Intolerante (Microtrilogía del desayuno III)

Parte del café se derramó sobre los resultados del laboratorio. Juan lo limpió como pudo y añadió leche al tazón. Bebió un largo sorbo y un intenso dolor oprimió sus entrañas. Debía ir al baño inmediatamente. Cogió el informe para leer algo. Había salido positivo. Tenía intolerancia a la lactosa.
Escrito por Carles Quílez - Web
Parte I | Parte II | Parte III

4 comentarios :

  1. Por algo se dice que dos son compañía y tres, multitud: ¡la leche se la jugó bien jugada!
    Un desenlace a la altura de las expectativas. ¡Enhorabuena!
    Un saludo.
    Fina

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué pena!, tan apetecible desayuno que termine en una incómoda travesía intestinal. Me pregunto qué fue del informe; no, no me contestes Notincgas. ;)
    Me ha gustado este final. ¡Suerte!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Una buena culminación. ¡ Parejito el trío, ah !
    Ruperto

    ResponderEliminar
  4. Notincgas26/6/14 7:34

    María Jesús, Fina, Ruperto, compañeros, gracias por vuestros comentarios.
    Más allá de cerrar la trilogía, este relato también pone de relieve la fragilidad de nuestras existencias. Vivimos en una aparente confortabilidad, pero todo puede irse al retrete de la noche a la mañana. No hay que dar nada por sentado.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!