Sin control

Agarrado a la firme barandilla a duras penas conseguía mantenerse erguido. Intentaba recuperar la compostura, pero sus pies ya no acataban las débiles órdenes de su cabeza. Su estómago centrifugaba locamente en un programa enérgico y mientras sus ojos huían de la terrible hostilidad del sol, logró balbucear: ¡maldito crucero!
Escrito por Mª Jesús Rodríguez

4 comentarios :

  1. En una agencia de viajes te han dado alguna vez gato por liebre, ¿a que sí? (je, je, je). Es broma, María Jesús. Lo que no es ninguna broma es que eres toda una experta en microrrelatos. ¡Bravo!
    Un abrazo.
    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fortuna no soy yo la protagonista de esta agitada aventurilla marítima, pero estoy segura de que también me vería en serios apuros si hubiera estado en su pellejo, ¡¡¡yo, que soy muy de tierra adentro...!!! En cualquier caso aconsejo, antes de salir de puerto, consultar el parte meteorológico, ¡por si las moscas! ¡ Aviso a navegantes!
      Muchas gracias, Fina, por tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. :jogarricruz@gmail.com30/5/14 17:18

    A MI COMPAÑERA NO LE GUSTAN LOS CRUCEROS NI LOS BARCOS.
    SE MAREA.
    DESPUES DE LEER ESTO SEGURO QUE SE ARRIESGA.
    GRACIAS
    GIL HERNANDO DE SANTIAGO
    UN BUEN RELATO

    ResponderEliminar
  3. La elección de cómo divertirse es libre para cada uno. ¡Buen viaje a tu chica!
    Me alegro de que te haya gustado.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!