El maestro del suspense

El colegio resultaba una pesadilla para el pequeño Alfred. Ser el gordito era el absurdo motivo para recibir las burlas de toda la clase, excepto de la niña rubia de su pupitre.

Él quería asustarlos y hacerles sentir el temor que lo atenazaba, pero tardó mucho tiempo en averiguar cómo.
Escrito por Jerónimo Hernández de Castro - Twitter

29 comentarios :

  1. Jero, un genial homenaje al maestro del suspense, el gran Alfred Hitchcock. Estupendo micro.
    Muy bueno.

    Un abrazo.

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jero Hernández4/2/18 21:32

      Muchas gracias Pablo. Un pequeño Alfredo que apunta maneras superando las dificultades. Un gran abrazo

      Eliminar
  2. ¡Y vaya si lo consiguió el pequeño Alfred!
    Gran homenaje a Hitchcock. Siempre he pensado que alguien que maneja el suspense de esa forma debe ser porque está marcado de alguna manera en algún momento de su vida. ¿Tendrá algo que ver lo que cuentas en tu micro?
    Un relato muy inteligente, Jero, enhorabuena.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Malu! Me pregunto si he acertado algún detalle de este pequeño Alfredo. Un beso

      Eliminar
  3. Maria Galerna4/2/18 17:35

    Vaya! Muy bueno. Podría ser así como se fraguó su futuro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Maria. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo

      Eliminar
    2. Más que venganza creció y aprovechó la experiencia para hacerse más fuerte quien sabe. Abrszo grande

      Eliminar
  4. Jerónimo, como ya te han dicho estupendo homenaje a Hitchcock, el verdadero maestro del suspense.
    Desde luego con el tiempo consiguió asustar a sus compañeros seguro.
    Un abrazo, Jerónimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Desde luego que cualquier homenaje es poco para el maestro del suspense. Un abrazo grandw

      Eliminar
  5. El pequeño Alfred supo cómo vengarse porque tenía un enorme talento. Y consiguió asustarnos y seducirnos, como a la compañera de pupitre.
    Muy ingenioso tu homenaje, Jero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jero Hernández4/2/18 21:49
      Más que venganza creció y aprovechó la experiencia para hacerse más fuerte quien sabe. Abrszo grande Carmen

      Eliminar
  6. Un sentido homenaje a D. Alfredo...Estupendo, Jero..

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jero Hernández4/2/18 23:33

      Gracias Rafael! Me alegra que te haya gustado un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. El gordito Alfred no solo consiguió su propósito con maestría, también supo acompañarse siempre de rubias que le admiraban y que, sin duda, le recordaban a su compañera de pupitre. Muy buen micro, Jero, felicidades. U abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario! La vida de Hitchcock sigue encerrando todo el misterio. Un abrazo

      Eliminar
  8. Un talento como el de Hitchcock no se improvisa: un poco viene de fábrica y otro tanto por las circunstancias. Si hubiera tenido un cuerpo más escultural tal vez no nos habría hecho disfrutar pasando miedo a todos como solo él ha sabido hacerlo
    Un relato muy inteligente y un homenaje indiscutible.
    Un abrazo grande, Jero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ángel! Siempre tan amable con tus comentarios y sabias palabras. Un gran abrazo

      Eliminar
  9. Has hilado con ingenio y finura este homenaje para uno de los más grandes directores de todos los tiempos. Su pasión por las rubias y el terror psicológico ha creado obras inmortales. Hay secuencias de Psicosis que aún me persiguen en según qué momentos.
    Saludos, Jero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel! No te dejes alcanzar por las pesadillas alfredianas ! Me alegra mucho que te haya gustado Un abrazo fuerte

      Eliminar
  10. Eduardo Martín Zurita5/2/18 8:34

    Hola, Jerónimo.
    Ya te lo han dicho los compañeros: el título es indiciario, y ese Alfred, la niña rubia además, el gordinflón. El tributo al rey del suspense queda claro, así como el por qué
    de su venganza vía susto a los compañeros. Lo que queda en el aire es el cómo, que dejas a nuestra imaginación lectora, pues el protagonista terminó averiguándolo. Hay suspense pues. Es una buena propuesta la tuya. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eduardo. Me das una pista para otro relato cómo el niño se convirtió en el maestro. Abrazo grande

      Eliminar
  11. Un temor que guardó en su interior y que forjó la mente perfecta para desmenuzar los recovecos del suspense. Gran homenaje y estupendo relato, Jerónimo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Salvador! Cuántas cosas tenía guardadas el pequeño Alfredª Un fuerte abrazo

      Eliminar
  12. Se prepara un asesino en cadena o vengativo??? Huy, miedo da. Y ese título.....
    Muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena idea! toda una saga de micronovelas Un abrazo enorme

      Eliminar
  13. Tardó pero le salió una jugada maestra. O unas cuantas, mejor dicho.
    Me encantan las pelis de Hitchcock de siempre.
    Qué buen (mini)biopic.
    Enhorabuena Jero
    Besos ☼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esperanza! Me hace mucha ilusión tu comentario viniendo de una cinéfila experta como tú. Me encanta lo del mini biopic
      Un beso enorme

      Eliminar
  14. Perfecto, lo has hilado de una manera brillante. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Maite!. Me alegra mucho que te haya guastado. Un beso enorme

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!