Helado

Ella se limpia la boca, arruga la servilleta y la tira con desdén. En el suelo de "Osa Polar", manchados de fresa y vainilla, agonizan unos versos. La autora del crimen abandona el local sin remordimiento. El aprendiz de poeta se pide otro helado de chocolate, para entrar en calor.
Escrito por Beatriz Carilla Egido - Web

8 comentarios :

  1. El aprendiz de poeta se ha quedado frío, de poco ha servido que desgrane su corazón en palabras. Pero está en el buen camino, seguro que se repone y sabrá dirigir sus versos a la destinataria adecuada.
    Un abrazo, Beatriz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, Ángel. Gracias por tu lectura y comentario.

      Besos!!

      Eliminar
  2. A mí me ha parecido entrañable, recordando los tiempos del cole y los líos que nos llevábamos unos con otros... ¡Ánimo, poeta!
    Y tú no tardes otro año en asomarte por aquí.
    Besotes, Bea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo! Nuestro devorador de helados solo necesita practicar un poco más.

      Ay... que ganitas tengo de darte un abrazo, Richmond. :)

      Eliminar
    2. Eran dos emoticonos de abrazos... Snif, no sé ponerlos. :(

      Eliminar
  3. GIL HERNANDO DE SANTIAGO22/9/14 17:43

    ¿QUE ESTÁ MAS BUENO, EL RELATO O EL HELADO...? YO ME COMERÍA DOS RELATOS EL HELADO PARA LA ASESINA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gil. En mi blog puedes degustar más relatos.
      Un abrazo. Que aproveche!!

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!