Sucedió en Tarifa

La sirena coleaba herida de muerte sobre la arena de la playa donde había quedado varada. Una ola gigante la había arrastrado hasta allí. Los efectivos de la Cruz Roja la trasladaron urgentemente al hospital, pero las autoridades locales fueron firmes: es un caso claro de inmigración. ¡Devuélvanla al mar!
Escrito por Soledad García Garrido

12 comentarios :

  1. Me parece buenísimo, enhorabuena.
    Malu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soledad García Garrido5/5/14 14:15

      Muchas gracias. Me alegra saber que te ha gustado.

      Eliminar
  2. Muy de actualidad, y seguimos con la venda en los ojos...
    Muy bueno.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Un relato actual que pone a las claras que estamos en un mundo impersonal donde la magia parece imposible.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, Soledad.
    Si existe el concepto de "chiste triste" este es un magnífico ejemplo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Soledad García Garrido5/5/14 21:15

    Gracias a todos por vuestros comentarios. Son los que me animan a seguir intentándolo.

    ResponderEliminar
  6. Ay, Soledad. Es que en esta triste sociedad nuestra ya no hay lugar para la magia ni la poesía. Sólo entre nuestras cincuenta palabras y lo has descrito muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un punto de magia para el mundo impersonal que nos ha tocado vivir, pero ni la magia es capaz de cambiar la cruda realidad de estos tiempos de retrocesos.

    Saludos
    Jesús

    ResponderEliminar
  8. No sé si es tu intención pero me ha recordado al problema tan grande que existe desde hace más tiempo del que debería con los africanos que intentan entrar en España. Te abre los ojos un poquito más si cabe, te hace pensar, y saber que las cosas deben cambiar aunque no lo hagan. Y con el toque de fantasía que aporta un cuento. Muy elegante :)

    Manuel
    Responder
    responder

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soledad García Garrido7/5/14 11:12

      Esa era la idea, la denuncia de tantas situaciones injustas. Catorce kilómetros nos separan de haber vivido en el tercer mundo. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  9. Muy ácido. Me ha gustado mucho. Mi enhorabuena.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!