Turismo

Con las maletas hechas y la reservación de hotel confirmada, tomó el avión que lo alejaba de su aburrida rutina. Llegó a su destino justo en el momento en que barrían al niño que vive de la basura. Se maravilló con esa ciudad limpia y se dispuso a descansar, tranquilo.
Escrito por Beto Monte Ros - Web

8 comentarios :

  1. Notincgas7/10/14 16:21

    Cual bisturí, tu relato perfora la herida de la indiferencia. Me gusta.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Notingas, por la lectura y el comentario, me alegra que te guste.
      Saludos.

      Eliminar
  2. La ciudad se lava la cara para los turistas, hay que ofrecer la apariencia de que todo es belleza y orden, el truco está en dejar en la trastienda, deshumanizadamente, aquello que desentona.
    Un abrazo, Beto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy ciertas tus palabras Ángel, gracias por dejar tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Muy agudo tu relato. Pura realidad.
    Suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad, a veces, es diferente a lo que nuestros ojos ven. Gracias María Jesús por dejar su comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Vaya, Beto, lo has clavado: dolorosa, certeramente. Esa belleza de folleto turístico tiene un tufillo a mentira y explotación difícilmente soportable. Magnífica idea muy bien resuelta. Me gusta, y mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestro bienestar y tranquilidad puede representar un alto costo para otros. Gracias Eduardo, es muy acertado tu comentario y me alegra saber que te gusta este micro.
      Saludos.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!