El mandatario y el mandamás

El nuevo primer ministro llegó bien preparado a la Casa Blanca. El Presidente le preguntó por el viaje mientras posaba sonriente para las cámaras. Los periodistas se marcharon satisfechos y cerraron la puerta.

—Tenga. Aquí está escrito lo que dirá después. Ahora debo irme, volveré a las tres y veintiocho.
Escrito por Álex Garaizar

8 comentarios :

  1. Rafael Domingo30/1/14 15:23

    Atrayente...lo único es que en la Casa Blanca no puede haber primer ministro, solo Presidente. Pero estoy con Sandra, es un argumento ideal para el inicio de una historia. Además, nos sugiere cosas muy de actualidad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente por eso lo he llamado primer ministro, para que quedara claro que estaba en Estados Unidos de visita en la Casa Blanca, a lo Rajoy. Me imaginaba a un mandatario de un país pequeño recién elegido con nervios e ilusión de contar sus ideas a Obama.

      Eliminar
  2. Un claro reflejo de quién corta el bacalao en los tiempos actuales. ¡Excelente!
    FNR

    ResponderEliminar
  3. Buen relato, Álex. Dejas claro que donde manda presidente, no manda primer ministro (o presidente, según diga la Constitución).

    ResponderEliminar
  4. ¿Y ya tendrá tiempo de aprenderlo para esa hora? Dependerá, claro, de su capacidad cognitiva... en general y en particular (por el asunto emocional, lo digo).

    Muy bueno, Álex.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!