Consejos

—No.
—Aquí, no.
—Por favor, váyase.
—Tiene los cristales rotos.
—Si entra, siempre lo lamentará.
—Entraña un grave peligro para usted.
—El género es tóxíco y le contaminaría.
—Márchese, estamos cumpliendo una orden de salud pública.
—¿Sabe que este comercio pertenece a una rata judía?

Alemania, comienzos Segunda Guerra Mundial.
Escrito por María Jesús Briones Arreba

2 comentarios :

  1. Uf, qué fuerte. Pero no hay que olvidar que estas cosas pasaron y todos los formatos valen para provocar la reflexión.
    ¡Enhorabuena, MJ!

    ResponderEliminar
  2. Notincgas23/9/14 14:21

    Sin entrar en el fondo ni en el tema del relato, en relación con lo cual, suscribo el ¡UF! de la compañera Patricia, sí quisiera destacar la originalidad de la forma empleada. Las viejas historias se tornan nuevas si se encuentra una nueva manera de contarlas,
    Suerte y saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!