Luna

Dios tiene problema en el ojo que todo lo ve, por eso, en las noches, enciende una lámpara para rastrear el sendero de los pecadores. Los lobos reconocen la luz que se cuela y, con sus aullidos, le indican que no pierda su tiempo, el diablo los ha encontrado primero.
Escrito por Beto Monte Ros - Web

12 comentarios :

  1. Buena elucubración Beto.
    (¿Se te ha escapado una "s" en el complemento indirecto de "indican"?).
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Rafa, esa “s” (no va) está mal colocada. Gracias por la observación y el comentario, perdona el descuido.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Eso me parecía a mí también, pero no me atreví a corregirlo. ¡Ya está cambiado!

      Eliminar
    3. Gracias Álex, algunas veces se me escapan esas cosas.
      Saludos.

      Eliminar
  2. El problema radica en que el diablo siempre se adelanta. En esta eterna lucha entre el bien y el mal, Dios es bondadoso (y un poco tuerto) y el diablo es astuto y rápido.

    Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido. El diablo es muy astuto y sabe sacarle provecho al asunto del libre albedrío que Dios le permite a los hombres, por eso va adelante en la lucha entre el bien y el mal. Gracias Kantellado por el comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  3. La noche es patrimonio de los demonios, ahí está Drácula que tan poco le gusta la luz, o las brujas, que comienzan su jornada a las doce p.m.
    Un texto interesante y toda una reflexión acerca de nuestros miedos.
    Un saludo, Beto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La noche es tentadora y en su oscuridad se potencian los bajos instintos. Con la luna solo se puede encontrar a los bohemios y/o poetas. Gracias Ángel por comentar y enhorabuena por haber logrado el primer lugar en este mes.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Anónimo2/7/14 23:14

    Bueno, veo que no se refleja mi comentario, en el que te decía que este mes andas muy adelantadito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Rosy, aunque creo que en mí no se cumple eso de que “al que madruga, Dios lo ayuda”. Gracias por pasar.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Una atmósfera muy bien creada y un estupendo diálogo ese de los lobos con Dios, con el innombrable implícitamente presente, aunque en las sombras, supongo.
    Me ha gustado Enhorabuena y saludos.
    Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique por la lectura y el análisis que haces de este micro, me alegra que te haya gustado.
      Saludos.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!