El deseo de una niña

Nunca la había buscado porque desconocía su existencia y, sin embargo, jamás logró olvidar cuánto había llegado a añorarla en su infancia. Ahora se encontraba allí, frente a ella, en el umbral de su puerta, devolviéndole su propia imagen. Con la mirada la invitó a entrar: apagarían las velas juntas.
Escrito por FNR

6 comentarios :

  1. Recuperó a la hermana que nunca conoció y que siempre anheló y para más emoción, resulta que era su gemela. Ya lo dijo Serrat: “No hay nada más bello que lo que nunca he tenido, nada más amado que lo que perdí…”
    A mí me ha encantado este emotivo relato que nos habla de la evocación, del recuerdo de lo nunca visto y del extraño vínculo que une a los que comparten el hecho tan decisivo de nacer de la misma madre, el mismo día.
    Un gran abrazo, Fina.

    ResponderEliminar
  2. ¡Magnífico relato, Fina! Merece la pena leerlo y releerlo para sacar de sus entrañas ese jugo que exudan esas cincuenta palabras con las que nos cuentas una historia triste de reencuentro de dos personas que, a pesar de no conocerse, estaban unidas por la vida y se extrañaban.
    Va un 'Me gusta' y mi admiración sincera por saber concentrar en pocas palabras una historia con trasfondo tan sentimental con la vista puesta en el futuro, para recuperar esos años perdidos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/7/14 13:25

    Gracias, María Jesús. Gracias, José Antonio. Da gusto leer interpretaciones tan acertadas de lo que intentaba transmitir. Sin duda alguna, gran parte del mérito es vuestro. Un abrazo para cada uno.
    Fina

    ResponderEliminar
  4. Dicen que entre los hermanos gemelos hay conexiones que van más allá de lo puramente físico, realmente profundas y algo misteriosas. Este relato es creíble por ello, además de entrañable, en donde la protagonista ha vivido consciente de una carencia a la que ha terminado poniendo cara, una cara casi idéntica a la suya. Ahora les queda recuperar el tiempo perdido.
    Un relato creíble y entrañable
    Un saludo, Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/7/14 13:05

      Más creíble aún, si cabe, si pensamos en esa deplorable trama de niños robados que recientemente se ha destapado.
      Te agradezco tu comentario, Ángel.
      Un saludo.
      Fina

      Eliminar
  5. Un experiencia extraordinaria que muchos quisiéramos tener. Me gustan sobre todo esa reacción calmada de ambas y esa conexión instantánea en la que una mirada es suficiente. Enhorabuena, Fina.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!