Nostalgia

Te defino mejor en esa oscuridad nocturna donde los recuerdos adquieren una nitidez superlativa, tanto que olvido que debería empezar a superarlo. Acabo bailando desasosegado con los monstruos de mis sueños.

Encerradas mis esperanzas en esa urna de cerámica llena de ti y cubierta por el polvo de tu ausencia.
Escrito por Kantellado - Twitter

8 comentarios :

  1. Si mi interpretación no es errónea, el protagonista se enfrenta a una ausencia que no puede superar. El día es duro, pero más lo es la noche cuando está plagada de monstruos, ese espacio en el que el duermevela consigue hacer que todo sea posible en la mente, incluso que las cosas vuelvan a los cauces de antaño hasta cuando se han truncado sin remedio. Qué mayor enemigo que uno mismo cuando no se puede o no se quiere aceptar la realidad.
    Él o ella ha muerto también el mismo día que su pareja. A pesar de que aún respire y se mueva, su parte importante se incineró y ha quedado sepultada en una urna de cerámica junto con las cenizas del cuerpo que probablemente le acompañó toda una vida.
    Dicen que no hay mal que cien años dure, que el tiempo todo lo cura, se repite hasta la saciedad aquello de borrón y cuenta nueva, pero del poso indeleble de lo perdido e irreemplazable nadie quiere hablar nunca.
    Un relato con el mérito de contagiar al lector la congoja sin concesiones del o la protagonista.
    Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tu interpretación es perfecta. Intento reflejar a través de un relato la angustia, el desasosiego y los fantasmas que nos pueden asaltan por las noches en una situación en la que estamos mentalmente mermados porque la zozobra y la desazón por la ausencia, convierten nuestro descanso en un tormento.
      Dicen que el tiempo todo lo borra, creo que borrar pocas veces, que fácil sería, pero acabará mitigando ese tormento interior, en mayor o menor medida.

      Da gusto leer un comentario tan extenso y en sintonía con lo que yo quería transmitir. Y más todavía si viene del ganador del mes pasado.

      Saludos
      Jesús

      Eliminar
  2. Que preciosa expresión de nostalgia, Jesús. Muy bonita la imagen de bailar con los monstruos que le acechan.
    Un abrazo sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te guste. Que curiosa es la escritura. Nos puede gustar una historia que nunca desearíamos que nos ocurriera a nosotros. O que pasa por la mente del narrador para intentar describir con palabras un momento que nunca ha vivido.

      Saludos
      Jesús

      Eliminar
  3. Anónimo6/5/14 13:17

    No es más que otra leyenda urbana. El tiempo no lo cura todo: algunas heridas, aun cicatrizadas, no cesan de supurar dolor y más cuando no se quiere, porque no se desea, superar. Enhorabuena por un relato que no deja indiferente a quien, en mayor o menor medida, se pudiera ver reflejado en él.
    Saludos.
    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu mismo lo dices "herida cicatrizada" si queda cicatriz es que algo queda. La cicatriz de la herida no es como la de la apendicitis, que te olvidas de ella, incluso mirándote en el espejo.
      El tiempo es cirujano plástico que nos va borrando nuestras marcas, pero hay cicatrices imposibles de borrar porque nuestra mente se resiste a ello. Y puede ser duro, triste, pero debe ser así.

      Había por tu comentario
      Saludos
      Jesús

      Eliminar
  4. Anónimo9/5/14 22:13

    Buen relato, enhorabuena. Me ha gustado que con un cuidado aspecto formal y una buena elección de las palabras y sus combinaciones el resultado es una narración que transmite.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que te haya gustado y muchas gracias por el comentario.

    Saludos

    Jesús

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!