pillaron a la muerte por banda?

    ResponderEliminar
  2. jajaja, la verdad es que terminados algunos micros la Muerte tiene que acabar con complejo de tonta o incomprendida, al menos. jaja

    ResponderEliminar
  3. El trabajo en el campo es duro y no permite tonterías. Ese campesino es todo un carácter y tiene las cosas muy claras. Mejor que la señora de la guadaña vuelva otro día. Confieso que no había leído la primera entrega, acabo de hacerlo y esta segunda, que bien podría ser autónoma, gana aún mayor sentido.
    Una serie muy divertida, Jesús. Ojalá se pudiera sortear así a la Parca, o al menos, aplazar su visita para cuando nos viniera bien, o sea, nunca.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Ahora resulta que la Muerte se llama Andrés y que en vez de segar vidas va a tener que segar el prado. Curioso.
    Un buen micro. Saludos, Jesús

    ResponderEliminar
  5. Un nuevo punto de vista de la tan temida y esperada Parca.
    Suerte y un saludo, tocayo

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay... muy buen final!
    Cierto que segar el prado puede ser agotador, pero de eso no se muere uno.
    Un saludo.
    Malu.

    ResponderEliminar
  7. La gente de campo es espectacular, y muy "curranta", y claro, yo entiendo que no tienen tiempo para memeces Jajaja. Si hubiera sido en la gran ciudad, el prota se hubiera hecho una foto con la guadaña, y hubiera puesto #AquiMuriendo #ElnegroesradeModa #Morircon50palabrasEsDeguapas Jajaja
    Espero ansiosa tu próxima entrega.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!