Luces de Esperanza

La casa vestida de fiesta, farolillos y guirnaldas, hasta una piñata. Sonrisas, corazones encogidos, las manos unidas para dar palmas. En el centro, la tarta, nata mezclada con sal de lágrimas. Media docena de velas que a la oscuridad desafían, destellos de titubeante esperanza. El niño calvo va a soplarlas.
Escrito por Ángel Saiz Mora
Elegido mejor relato de abril de 2014

33 comentarios :

  1. Bonito y entrañable, como todos tus relatos.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, ya sabes que a mí me gustan mucho los tuyos.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Anónimo7/4/14 17:50

    Sabor agridulce de una triste fiesta, ¡qué doloroso cuando el protagonista es un niño!.
    Un sentido microrrelato dedicado a una microvida. ¡Precioso!
    Un saludo, Ángel.
    M.J.R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentimientos de dolor, incertidumbre y preocupación, pero también una esperanza que se empeña en seguir latiendo.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Ángel, impresionante todo aquello que no cuenta este microrrelato y que golpea al imaginarlo.

    ¡Sensacional!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces lo que no se ve o no se cuenta es tanto o más relevante, como la preocupación de esos padres, lógicamente volcados en quien más quieren.
      Agradezco mucho tu comentario, Nicolás.
      Abrazos

      Eliminar
  4. Toca la vena sensible del lector y por añadidura el protagonista un niño. Hay que imaginar la cara de circunstancias de los padres, de los invitados, hasta del protagonista. Invita a muchas reflexiones. Pero pienso que incluso en un caso como este el niño se merece tener su cumpleaños.
    Estupendo relato como siempre.

    Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un niño siempre merece celebrar un cumpleaños, diría que en este caso con mayor razón si cabe.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  5. Un micro que toca el alma...y mucho.
    Escrito con la pluma de la elegancia.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo esmero es poco con un tema tan delicado, con tantas vertientes en poco espacio, donde he intentado que prevalecieran el amor, la lucha y la superación.
      Muy agradecido.
      Saludos

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho Ángel. Un tema que despierta sentimientos y lágrimas lo tratas con una sobriedad admirable y con dos palabras "sal" y "calvo" lo dices todo. Enhorabuena y suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confieso que pensé suavizar algo el texto con la expresión "sin pelo", pero al final la realidad es la que es y como tal hay que enfrentarla, sin eufemismos.
      Mil gracias, Jerónimo.

      Eliminar
  7. BURBUJITA7/4/14 22:20

    Lo describes todo,solo ha faltado saber el número de velas,y hubiésemos sido parte del cumpleaños,Emotivo y real.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si un texto corto da para mucho, pero sí se puede intentar que unas cuantas palabras sean suficientes.
      En el fondo, como bien dices, late la posibilidad de que pueda ser real, escenas como éstas ya se habrán vivido y, lamentablemente, no serán las últimas.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar
    2. Soledad García Garrido8/4/14 8:43

      Muy emotivo. El relato habla de media docena de velas, por ende, seis añitos.

      Eliminar
    3. Efectivamente, toda una vida por delante.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar
  8. Anónimo8/4/14 10:43

    Muy bueno ese giro final que nos desbarata la historia y la convierte en algo triste y emotivo. Bien Ángel....bien....
    Un abrazo
    Radon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola campeón, agradezco tu siempre valiosa aportación. A ver cuándo publicas el tuyo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Tu microrrelato, Ángel, me sugiere emoción y esperanza ante la vida, pero también dolor (muy bella la imagen de la tarta, "nata mezclada con sal de lágrimas").
    ¡Muy buena historia y magníficamente relatada (que no es fácil con tan pocas palabras)!
    ¡Enhorabuena, va un 'Me gusta' y un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Antonio. Tú sabes cómo es esto de escribir, se intenta un poco a ciegas, siguiendo un raro instinto, sin saber lo acertado que estaremos ni la aceptación que tendrá nuestro pequeño producto.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  10. Es una historia muy emotiva pero, aún con su circunstancia, seguro que el niño agradece la fiesta. Me gusta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las cualidades de los niños, de los tenemos tanto que aprender, precisamente todo lo que hemos olvidado, es que en cualquier circunstancia nunca traicionan su naturaleza y son, precisamente eso, niños.
      Saludos y gracias.

      Eliminar
  11. Ángel... Muy duro y a la vez tierno relato... ¿No será Caillou?
    muy bueno!
    Un saludo de La Marca Amarilla! :-)

    ResponderEliminar
  12. Me has hecho sonreír con lo de Caillou, ya se te nota la culturilla, aunque si se puede elegir seguro que te pasa lo que a mí, que prefieres el producto nacional, tipo Pocoyó.
    Gracias, artista.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Respuestas
    1. Tienes razón, sí que es desgarrador, pero también he tratado de que no deje de latir la esperanza.
      Muchas gracias por pasarte a comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Un cumpleaños vivido como si fuera el último. Bello y trite, y muy bien contado.
    Un abrazo, Ángel.
    Lola Pacheco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberíamos de vivir cada momento como si fuera el último, valoraríamos todo más, lo que ocurre es que se nos olvida.
      Muchas gracias, Lola
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Anónimo21/4/14 1:13

    Siempre se pide un deseo al soplar las velas.
    Seguramente que sus padres, en sus mentes y corazones pedían lo mismo que él.

    ResponderEliminar
  16. Seguro que, como bien dices, compartieron el mismo deseo y con la fuerza de todos pudo hacerse realidad.
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  17. La esperanza es siempre el mejor clavo al que agarrarse.
    Suerte Ángel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hay que aferrarse a ese clavo, como bien dices, aunque sea el último y a pesar de que queme.
    Gracias, Juancho
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Me gusta cuando una palabra redefine un cuento, “calvo” pinta no sólo al niño sino a lo que están sintiendo sus familiares y lo que significa en esas situaciones una fecha tan especial. Excelente. Saludos

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!