Julieta se ha hecho mayor

El anciano depositó la cuchara sobre el mantel. Los gritos de su esposa cesaron y quedó hipnotizada por el reflejo de la bombilla en la superficie cóncava.

Él acercó el plato caliente de su manjar preferido. Con amorosa precisión capturaba las gotas de caldo, que querían escapar de su sonrisa.
Escrito por Jerónimo Hernández de Castro

4 comentarios :

  1. Notincgas9/8/14 19:35

    ¡Quien lo diría! El amor de toda una vida cabe en una cucharada de sopa.

    Me ha parecido un hermoso relato, Jerónimo. Y muy tierno.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. El verdadero amor está en los momentos que tienen poco de románticos. Me alegra que te haya llegado Un abrazo

      Eliminar
  2. Bondad y ternura en el corazón de un anciano. Conmovedor, Jerónimo.
    Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jesús. Quería hacer un relato doméstico y romántico. Un abrazo

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!