Anhelos frustrados

Se avergonzaba de sus orígenes. Odiaba formar parte de los parias de la tierra. A ella le atraían los ambientes lujosos, las delicadas fragancias, los menús exquisitos...

Se acercó sigilosamente al restaurante de blancos manteles... se posó sobre la vajilla de fina porcelana... sus patas quedaron atrapadas en la miel.
Escrito por M. Dolores Vicente - Web

2 comentarios :

  1. Soledad García Garrido18/4/14 9:20

    Muy original. Con un final impactante. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Curioso relato del que se podría sacar su moraleja, evocando a Samaniego: "los humanos corazones, perecen en las prisiones del vicio que los domina". Me gusta, M. Dolores Vicente. Suerte y un saludo.
    M.J.R.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!